¡A limpiar el Río de Los Ángeles!

El evento anual cumple tres décadas de reunir voluntarios para quitar desechos a lo largo de 55 millas
¡A limpiar el Río de Los Ángeles!
Adultos, jóvenes y hasta niños participaron en el evento de ayer. / fotos: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Tatiana Beltrán no dudó ni un segundo cuando su nieta Julieta la invitó a acompañarla a limpiar el río de Los Ángeles. “Claro que sí”, le respondió. Pero no se fue sola sino que se llevó al abuelo y a su hija.

Dejaron su casa en Pasadena muy temprano y enfilaron hacia la parte alta del río en la ciudad de Van Nuys en el Valle del San Fernando.

Se armaron de cachuchas, se colocaron guantes, agarraron bolsas y se pusieron a recoger basura a lo largo del Río de Los Ángeles.

Era la primera vez que los abuelos Tatiana Beltrán y Miguel Basañez participaban en la limpieza del río, pero su hija Tatiana Basañez y su nieta Julieta Grane ya llevan cinco años que acuden al voluntario llamado.

Miguel Basañez con su esposa Tatiana Beltrán, su hija Tatiana y nieta Julieta Grane, estuvieron entre los cientos de voluntarios. / foto: Aurelia Ventura.

 

También se hallaron colchones, telas, cartones, entre otros./ Foto: Aurelia Ventura.

Haces ejercicio, convives con la familia, conoces el río y lo limpias”, dice Tatiana Basañez.

“Se deben hacer estas iniciativas más porque es una experiencia comunitaria muy linda”, completa la abuela Tatiana Beltrán. Mientras que la nieta Julieta cuenta que ella se enteró de esta actividad cuando la trajeron de su escuela. 

La menor de 16 años es la que ha convocado a toda su familia a acudir a limpiar el río. “Es parte de nuestra comunidad y es importante que esté limpio. Si no tienen carro pueden venir en transporte colectivo”, dice.

Esta familia fue parte los miles de voluntarios que participaron en la limpieza anual número 30 del Río de Los Ángeles, impulsada por la organización no lucrativa Amigos del Río de Los Ángeles.

A la limpieza del río más largo de Estados Unidos, se unieron familias enteras como la de los Basañez, niños y niñas exploradores, grupos de trabajadores y amigos.

Pequeños voluntarios

A Raquel Cárdenas la invitó una amiga. Ella decidió llevar a su hijo Demark de cuatro años. “Esta es la primera vez que vengo. No sabía que existía esta actividad. A mi hijo lo traje para que aprenda desde chiquito a ser voluntario y a servir en cualquier oportunidad que se pueda”, platica.   

Luis Lara y su hijo Jacob fueron desde Covina hasta Van Nuys para colaborar en la limpieza del Río de Los Ángeles. foto: Aurelia Ventura.

El concejal de Los Ángeles, Paul Krekorian afirma que cuando un grupo numeroso se junta para limpiar el río, se logra un gran impacto porque toda la basura que llega a este afluente termina contaminando el océano.

“La Ciudad lleva a cabo grandes inversiones para darle vida de nuevo al río de Los Ángeles. Eventos como éste donde la gente se une en un tarea, nos recuerda la importancia del medio ambiente y el valor del río”, dice.

Krekorian recuerda que hay un esfuerzo en fases a largo plazo para remover el revestimiento de concreto de la mayor parte del río para regresarlo a su estado natural y hacerlo más accesible a la gente con el fin de que puedan realizar actividades recreativas.

Desde la ciudad de Covina hasta Van Nuys, manejó Luis Jara para colaborar en la limpieza del río de Los Ángeles junto con su hijo Jacob de 17.

“Esta mañana le comentaba a mi hijo que dentro de todo lo que Dios ha creado, los seres humanos somos los más destructores. Así que nuestra participación de hoy es un pequeño aporte para hacer un cambio”, dice Luis Jara quien es su segundo año que viene a limpiar el río. Y lo hace alegremente escuchando salsa de su natal Colombia.

Los siguientes sábados de abril estarán también dedicados a la limpieza voluntaria del Río de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Dice que supo del evento porque la compañía para que la que trabaja los invitó. “Yo a mi vez invité a mi hijo que hoy tenía su fiesta de graduación, pero la dejó por venir conmigo a limpiar”, platica.

Luis observa que a diferencia del año pasado, en esta ocasión notó la presencia de más gente latina y más jóvenes y niños. “Tenemos que cuidar nuestro planeta porque de aquí no nos vamos para ningún lado. Y tampoco queremos vivir en un lugar sucio”, dice. Padre e hijo planeaban dedicar unas cinco horas a la recolección de desperdicios a lo largo del río.

Unirse a la limpieza

Aún puede unirse a la limpieza del río de Los Ángeles. El próximo 20 de abril se llevará a cabo en el mid river en Los Feliz Blvd en el Bond Park; y el 27 de abril en el parte baja del río en Compton Creek en la estación del metro Del Amo.

Toneladas de basura son recolectadas por voluntarios en las orillas del Río de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Marissa Christiansen, directora de la organización Amigos del Río de Los Ángeles, dijo que en promedio cada persona recolecta 20 libras de basura. “Cada vez tenemos más participantes, más donantes y  más patrocinadores de esta limpieza anual que realizamos durante tres semanas cada año; y vienen muchos grupos y familias que se dan la oportunidad de ofrecer un día de servicio para hacer un cambio dada la situación que vivimos. Ante la proximidad del Día del Tierra, su participación entusiasta y valiente es muy importante”, dice.

Anticipan que 7,000 voluntarios se unirán a la limpieza del río de Los Ángeles en los siguientes sábados que le restan al mes de abril. Si quieres registrarte para ser voluntario, visita: http://folar.org/cleanup