Conductores de Uber y Lyft exigen mejores ingresos

Los trabajadores dijeron que Uber no es una empresa de ‘innovación’ sino de ‘explotación’
Conductores de Uber y Lyft exigen mejores ingresos
Conductores de Uber y Lyft se manifestaron en el Centro de Los Angeles.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Docenas de conductores del servicio de vehículos compartido Uber comenzaron una protesta de 25 horas el lunes por la mañana exigiendo a la compañía que cancele su decisión de recortar los salarios en un 25%,  y que les garantice una tarifa mínima de $28 por hora.

La protesta se llevó a cabo frente a la localidad de Uber Greenlight en Redondo Beach. Con pancarta en mano y levantando su voz los protestantes pedían a las personas que no utilicen los servicios y en lugar utilicen el servicio público. Por un periodo de 25 horas un gran número de conductores se unió a la huelga para no trabajar.

Luis Vásquez dijo que hace casi tres años decidió trabajar para la compañía a medio tiempo porque le resultaba un trabajo bien remunerado.

“En un fin de semana te hacías de $800 a $1.200. Ahora tienes que trabajar de 12 a 14 horas los siete días a la semana para sacar unos $1.000 o $1.200”, dijo el conductor de origen hondureño.

Lo que más le frustró a Vásquez recientemente—al igual que miles de conductores—fue haberse enterado de una reducción de paga del 25%,  por medio de un correo electrónico.

Cristina Lopez dijo que con el tiempo la situación salarial se fue deteriorando. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Yo trabajo de noche en el aeropuerto y llego a la casa a las 3 o 4 a.m., y en la mañana cuando me levanté a llevar a mi niña a la escuela vi la aplicación y miré el email. Nos tomó por sorpresa a todos”, dijo Vásquez.

Uber recientemente redujo la paga de los conductores de 80 centavos por milla a 60 centavos en el condado de Los Ángeles y algunas partes del condado de Orange, una maniobra que revocó el incremento del 25% de septiembre del año pasado.

Los miembros de Rideshare Drivers United, un grupo organizado de unos 3.000 conductores en Los Ángeles, también planearon atacar a Lyft, cuya oferta pública inicial se espera para esta semana.

Cristina López, conductora de Uber y Lyft, dijo que hace unos tres años cuando ella comenzó a trabajar para estas compañías era grato ser parte del equipo.

“El pago, la comisión todo estaba bien, pero conforme ha pasado el tiempo han ido bajando nuestras tarifas. No nos pagan lo que nos tienen que pagar”, dijo López.

Los trabajadores dijeron que simplemente quieren un salario justo, que les permita vivir. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Ella explicó que en ocasiones cuando ya están en la dirección de cliente les cancelan el servicio y ellos como conductores no tienen un número para reportar lo sucedido.

“Uno no tiene donde reclamar, todo es por texto y no hay una persona que le pueda llamar para decir, ‘oye me está pasando esto’, o si se involucra uno en un incidente no responden como ellos dicen, que están contigo, eso es mentira”.

Varios conductores en la protesta concordaron que sus trabajos se vuelven exasperantes y mal pagados.

Isaías Montijo, otro conductor de Uber, dijo que como cabeza de familia y trabajador de tiempo completo se ha dado cuenta que sus gastos están siendo afectados

“Gastamos más en el gas, se daña el carro, tenemos que estar invirtiendo y no nos funciona”, dijo Montijo. “Pedimos que nos normalice y nos pague un poquito mejor”.

Al igual que el resto de los trabajadores, Luis Vásquez busca $28 por hora en salario.  (Aurelia Ventura/La Opinion)

Montijo explicó que los conductores tienen que ir a una supervisión obligatoria del vehículo  una vez al año, y si el auto necesita alguna mejora, ellos lo deben pagar de su bolsillo.

Nicole Moore, dijo que ella ha sido una conductora de Uber a tiempo parcial desde hace unos dos años. Sin embargo, los $150 a $200 que hacia anteriormente se han convertido en $90 a $120.

“Es cada vez menos y solo estoy vendiendo la equidad de mi carro al público. Los 60 centavos por milla [pagados por Uber] son solamente  2 centavos más que el reembolso que da el IRS por millas de negocios [62 centavos], entonces solo ganamos 2 centavos más”, dijo Moore.

Moore dijo que lo que Uber menciona como “innovación” en realidad es “explotación” para los miles de trabajadores.

“Esto esta moralmente mal que ellos hagan miles de millones de dólares mientras que aquí hay conductores decidiendo si deberían poner gas en sus tanques del carro para hacer más dinero o si deberían comer ellos algo”, recalcó la conductora.

Mediante un comunicado la compañía Uber se limitó a decir que los conductores les dijeron que valoran las oportunidades de promoción, algo que les dio la oportunidad de introducir una nueva función de promoción de Quest. Esto es un incentivo que recibe el conductor como recompensa cuando completa una cierta cantidad de viajes en un período de tiempo determinado.

“Mientras que cambiamos las tarifas por minuto, por milla y de tarifa mínima. Estos cambios harán que las tasas sean comparables a las de septiembre, mientras que les da a los conductores un mayor control sobre cómo ganan al permitirles construir el modelo que mejor se adapte a su horario”, explicó un portavoz de Uber mediante un comunicado.