Los hot dogs estilo Sonora llegan a LA para quedarse

Son muy diferentes a los estadounidenses, y a los que se venden en carritos por toda la ciudad

 Alejandro Zamorano muestra con orgullo los deliciosos hot dogs preparados en su negocio. / fotos: Aurelia Ventura.
Alejandro Zamorano muestra con orgullo los deliciosos hot dogs preparados en su negocio. / fotos: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Hace unos cinco años, el hermosillense Alejandro Zamorano se puso a vender hot dogs estilo Sonora en una carreta en la entrada de una casa que le prestaron en la comunidad de East Rancho Dominguez también conocida como East Compton en el condado de Los Ángeles. Pero hace dos años, reemplazó la carreta por una lonchera. Ahora su sueño es abrir una franquicia.

“¿Qué es? me preguntan muchos cuando se acercan a la troca donde los vendemos. Es un hot dog estilo Sonora, les explico y cuando lo prueban, gracias a Dios que quedan fascinados”, dice muy contento.

Hace dos años, consiguió los permisos de la ciudad, una troquita y se estableció legalmente como una lonchera en el parque E. Rancho Domínguez. Es un lugar muy familiar con estacionamiento”, dice Alejandro, quien emigró de Hermosillo, la capital del estado de Sonora, en México hace más de 16 años.

‘Los Dogos Sonora Style’ han tenido buena acogida entre los vecinos cerca al parque E. Rancho Domínguez.

A pesar de que son pocos los que conocen cómo son los hot dogs estilo Sonora, su negocio “Los Dogos Sonora Style” ha tenido mucha aceptación. “Viene mucha gente de Sonora, de Michoacán, de Jalisco. También tenemos clientes americanos, asiáticos y de Colombia, El Salvador, Ecuador y Argentina. Dicen que les recuerdan a su país, y la nostalgia los hace venir”, cuenta Alejandro.

El hot dog sonorense es muy distinto al hot dog que se venden en cada esquina de Los Ángeles o afuera de los eventos. Aunque esos hot dogs tienen lo suyo, nada que ver con los que preparan los hotdogueros sonorenses. Empezaron a popularizarse en Sonora en la década de los 80, y hoy se han convertido en uno de los antojitos callejeros más apetecidos en ese estado norteño mexicano. Cada ciudad en Sonora se atribuye el mérito de tener los mejores. En Hermosillo, los dogos como los conoce la chavalada, llevan una salchicha con tocino, champiñones, cebolla, chile, queso y hasta frijoles de la olla o cocidos. Los hot dogs de la Unison (Universidad de Sonora) en Hermosillo son los más populares, y son una alternativa muy accesible para los estudiantes. Para los trasnochadores, hay carritos de hot dogs que están abiertos las 24 horas del día.

Los hot dogs estilo Sonora ya se venden en Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Aquí servimos cuatro tipos de hot dogs: el original que lleva una salchicha y todos los ingredientes que les menciono. El doble con dos salchichas. El toreado con un chile caribeño o güero, toreado en la plancha con queso derretido; y el hass uno de los preferidos de la gente porque lleva incluido un chile California tatemado con queso. Estos dos últimos son los que tienen más demanda”, explica.

Además los clientes tienen la oportunidad de ponerle a su gusto: tomate, repollo, pepinillos y varios tipos de salsas, cremas y mostaza. Cuestan 5 y 6 dólares.

Alejandro se puede considerar como el pionero de los hot dogs estilo Sonora en Los Ángeles. “Ya han salido dos o tres sonorenses que también los venden, pero lo que a nosotros nos distingue además de que nuestro hot dog es muy casero, es el pan. Nosotros mismos lo hacemos con una receta familiar. No tiene conservadores y lo calentamos al vapor a la hora de servirlo. Está muy sabroso el pan”, asegura. Nuestros clientes nos dice que los otros hotdogueros sonorenses, no tienen la misma calidad del pan”, comenta.

A los vegetarianos, le sirve el hot dog sin la salchicha. “Solo cuando nos contratan en eventos especiales, llevamos salchichas vegetarianas”, dice.

A este sonorense, le nació la idea de entrarle a los hot dogs porque lo trae de familia. Por décadas, sus padres se dedicaron a la venta de hot dogs en Hermosillo, y su hermano aún vende en Sonora para celebraciones donde contratan sus servicios.

Alejandro Zamorano está muy contento por el éxito que ha tenido con los hot dogs estilo Sonora. (Aurelia Ventura/La Opinion)

El negocio ha marchado tan bien que Alejandro ya tiene tres empleados.

“Estamos muy agradecidos con Dios por la oportunidad de trabajar y dar a conocer los productos de Sonora en Los Ángeles”, dice.

Y sueña en grande. “Estamos pensando ampliarnos en un tiempo no muy largo. Hemos recibido propuestas de inversionistas, pero tratamos de ser muy cautelosos porque es un negocio que nos ha costado levantarlo. Hemos pasado frío, lluvias, y le tenemos un aprecio muy grande”, confía.

Quienes los prueban quedan fascinados con este antojito callejero muy sonorense.(Aurelia Ventura/La Opinion)

Orgulloso, comenta que a veces se les junta la gente de tal manera que pareciera como si estuvieran regalando los famosos dogos. “Nuestra visión es hacer una franquicia de los hot dogs estilo Sonora. Tal vez en un año más, podamos lanzarnos”, dice optimista.

“Los Dogos Sonora Style” se ponen de miércoles a domingo a partir de las 6 de la tarde en el número 15300 de la avenida Atlantic en E. Rancho Dominguez. No se te ocurra ir los lunes y martes porque te vas a perder la experiencia de probar este muy único antojito del desierto sonorense.