Latinos en LA tejen palmas para este Domingo de Ramos

Cuentan de dónde las consiguen, qué elementos les colocan y a cuánto se venden
Latinos en LA tejen palmas para este Domingo de Ramos
Josefa Huerta (i) y Celia Meza (d) muestran las hermosas palmas que entregarán este domingo. / fotos: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinión

Como cada año, desde 1960, Celia Meza —una mujer mexicana integrante de la asociación católica Hijas de María en la Placita Olvera— se ha dedicado cada año a elaborar hermosas palmas tejidas para el Domingo de Ramos, día que marca el inicio de la Semana Santa en el calendario cristiano.

“No soy una experta ni tanto que se le parezca, pero mire con el paso de los años he aprendido”, dice esta mujer de 87 años de edad. “Este trabajo lo hacemos entre varias hermanas para ayudar a la Iglesia”.

Con gran delicadeza y armadas de unas tijeras especiales para cortar la palma, una engrapadora, estampitas de santos, ramitos de romero y ruda, Celia y Josefa Huerta, entre otras mujeres tejen hábilmente las palmas que se pondrán a la venta hoy Domingo de Ramos.

En esta fecha, los cristianos celebran la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén, montando en un burro, cuando el pueblo salió a recibirle entre aclamaciones.
Desde el miércoles y hasta ayer sábado, Celia y Josefa se unieron como voluntarias para elaborar las palmas que, en Estados Unidos, son enviadas a cerca de 18,000 iglesias.

Son palmas de cera (Ceroxylon quindiunse) que suelen crecer en climas tropicales o subtropicales como California, Florida y Texas, aunque también son importadas de Tijuana, México.

Algunas palmitas tardan hasta cinco minutos para tejerlas. / foto: Jorge Luis Macías

“Mire, las palmas se pueden convertir en figuras de fe”, dijo Celia, oriunda de San Pedro Tlaquepaque, Jalisco. “Hicimos cruces, rosas y otras figuras que le gustan a la gente”.

Para el cristianismo, el Domingo de Ramos representa la expresión triunfal con que el pueblo humilde de Jerusalén recibió a Jesucristo como el Mesías enviado por Dios.

“Es cuando la gente lo mira y le aclama y lo reconoce como su rey”, declaró el padre Roberto Raygoza, vicario parroquial en la iglesia de Nuestra Señora Reina de Los Ángeles, en la Placita Olvera.

“La gente levanta sus ramos y canta “ ¡Hosanna! Bendito el que viene en el nombre del Señor, rey de Israel…”.

Palmas en solo minutos

En dos mesas largas trabajan las mujeres del salón 4 de la Placita Olvera, quienes no se daban abasto para tejer las palmas. Terminar un solo ramo puede tardar de dos a cinco minutos, dependiendo de la laboriosidad.

“Por cada manojo de palmitas podemos hacer entre 50 y 75 ramos”, dijo Josefa Huerta, oriunda del estado mexicano de Guerrero.

“Todavía nos falta mucho y yo ayudo porque me gusta ir a ayudar… Yo trabajo cuidando viejitos mayores”.

Como preludio a la Semana Santa para los católicos, las palmas y las ramas de olivo son bendecidas y las personas las guardan y las colocan en ventanas, detrás de las puertas y balcones durante la “Semana Mayor”.

Se conservan por un año, hasta la celebración del próximo Miércoles de Ceniza, porque ese día se utilizan los restos que se producen al quemar las plantas bendecidas el año anterior.

Después que las palmas son bendecidas, los católicos las utilizan como un sacramental; es decir como signos sagrados con los que —imitando de alguna manera a los sacramentos— se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia.

Sin embargo, no todos los católicos conocen el significado del Domingo de Ramos.

“Yo solo sé que dan palmitas afuera y adentro de la iglesia”, comentó Zoila Peralta, una vendedora de golosinas, frutas y bacalao seco que traen de El Salvador, a un costado de la iglesia de Santo Tomás el Apóstol, en Los Ángeles.

Con buen sentido del humor, la mujer nacida en Santa Ana, El Salvador, dijo que en Semana Santa ella la pasará “trabajando y rezándole a Dios para que nos dé el don de vivir”.

Zoila Peralta, una vendedora de bacalao seco, dice que pasará toda la Semana Santa trabajando. / foto: Jorge Luis Macías.

Frente a su puesto de venta se ubica, en la esquina de la calle Mariposa y el bulevar Pico, Erika’s Florería —propiedad de José Rivera.

En el lugar, su sobrina Nelly Cardona y su empleada Rosa Luna, armaban algunos ramos y las palmas ya tejidas las guardaban en un refrigerador para venderlas frescas el domingo.

“Yo compro unos siete manojos de palma en el centro de Los Ángeles, pero solo armo dos manojos y los otros los dono a la iglesia [Santo Tomas el Apóstol]”, dijo el hombre salvadoreño.

José Rivera, su sobrina Nelly Cardona (c) y su empleada Rosa Luna (d), con las palmas ya adornadas. / foto: Jorge Luis Macías

“En la iglesia, una monja y un grupo de jóvenes arman las palmas en varios días”.

Las palmas de cera que José entrelazó son cubiertas del sol para que no adquieran el color verde que caracteriza a las palmeras.

“Yo tengo una membrecía para comprar por mayoreo en el centro [de LA]”, dijo José. “Este año he comprado 15 manojos a $50.00 cada uno”.

De cada manojo de palma, en su florería elaboran sencillos ramos en forma de cruz, le engrapa la estampa de un santo y le agrega un pequeño adorno cuyo valor es de $1.00 a $2.00.

“Yo los hago sencillos porque la gente no quiere gastar o a lo mejor no trae dinero y al final termino regalando las palmas”, expresó José, al tiempo que cortaba con unas tijeras la palma y engrapaba la artesanía manual.

Y, aunque su sobrina Nelly no conocía el significado del Domingo de Ramos, ella expresó que en breve, frente a la iglesia de Santo Tomas el Apóstol llegará “un gential, que andará de aquí para allá para comprar las palmas más baratas… Y yo, por lo menos iré a misa”.

Las palmas son adornadas con la figura de algún santo. / foto: Jorge Luis Macías.

El tiempo más importante

“Con el Domingo de ramos iniciamos la Semana Santa, el tiempo más importante para los cristianos. Recordamos cómo el pueblo alababa a Jesús cuando entró a Jerusalén!”, dijo a La Opinión el obispo auxiliar de la Diócesis de Orange, Rev. Tim Freyer.

Precisó que para prepararse en la Semana Santa, es recomendable asistir a las misas, el servicio de la pasión del Señor el viernes y/o el Vía Crucis.

“Aparte de eso, podemos pasar tiempo en oración y eliminar distracciones para sentir el amor de Dios en nuestros corazones”.

El arzobispo José H. Gómez celebrará este domingo a la 1:00 p.m. la misa en español de Domingo de Ramos en la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles, ubicada en la 555 W. Temple St. Los Angeles, CA 90012.