Pareja corre contra la diabetes hoy en el maratón de Los Ángeles

Es la sexta vez que Los Cadena participan en el evento; la emoción de correr en este evento es única, aseguran

Pareja corre contra la diabetes hoy en el maratón de Los Ángeles
José Luis y Guadalupe Cadena están listos para participar en el maratón de Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión).
Foto: Araceli Martinez / La Opinión

Cuando en 2008 a José Luis Cadena, su doctor le dijo que era prediabético y tenía los niveles de colesterol muy altos, le entró el pánico. Lo que nunca imaginó, es que la mala noticia iba a convertirlo a él y a su esposa en maratonistas por una causa, por la salud y contra la diabetes.

A consecuencia de esta enfermedad crónica, a su madre le habían cortado las dos piernas. La diabetes terminó por costarle la vida a ella y a sus tres hermanos.

El doctor le advirtió a José Luis que si en tres meses no perdía peso, le tendrían que dar medicamentos para la diabetes.

Con mucho miedo porque no quería correr el mismo destino que su madre y hermanos, decidió dar un giro a su vida.

José Luis y Guadalupe Cadena muestras todas las medallas que han ganado en los maratones en los que han participado en Los Ángeles y la ciudad de México. (Araceli Martínez/La Opinión).
José Luis y Guadalupe Cadena muestras todas las medallas que han ganado en los maratones en los que han participado en Los Ángeles y la ciudad de México. (Araceli Martínez/La Opinión).

Tenía entonces 44 años y pesaba 240 libras. En la lucha contra la diabetes y por su salud no se embarcó solo sino que lo hizo acompañado de su esposa Guadalupe Cadena.

“Mi esposa ya iba al gimnasio. Le dije que yo también quería ir. Empezamos a correr. Cuando logramos correr 20 minutos sin parar, nos emocionamos”, comenta José Luis.

Después se unieron al grupo LA Road Runners (en español Corredores de Camino de Los Ángeles). “Nos sentimos muy motivamos porque nos encontramos con un grupo de de gente todas las razas. Empezamos a correr entre Venice y Santa Mónica”, dice.

Así fue como un año después de haber sido diagnosticado como prediabético, José Luis y su esposa se animaron a participar en el Maratón de Los Ángeles en el año 2009 para correr 26.2 millas. 

José Luis y Guadalupe Cadena en el maratón de Los Ángeles 2009. (Foto suministrada).
José Luis y Guadalupe Cadena en el maratón de Los Ángeles 2009. (Foto suministrada).

“Sí es muy duro. Para participar nosotros nos preparamos durante seis meses. Llega un momento cuando vas en el maratón que tocas pared, sientes que tu cuerpo ya no da para más. Ahí es donde echas mano de tu fuerza de voluntad para seguir y terminar”, platica José Luis.

Explica que hay tres tipos de corredores en un maratón, los de elite que corren para ganar y terminar en menos de dos horas y media; los que corren para mejorar sus tiempos y calificar para otros maratones con un tiempo de alrededor de tres horas; y los que corren por salud. “Nosotros hacemos de tres horas y media para arriba. Mi tiempo es de tres horas con 45 minutos y el de mi esposa de cuatro horas”, afirma.

El día del maratón, José Luis y Guadalupe se levantan a las tres de la mañana “Desayunamos avena, algún carbohidrato saludable”, dice. Y se preparan para salir de la meta a las siete de la mañana.

“Lo que más me gusta de correr en el maratón es el ambiente y todo lo que uno va viendo en el camino. Cada milla hay entretenimiento, una banda de música, un mariachi, una banda de guerra. Mucha gente lleva banners para motivarnos. Hay corredores que van vestidos de diferentes cosas. Hay una persona que corre con el traje de bombero. Alguien que corre para atrás. Nunca sabes lo que te vas a encontrar”, platica Guadalupe.

José Luis y Guadalupe Cadena corren el maratón de Los Ángeles para escapar de la diabetes. (Foto suministrada).
José Luis y Guadalupe Cadena corren el maratón de Los Ángeles para escapar de la diabetes. (Foto suministrada).

En particular, para ella este año va a ser un desafío porque hace tres semanas le pegó el flu, y no se siente al 100%. ‘Voy a dejar lo mejor de mi y lo voy a terminar”, asegura Guadalupe.

El maratón de Los Ángeles número 34, es el sexto que van a correr. Desde 2009, con un par de años de interrupción cuando la madre de Guadalupe enfermó de diabetes y se dedicó a cuidarla. Su progenitora también también sucumbió a la enfermedad.

“Esta es la primera vez que mi esposo y yo vamos a correr a la misma velocidad, a once minutos por milla. Mi esposo corre más rápido, ocho minutos por milla. Pero esta vez se entrenó para que vayamos juntos corriendo”, cuenta Guadalupe feliz.

Amén de correr varias veces a la semana, la pareja practica el hiking los fines de semanas.

“Ninguno de los dos tiene diabetes ni colesterol. A los 53 años nos sentimos con muchas energías”, dice José Luis.

“No es por presumir, pero correr y el hiking nos ha ayudado a la salud y mantenernos unidos como pareja porque tenemos intereses en común. Además, nos ayuda mucho para liberarnos del estrés del trabajo”, agrega Guadalupe.

https://jwp.io/s/lth4QIK9

José Luis es chofer de trailer y Guadalupe, trabaja para una compañía de logística. Son padres de tres hijos y abuelos de una nieta, Celeste. El año pasado participaron en el maratón de la ciudad de México.

“Lo mejor de todo es que sin querer y sin decirle nada a la gente, con nuestro ejemplo hemos influido para que algunos amigos empiecen a correr, a perder peso y comer más sano”, dice.

De 240 libras que pesaba en 2008 cuando le dijeron que estaba prediabético, hoy tiene 180 libras.

Guadalupe dice que es muy fácil para los latinos aceptar que por herencia están condenados a la diabetes y darse por vencidos. “Nosotros decidimos cambiar el estilo de vida para que nuestros propios hijos vieran el cambio, y estamos muy contentos”, dice Guadalupe.