Unos inexpertos Nets pagan sus errores y están al borde de la eliminación ante Sixers

Embiid volvió con Philadelphia para dominar a Brooklyn en un partido que tuvo hasta un conato de pelea
Unos inexpertos Nets pagan sus errores y están al borde de la eliminación ante Sixers
El técnico Kenny Atkinson trata de frenar a su jugador Jared Dudley durante una trifulca con los Sixers.
Foto: Elsa / Getty Images

BROOKLYN, NY – Se acaba la NBA en Nueva York esta temporada. Salvo sorpresa el próximo martes en Filadelfia, la serie entre los Sixers y los Nets, el único equipo de la Gran Manzana vivo en los playoffs, está vista para sentencia.

La tarde del sábado los de Brooklyn salieron al Barclays Center ante su público dispuestos a empatar la serie. Lo dieron todo y dominaron el marcador la mayor parte del choque, pero no supieron cerrarlo en los minutos finales. Tenían el destino en sus manos, pero pagaron la inexperiencia en este tipo de partidos y se condenaron con errores impropios de un equipo profesional.

Al final, los Sixers se impusieron 112-108 a los Nets y, con 3-1 a su favor en la serie, ya se ven en segunda ronda.

Su estrella Joel Embiid, que no había jugado el partido anterior, fue duda hasta minutos antes del inicio del choque por una tendinitis en la rodilla, pero saltó en el cinco titular, anotó los cuatro primeros puntos para los Sixers y lideraría a su equipo dominando el juego interior.

“Ellos jugaron con más ritmo, más rápido sin él [en el partido anterior] –explicó Kenny Atkinson, técnico de los Nets, preguntado sobre la diferencia de jugar contra Embiid en esta ocasión–. Pero con él tienen un tipo al final del partido que termina las jugadas y es difícil de parar. Desde luego cambió la dinámica del juego”.

Aún así, también salió muy “enchufado” el centro local, Jarrett Allen, muy agresivo en ataque –con espectaculares alley oops incluidos–. Junto a la rapidez de Caris LeVert y a la batuta de D’Angelo Russell, los Nets dominar el tempo del juego en el primer cuarto, que terminó 33-24 para los locales.

Philadelphia ajustó la defensa en el segundo cuarto y recortó ventajas, pero permitió demasiados rebotes ofensivos de los Nets. Pese a su bajo porcentaje en el triple, los de Brooklyn aprovecharon segundas oportunidades para irse al descanso arriba 63 a 57.

Una pelea que cambió el partido

Con cinco minutos jugados de la segunda mitad se armó el lío del partido. Una dura falta de Embiid a Allen llevó a Jared Dudley a empujar con el cuerpo a la estrella de Philadelphia. Entonces Jimmy Butler se lanzó sobre Dudley y, rodeados de jugadores y técnicos, algunos se fueron al suelo sobre los cámaras situados al fondo de la pista, aunque nadie lanzó un puñetazo. Butler y Dudley fueron expulsados del juego.

“Sabíamos que Dudley saldría a dar problemas”, dijo Butler tras el juego para defender su acción.

“Especialmente porque en la falta fue todo balón”, añadió Embiid. “No entiendo por qué marcaron falta flagrante”.

“Pero tengo que proteger a nuestro hombre grande”, continuó Butler sobre Embiid. “Y volveré a hacerlo yendo a por quien sea que le empuje”.

Russell dio la versión de los Nets: “Hemos visto faltas muy duras contra Allen los últimos partidos, del mismo jugador. Así que la reacción de Jared creo que era necesaria. Si no, acabamos siempre teniendo a nuestro hombre alto en el suelo”.

La trifulca pareció despertar a Embiid y a Tobias Harris, más activos a partir de entonces en el ataque de los Sixers.

“Hubo una conexión más profunda después de que Jimmy fue expulsado”, dijo el técnico de Philadelphia Brett Brown después del choque.

Pero fueron LeVert y Spencer Dinwiddie los que mantuvieron a Brooklyn arriba seis puntos al final del tercer cuarto.

Errores que se pagan caro

Todo quedaba por decidir en los últimos 12 minutos. Rápidamente los visitantes recortaron la diferencia, apoyándose en el dominio interior de Embiid, que terminó con 31 puntos, 16 rebotes, 7 asistencias y 6 tapones. Y a falta de solo tres minutos los Sixers se pusieron arriba en el marcador por primera vez desde el segundo cuarto.

Los dos últimos minutos fueron de infarto. Los Nets tuvieron sus opciones pero, más nerviosos, cometieron errores que aprovechó Philadelphia para apuntillar con dos triples de JJ Redick y Mike Scott. Con 20 segundos por jugar, Brooklyn pudo empatar, pero no llegó ni a lanzar a canasta en otra demostración de su falta de experiencia en momentos como estos.

Atkinson, técnico de los Nets, se quejó de que no se hubiera marcado falta en esa jugada clave. Pero el partido se había perdido antes, desaprovechando una ventaja de 7 puntos en el último cuarto.

El próximo martes, a las 8 pm, la serie podría terminarse en la cancha de los 76ers.

“Tenemos que jugar físico, mantenerlos lejos del triple, dominar dentro con Joel y Boban [Marjanovic] y cerrar ante nuestra gente”, dijo el ala Scott sobre las claves para el partido del próximo.