(FOTOS) Atuendos de princesas y príncipes para el baile de graduación

Estudiantes de bajos recursos reciben trajes, zapatillas, maquillaje y hasta cortes de cabello para su día especial
(FOTOS) Atuendos de princesas y príncipes para el baile de graduación
Stephanie Razo se prueba un vestido junto a su madre Ruby Lara./ foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Mientras se medía el vestido azul marino, Stephanie Razo le dijo a su madre que había encontrado el vestido perfecto para su baile de graduación, que es la próxima semana.

“Siempre había querido uno así pero no me animaba”, dijo la joven de 18 años de edad.

Su madre, Ruby Lara, quien compartía la misma emoción accedió a que se llevaran ese atuendo el que junto a zapatos, accesorios y maquillaje sería completamente gratuito.

“Me gusta el azul y me gustó mucho mi vestido”, dijo contenta la estudiante de la escuela Port of Los Ángeles (POLA) en San Pedro.

Su traje fue un obsequio otorgado durante el evento anual Cinderella and Prince Charming que se llevó a cabo ayer en el centro para jóvenes A Place Called Home (APCH) del sur centro de Los Ángeles.

Lara, quien es de origen mexicano, dijo que en casa solo trabaja su esposo y viven en un apartamento para familias de bajos ingresos. Y agregó que había estado buscando vestidos para la fiesta de graduación pero estos oscilaban entre los $150, contó.

“Para mí es fabuloso porque es un ahorro para nosotros… Ya sabe los vestidos qué caros son”, dijo mujer, quien es madre de cuatro.

“Sin esta oportunidad nos iba a tocar juntar como pudiéramos, más que todo por el gusto de ver que se van a graduar. Y es como le digo a ella, este es solo el primer paso porque todavía falta que se gradúe de la universidad y tenga su carrera”.

Alondra Bravo junto a su madre Anabel Barajas en el evento. / foto: Aurelia Ventura.

En el vestidor adyacente se encontraba Anabel Barajas, quien esperaba con ansias ver a su hija Alondra Bravo, de 18 años, con el vestido beige que escogió.

“Es muy bueno estar aquí porque te ahorras dinero con lo que sea… Aunque sea un vestido sencillito, ya [sumado al] maquillaje, uñas y pelo… Todo es caro y uno de mujer todo quiere”, dijo la madre, quien también es ama de casa y madre de cuatro hijas.

“Y todo depende de la economía de uno porque a veces quisiéramos darle todo a nuestros hijos pero no podemos por la falta de dinero”.

Una vez que se midió el vestido y optó por llevarlo, Anabel se dirigió a la sección de accesorios y maquillaje. Dijo que le agradó mucho el evento porque contó con una variedad de artículos de dónde elegir.

Inclusive cosas que ella no pensaba serían necesarias, como pulseras y una cartera.

“Aquí proveen cosas que son beneficiosas y es una oportunidad para nosotros y los padres que no tienen mucho dinero”, señaló la joven que asiste a la secundaria Port of Los Ángeles en San Pedro.

Stephanie y Anabel dijeron haberse enterado del evento en el complejo habitacional donde viven en Wilmington.

“Donde vivimos es como del gobierno y nos dieron el papelito los que trabajan ahí y dijeron que teníamos que apuntarnos”, explicó Anabel y aseguró que no le importó manejar unas 20 millas de distancia porque lo que llevaban valía mucho más dinero que un tanque de gas.

Lara, quien no maneja, dijo que llegó con otra vecina que sí tiene carro y se ofreció a llevarla junto a su hija.

Una vez que lograron reunir sus atuendos y accesorios, las jóvenes dijeron estar muy emocionadas.

Stephanie indicó que el evento fue “una bendición” porque muchas veces los padres carecen de recursos para comprarles la ropa de la fiesta de graduación.

“Siempre estamos agradecidos con nuestros padres por lo que hacen pero esta es una buena oportunidad”, dijo la joven, quien añadió que su otra opción hubiera sido un vestido más barato y sin accesorios.

Fueron alrededor de 1,200 jóvenes, entre hombres y mujeres, quienes acudieron ayer al evento. / foto: Aurelia Ventura.

Los hombres también reciben atuendos

En otro salón de APCH se encontraba la sección de hombres, quienes el viernes escogieron el traje que los haría sentir como “el príncipe azul”.

Anthony Martínez, de 17 años, llegó con un grupo de compañeros de la secundaria Nava College Preparatory Academy, localizada a unas cuadras de APCH, dentro del campus de la secundaria Thomas Jefferson.

Él dijo que estrenaría su traje en la fiesta de graduación, a festejarse el 24 de mayo.

Los estudiantes llegaron a APCH emocionados a probarse camisas y trajes; también pudieron elegir calzado. / foto: Aurelia Ventura.

“Esto ayuda mucho porque aquí les están ahorrando tiempo y dinero a nuestros padres”, aseguró Anthony.

El estudiante agregó que se enteró del programa por medio de su escuela y sin titubear decidió ir a dar vistazo con un grupo de compañeros. Con permisos de la escuela, los jóvenes llegaron para escoger sus trajes.

“Este [APCH] es un buen lugar, sabemos que aquí ayudan mucho… También en Navidad dan juguetes gratis. Ayudan a la comunidad”, dijo Anthony.

Justin Cuevas, quien ya se graduó de la secundaria, también tuvo la oportunidad de escoger su traje el viernes para acompañar a su novia a la fiesta de graduación.

“Esta es una muy buena oportunidad de que los equipos angelinos estén devolviendo a la comunidad por medio de sus donaciones”, dijo el alumno refiriéndose a los equipos del Galaxy y los Lakers que fueron algunos de los patrocinadores del evento.

Durante siete horas, más de 1,200 estudiantes del último grado de secundaria, escogieron su atuendo, zapatos y accesorios para su fiesta de graduación, dijo Gilberto Radillo, director de iniciativas especiales con APCH.
Los hombres recibieron cortes de cabello y las mujeres maquillaje y peinados. Todo de forma gratuita.

Los estudiantes también recibieron un corte de cabello para quedar listos para su fiesta. / foto: Aurelia Ventura.

Indicó que cada año el evento se enfoca en la belleza de los jóvenes por fuera y por dentro. “Los chicos aquí pueden recibir ropa para que participen en su celebración de fiesta de graduación y todos se sienten muy contentos”, recalcó. “Este evento crece cada año y el próximo año tal vez tengamos 1,500”.

Radillo hizo hincapié en que no hay un criterio específico para los jóvenes que quieran participar pero sí se enfocan es escuelas que tienen estudiantes cuyas familias son de bajos ingresos.

Añadió que el centro APCH ha ofrecido este evento por los pasados 17 años. “La mayor parte de estudiantes vienen del Sur de Los Ángeles, pero también hemos recibido escuelas de Pomona y del Valle de San Fernando”.

 

Para las jóvenes también se pusieron a disposición joyas, como una variedad de aretes y collares. / foto: Aurelia Ventura

APCH es un centro juvenil sin fines de lucro en South Central Los Ángeles. El centro ayuda a cientos de jóvenes de bajos recursos, de 8 a 20 años de edad, para exploran alternativas positivas a los comportamientos destructivos asociados con la pobreza, el desempleo y el bajo nivel educativo. Esto lo hacen mediante programas gratuitos en educación, arte, nutrición, condición física, asesoramiento y capacitación vocacional.

Para saber más acerca de APCH y los programas que ofrecen visite: https://apch.org/