4 estadounidenses mueren en explosión terrorista talibana en Afganistán, incluyendo un bombero de Nueva York

Uno de los terroristas suicidas detonó su vehículo cargado de explosivos cerca de la base de la OTAN

Un soldado afgano vigila el lugar donde explotó la bomba
Un soldado afgano vigila el lugar donde explotó la bomba
Foto: EFE

Cuatro estadounidenses -tres miembros del servicio militar y un contratista- murieron cuando su convoy golpeó una bomba en la carretera el lunes cerca de la principal base de EEUU en Afganistán, al norte de Kabul.

Los talibanes se adjudicaron la responsabilidad del ataque y un miembro del cuerpo de bomberos de la ciudad de Nueva York (FDNY) estaba entre los muertos, confirmaron fuentes a Pix11.

Como Christopher A. Slutman (43) fue identificado el bombero fallecido, informó New York Post. Tenía 15 años de servicio en FDNY, estaba asignado a El Bronx y además era US Marine.

La misión de apoyo resuelto de EEUU y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) informaron que los cuatro estadounidenses murieron cerca de la Base Aérea de Bagram, mientras que otros tres militares y cinco civiles afganos resultaron heridos en la explosión.

Abdul Shakor Qudosi, jefe administrativo del distrito en Bagram, dijo que los soldados estadounidenses abrieron fuego inmediatamente después de que su convoy fue bombardeado.

La base es la principal instalación aérea de EEUU en ese país.

En su reclamo de responsabilidad, los talibanes dijeron que lanzaron el ataque y que uno de sus terroristas suicidas detonó su vehículo cargado de explosivos cerca de la base de la OTAN.

De los cinco civiles afganos heridos, cuatro eran transeúntes y el quinto era un conductor de un automóvil que iba por la calle.

Las muertes del lunes elevan a siete los soldados estadounidenses caídos en lo que va de año en Afganistán, lo que subraya las dificultades para llevar la paz al país destrozado por 17 años de guerra.

El año pasado, 13 miembros del servicio de Estados Unidos fueron asesinados en Afganistán. Hay aproximadamente 14 mil fuerzas estadounidenses en ese país, apoyando a las fuerzas afganas asediadas mientras luchan en dos frentes: un talibán resurgente que ahora domina casi la mitad del territorio; y la filial del Estado Islámico (ISIS), que ha tratado de expandir su presencia allí, ahora que su autoproclamado “califato” se ha derrumbado en Siria e Irak.

Los talibanes se han negado a reunirse con el gobierno afgano, que consideran un títere de Estados Unidos.

En marzo de 2018, dos miembros del cuerpo de bomberos FDNY murieron cuando un helicóptero se precipitó en la frontera entre Irak y Siria, causando siete fatalidades en total.