No tires la semilla de aguacate, te decimos por qué

No tires la semilla de aguacate, te decimos por qué
El extracto de la semilla de aguacate, normalmente desechada, podría esconder propiedades antiinflamatorias. | Foto: ISTOCK

Si de alimentos populares se trata, el aguacate tiene un lugar importante. Este fruto es una excelente fuente de minerales grasas saludables y vitaminas que provienen de su pulpa.

Sin embargo, una nueva investigación encontró que el extracto de su semilla, normalmente desechada, podría esconder propiedades antiinflamatorias.

El aguacate puede aumentar la producción de testosterona y los niveles de vitamina E. Además, es un fruto muy versátil, por lo que podemos incorporarlo en nuestra dieta de muchas formas: en ensaladas, hummus, cremas guacamole o sándwiches.

Es normal que muchos disfruten comer la pulpa de este fruto y descarten su semilla pero, tal vez encontremos más en el centro de este alimento de lo que creemos.

Investigadores de la Universidad Estatal de Pennsylvania, en EE.UU., encontraron que el extracto de semilla de aguacate podría ofrecer importantes propiedades antiinflamatorias. Sus hallazgos se presentaron en Advances in Food Technology and Nutritional Sciences.

Un uso histórico

Los autores, Joshua Lambert y Gregory Ziegler desarrollaron hace 10 años un compuesto a partir de semillas de aguacate. En 2016, patentaron esta sustancia como un tinte y la distribuyeron como un aditivo natural para colorear alimentos.

Con el nuevo estudio, decidieron analizar si este compuesto podría utilizarse como un antiinflamatorio.

Según informaron los investigadores las poblaciones locales de Sudamérica han utilizado históricamente semillas de aguacate para tratar enfermedades inflamatorias.

“Los estudios etno-farmacológicos de las culturas azteca y maya han informado el uso de decocciones de semillas de aguacate para el tratamiento de infecciones micóticas y parasitarias, diabetes, irregularidad gastrointestinal e inflamación”, detallaron los autores.

Esto sería posible debido a que la semilla es rica en polifenoles, sustancias naturales con un efecto antioxidante que pueden ayudar a proteger la salud celular.

Las propiedades del extracto

El equipo realizó experimentos in vitro, dónde analizaron la interacción entre el extracto de semilla de aguacate y los macrófagos, un tipo de célula inmune que destruye cuerpos extraños, potencialmente dañinos y desechos celulares que pueden volverse tóxicos.

Tras analizar esta relación, descubrieron que la semilla de aguacate inhibía la producción de proteínas proinflamatorias por parte de los macrófagos.

Lambert explicó “El nivel de actividad que vemos en el extracto es muy bueno. Encontramos actividad inhibitoria en concentraciones dentro del rango bajo de microgramos por mililitro, que es una cantidad aceptable de actividad para realizar nuevos estudios”.

Aunque los resultados actuales son prometedores, los investigadores admiten que son solo el primer paso para confirmar el potencial antiinflamatorio de las semillas de aguacate.

“El siguiente paso, antes de que podamos sacar conclusiones adicionales sobre la actividad antiinflamatoria de este extracto de semilla de aguacate, será diseñar estudios de modelos animales”, aseguró Lambert.

Muchos especialistas y nutricionistas alertaron sobre el consumo de esta semilla y la necesidad de mayores pruebas que respalden sus posibles beneficios. La jefa del departamento de Nutrición y Servicio de alimentos del Hospital Médica Sur en la Ciudad de México, Ana Lara Pulido, dijo al País que la semilla de aguacate “Debería pasar por un proceso industrial para eliminar sus toxinas y que sea seguro consumirlo“. De no ser así podría causarnos vómitos, diarrea o fiebre.

Más información sobre aguacate: