Actriz Allison Mack se declara culpable en juicio por esclavas sexuales en Nueva York

Admitió la culpabilidad de dos cargos de crimen organizado y de conspiración, pero tiene pendientes otros más
Actriz Allison Mack se declara culpable en juicio por esclavas sexuales en Nueva York
Mack saliendo de la Corte Federal de Brooklyn, en febrero 2019
Foto: EFE/JUSTIN LANE/ARCHIVO

Allison Mack, actriz de la serie de televisión “Smallville” sobre Superman, se declaró ayer culpable de crimen organizado en el caso de la secta Nxivm, cuyos dirigentes están acusados de tráfico y esclavitud sexual en las afueras de Albany, capital de Nueva York.

Mack (36) admitió la culpabilidad de dos cargos de crimen organizado y de conspiración, pero aún tienen pendientes otros relacionados con tráfico sexual, usurpación de identidad y blanqueo de dinero.

“He llegado a la conclusión de que debo asumir toda la responsabilidad sobre mi conducta y es por eso que me declaro culpable hoy”, dijo la actriz, citada por el medio Hollywoodlife.

Mack se encontraba en libertad condicional desde el año pasado, así como Clare Bronfman (40), una de las herederas del conglomerado de licores tradicionalmente conocido como Seagram’s.

El supuesto líder del grupo, Keith Raniere (58), es el único de los acusados que se mantiene detenido, tras ser arrestado en México y deportado a Nueva York en marzo de 2018. Enfrenta un mínimo de quince años de prisión y un máximo de cadena perpetua.

Mack también pidió perdón a su familia y a todas aquellas personas que hirió por su “adherencia equivocada a las enseñanzas de Keith Reniere”, líder de la secta, reseñó EFE.

Según la fiscalía, la actriz recibió beneficios financieros a cambio de reclutar esclavas sexuales para Reniere.

El pasado 13 de marzo, la presidenta de Nxivm, Nancy Salzman, también se declaró culpable de conspiración para crimen organizado, robo de identidad y alteración de documentación.

Otras acusadas son su hija Lauren Salzman y Kathy Russel.

Según la acusación, Nxivm formaba parte de un entramado piramidal formado por varias entidades. Entre los crímenes de los que se les acusan están “robo de identidad, extorsión, trabajos forzados, tráfico sexual, lavado de dinero, fraude y obstrucción a la justicia”.

Raniere exigía a su círculo cercano una lealtad absoluta.

Raniere llevaba dos décadas impulsando supuestos programas de autoayuda bajo la empresa paraguas Nxivm, de la que era fundador y que abarcaba centros operativos en Estados Unidos, México, Canadá y varios países de Suramérica.

En el año 2015, Raniere formó una sociedad secreta dentro de Nxivm llamada “DOS”, acrónimo en latín para “Amo de las compañeras obedientes” o “El voto”, donde era el único hombre y el líder, mientras que Mack era “una de las mujeres en el primer nivel de la pirámide, inmediatamente después” de él.

DOS operaba con los rangos de “maestros” y “esclavas”, y se esperaba de estas últimas que reclutaran a otras nuevas.

Todo salió a la luz cuando una “esclava” desertó en 2017 y la historia fue reseñada por The New York Times. Raniere huyó del país poco después de esa publicación.