Los Sandoval, narcos que ahora controlan el territorio del “Cártel de Tláhuac” en la Ciudad de México

La violencia en la capital mexicana podría estar lejos de terminar por la lucha entre criminales

Los Sandoval, narcos que ahora controlan el territorio del “Cártel de Tláhuac” en la Ciudad de México
Felipe Pérez Luna
Foto: Twitter

La familia Sandoval se hizo cargo del “Cártel de Tláhuac”, (nombre que proviene de su lugar de origen, una de las 16 alcaldías de la capital mexicana) tras el abatimiento de Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos,” y la detención de sus hijos, Diana Karen Pérez Luna, conocida como la “Princesa de Tláhuac” (detenida el 11 de marzo) y Luis Felipe Pérez Flores, “El Felipillo“, (detenido el 4 de marzo), y quienes lideraban dicha organización criminal.

Así lo revela el portal El Big Data, que cita a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad  de México que investiga a los nuevos cabecillas de la organización, quienes podrían ser Carlos Mendoza Sandoval, esposo de la “Princesa de Tláhuac”.

Agentes de la Procuraduría han detectado a Mendoza Sandoval, “El Cindy”, quien diferencia a su organización con el nombre de “Jenufa City Mafia 132”,  y con el que  marca su territorio cerca del bosque de Tláhuac con las siglas “JCM 32“ y tres puntos colocados en forma triangular.

Las mismas investigaciones señalan como colaboradores de Mendoza Sandoval a hermano José Mendoza, alias “El Chupa”, además de los hijos de  Gregorio Sandoval Hernández, alias “El Goyo”, (quien es otro de los nuevos jefes de ese grupo delictivo y el único sobreviviente de cuatro hermanos que formaron el grupo delictivo original hace casi 20 años) Alejandro y Edson Sandoval Triguero. De igual manera identifican  a “Los Mickys” como el grupo de sicarios y de seguridad del cártel.

Según las indagatorias, a finales de la década de los 90 cuatro sujetos comenzaron el transporte de estupefacientes en Tláhuac. Se trataba de Víctor, alias “El roñas” o  El Cala”, Apolinar, conocido como “El Polo”, Paulino alias “El Cácaro” además de “El Goyo” de la familia Sandoval quienes extorsionaban a los conductores de mototaxis y bicitaxis de la zona, a quienes les pedían dinero para ofrecerles servicios mecánicos y médicos, pero realmente decidían quienes circulaban y quienes no.

Pero uno a uno, los líderes del grupo delictivo perdieron la vida, “El Roñas” murió por problemas con la venta de droga, mientras que “El Polo” falleció en un accidente automovilístico en San Francisco Acuautla, Estado de México, ya que iba supuestamente drogado.

Ante ello, Felipe de Jesús “El Ojos” se aprovecha para tomar el control de la organización ante la tragedia que había envuelto a la familia Sandoval, y aunque “El Cácaro” lo confrontó, eso significó acabar su propia tumba, pues a decir de las indagatorias, el propio “Ojos” lo asesinó.

Estos expedientes aseguran que “El Cindy” habría mandado ejecutar a Gerardo Paredes Estrada, su concuño, quien sobrevivió al ataque por lo que podría buscar venganza contra el nuevo líder de “Los Sandoval”, y tornar aún más sangrienta la lucha de las bandas del narcotráfico en la capital mexicana.