Por qué la metformina está ganando fama como terapia antienvejecimiento

Por qué la metformina está ganando fama como terapia antienvejecimiento
Una medicina que se prescribe para la diabetes está siendo tomada por gente sana.

La metformina, un medicamento indicado para tratar la diabetes tipo 2, está experimentando cierta simpatía en emprendedores tecnológicos de élite, entre personas que no tienen diabetes. 

La cadena CNBC ha publicado una reseña sobre testimonios de personas sanas que toman el fármaco, donde una docena de ejecutivos e inversionistas que trabajan en Silicon Valey contaron que la están adoptando como “terapia antienvejecimiento”.

No es un dato aislado. Una rápida búsqueda en Internet permite observar que se habla de la metformina como una alternativa para acelerar el metabolismo y mantenerse joven. Hay discusiones en línea y el sitio Quora recibe cientos de preguntas sobre personas sanas (e inquietas por lo que han escuchado) que quieren tomar o ya consumen metformina para disfrutar de sus ventajas extra.

La metformina es un medicamento que está disponible en forma genérica por alrededor de 5 centavos por píldora, y desde hace décadas se receta a los diabéticos para mantener en un nivel saludable el azúcar en sangre (glucosa). 

Pero en estos últimos 4 o 5 años los científicos dieron a conocer estudios donde se demostraron otras virtudes de la metformina: al parecer, los diabéticos que lo tomaron durante varios años se beneficiaron con una reducción del riesgo de cáncer en comparación con la población general, mientras que otra evidencia apunta a la virtud de prolongar la vida, una virtud adicional que fue probada en ratones. 

¿Por qué una persona sana tomaría metformina?

“Algunas personas me dijeron que era un ‘slam dunk’ por sus efectos anti-envejecimiento”, dijo a CNBC Ariel Poler, uno de los ejecutivos que toma la droga con la esperanza de vivir más. 

Los efectos secundarios asociados con el uso prolongado de metformina incluyen diarrea, disminución de la glucemia y dolor abdominal, entre otras molestias. El riesgo más grave es que el exceso de ácido se acumula en el cuerpo, causando una condición conocida como acidosis láctica. Pero Poler contó que no ha experimentado ninguno de estos efectos secundarios, por lo que pretende continuar tomándola a largo plazo.

Otros que toman metformina y creen estar gozando de sus beneficios, cuentan su experiencia. “Seguí la evidencia, luego cuando un amigo de la biotecnología, Bob Nelsen, me dijo que la estaba tomando, tuve una discusión con mi médico y revisó los estudios”, explicó Zen Chu, un destacado inversionista de Silicon Valey. “Aunque no soy prediabético y soy de bajo riesgo, la probé y pude sentir rápidamente que mejoró mi metabolismo” expresó. 

Los médicos son cautos a la hora de recomendar la toma de este fármaco frente a la ausencia de diabetes. El Dr. Arjun Panesar, del Imperial College de Londres, quien se desempeña en Diabetes.co.uk, en Reino Unido, a la pregunta de si la gente sana debería tomar metformina, el especialista respondió: “Yo diría que no. Si estás sano, ¿por qué necesitas hacerlo? El cuerpo fue hecho para ser duradero, ¡no necesitamos medicamentos cuando no necesitamos medicamentos!”

“Además, según la información oficial, el 10% de las personas que toman metformina experimentan diarrea, pero los datos de las encuestas y la experiencia del mundo real en el foro sobre la diabetes demuestran que es más, es como un 50%” puntualizó.

Otros efectos estudiados de la metformina

En un gran estudio sobre la metformina sobre casi 80,000 pacientes, publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. en 2015, se observó que los pacientes con diabetes tipo 2 tratados con metformina tuvieron una esperanza de vida más prolongada que los pacientes no diabéticos. 

Los pacientes con diabetes tipo 2 tratados con otro medicamento tuvieron una reducción marcada de la supervivencia en comparación con personas sanas y con los que recibieron metformina. “Esto apoya la posición de la metformina como terapia de primera línea para la diabetes e implica que la droga puede otorgar beneficios en personas sin diabetes” señala el estudio.

Esta ventaja extra de la metformina fue también observada en 2014 por un grupo de científicos de la Cardiff University, en Reino Unido, quienes hicieron un estudio sobre 180,000 personas con diabetes seguidas durante 6 años y hallaron que quienes tomaban metformina tenían una esperanza de vida del 15% mayor comparada con los diabéticos tratados con otro medicamento.

¿Para qué debe usarse la metformina?

Las medicinas que contienen metformina sólo están disponibles por prescripción médica, y se usan junto con ejercicio y una dieta para reducir los niveles de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes de tipo 2, explica la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA).

La metformina puede ocasionar efectos secundarios serios como  diarrea, hinchazón, dolor de estómago, flatulencia, indigestión, estreñimiento, sabor metálico desagradable en la boca, acidez, dolor de cabeza, enrojecimiento de la piel, cambios en las uñas o dolor muscular, informa la FDA. 

En algunos pacientes cuyos riñones no funcionan normalmente, la metformina puede aumentar el riesgo de padecer una afección grave y potencialmente mortal llamada acidosis láctica, que consiste en una acumulación excesiva del ácido láctico en la sangre.

Más para leer sobre la diabetes

  • Melón amargo: ¿funciona contra la diabetes?