Lavado, planchado y listo durante 24 horas

El colombiano Salomón Mishaan, fundador de la cadena de franquicias Oxxo Care Cleaners, quiere hacer llegar sus tintorerías a toda la costa este del país.
Lavado, planchado y listo durante 24 horas
Salomon Mishaan, en una de sus tintorerías en Florida./Cortesía
Foto: El Diario

Salomón Mishaan quiere que en los próximos cinco años los residentes de Texas y la costa este de EEUU sepan que si solo pueden ir a recoger su ropa limpia y planchada a partir de las 10.00 de la noche o a las 7.00 AM, van a poder hacerlo porque las puertas de Oxxo Care Cleaners estarán abiertas 24 horas.

Es algo que ya saben en el sur de Florida, donde este colombiano fundó esta empresa de tintorería en 2003 que ahora ya tiene 50 locales gracias a contratos de franquicia con los que se ha ido expandiendo. Tras años en esta zona y algunos lugares de Texas, Nueva Jersey y -curiosamente- en Indonesia, Mishaan quiere ahora abrir unas 400 tiendas más en la costa este y noreste del país.

La propuesta diferente que hace este empresario que ha buscado diferenciarse del resto de las lavanderías por usar productos ecológicos, técnicas de secado de camisas con aire caliente y vapor, sin planchas que estropeen tejidos y botones y robotización que permite eficacia a la hora de mantener y entregar la ropa. “La automatización la pusimos en producción que separa la ropa por cliente, toma menos espacio, menos gente y menores errores humanos”.

La ropa, una vez preparada para que el cliente la retire se conecta a una correa que tiene fin en una puerta que se abre 24 horas para que los clientes retiren su ropa. “Como si fuera un ATM”, explica. “En EEUU esto es muy importante porque los americanos lo quieren todo para ayer”.

Salomón Mishaan, dueño de la cadena de tintorerías Oxxo Care Cleaners./Cortesía

Y eso permite que las tiendas sean más pequeñas y no se invierta tanto en la renta. “Como media, la gente deja la ropa en la tintorería entre 7 y 15 días porque no encuentra el momento de ir a por ella. Para el dueño de la lavandería es un problema porque necesita espacio grande y correas grandes para colgarlas por eso necesita locales más grandes de alquileres más altos”, cuenta.

El modelo de negocio permite que haya una planta principal donde se hace el trabajo de lavado y lo que llama “satélites” o tiendas pequeñas en las que los clientes dejan y recogen la ropa y funciona las 24 horas.

En la tierra en la que todo lo que sea eliminar convenientes y facilitar tareas se premia, Oxxo, tiene una estrategia de trabajo en la que hace énfasis en ello.

Mishaan conoce bien las peculiaridades y el mercado porque lleva tiempo en este país.

Este colombiano de familia de empresarios con intereses en el sector textil y de plásticos vino a estudiar varios años a EEUU incluido el grado de finanzas y mercadeo en la Universidad de Miami. Cuando acabó en los años setenta, Mishann se trasladó a Venezuela. “Era un lugar espectacular para crecer y vivir y decidí quedarme”, narra. Allí montó una planta de hilandería de la familia y dirigió un negocio de plásticos en la que también tenían participación.

“Estuve en Venezuela muchos años pero me vine a EEUU por la misma razón por la que no volví a Colombia. El país se convirtió en un lugar inseguro y cuando mis hijas empezaban a prepararse para la Universidad aproveché para venir a Florida”. Mishaan sigue yendo y viniendo a Venezuela, donde aún participa de las empresas y va mucho a Colombia.

Fue, precisamente, en un viaje a Caracas en el que conoció a un empresario español que tenía una franquicia de tintorerías y quería abrir tiendas en Venezuela. Le pidió que fuera su socio en este país pero Mishaan dijo que se inclinaba más por hacer la prueba del negocio en EEUU.

Lo hizo, pero el modelo de franquicias en España, EEUU y Latinoamérica era distinto y complicado de cuadrar por razones regulatorias sobre todo. Finalmente, en vez de ser el franquiciador, lo que este colombiano hizo fue asociarse (manteniendo la mayoría) con el empresario español para crear Oxxo Care Cleaners en 2000. La primera tienda la abrieron en Hollywood, Florida, en 2003.

Desde entonces hasta ahora ha invertido unos $10 millones de capital propio de este empresario.

Ahora tiene 28 franquiciados en el sur de Florida, mchos de ellos latinos, pero también tiene presencia en Dallas (Texas), Nueva Jersey y están ultimando la apertura de una tienda en Connecticut. En total, contando con los empleos que crean sus franquiciados trabajan en Oxxo unas 350 personas, las ventas anuales rondan los $20 millones y la empresa da beneficios pasados los primeros años de fuerte inversión.

En Indonesia tiene ocho tiendas porque, según describe, un señor le llamó para pedirle que le ayudara con una visa para poder visitar sus tiendas. No fue algo a lo que dió prioridad pero el empresario asiático llegó a Florida con la idea de buscar un modelo de negocio moderno para su país y terminó con la franquicia. Ahora tiene ocho tiendas allá.

Ahora, para la expansión Mishaan dice que están hablando con inversionistas. “Para ver si hacemos algo con ellos y qué traen a la mesa con algún tipo de ayuda en cuestiones de mercadeo, solo con dinero no”. “Estamos escuchando propuestas”.

Tres lecciones

  • Un error: “producir yo mismo las máquinas de limpieza en China. La calidad de la máquina no era lo que yo necesitaba para mis franquiciados. No se les puede dar un producto malo. Ahí perdí plata”.
  • Lo más difícil: “los locales y los permisos. O venimos muy mal acostumbrados de Latinoamérica o aquí las cosas son muy reglamentadas. Se gasta mucho dinero en ello hemos tratado de que se vaya lo más rápido posible pero cada ciudad es distinta a la hora de conceder permisos. Hemos abierto una tienda en apenas tres meses pero se suele tomar entre seis y ocho”
  • Lo más fácil: “Que agarre fuerza el concepto cuando se da a conocer. Si el franquiciado se dedica a la tienda, es bastante rápido”.