Trump ataca a los inmigrantes en público. Pero su compañía los prefiere en lugar de estadounidenses

La doble moral del presidente Donald Trump vuelve a quedar en evidencia
Trump ataca a los inmigrantes en público. Pero su compañía los prefiere en lugar de estadounidenses
La retórica de Trump no concuerda con el accionar de sus negocios
Foto: Getty Images

El presidente, Donald Trump, defiende que los trabajadores estadounidenses deben tener prioridad a la hora de acceder a empleos en Estados Unidos, por delante de los inmigrantes (independientemente de quién sea el que mejor pueda desempeñar esa labor). Y para asegurarse de que así sea, ha endurecido las trabas tanto para los extranjeros que están legalmente en ese país intentando labrarse un futuro y contribuir a la sociedad, como para lo que llegaron de forma irregular pero se esfuerzan cada día por trabajar y ayudar a impulsar este país.

El presidente, Donald Trump, es responsable de una compañía que emplea a miles de personas en Estados Unidos. Muchos de estos trabajadores son extranjeros llegados al país con visado, pero algunos también han sido inmigrantes indocumentados, un colectivo al que el presidente ha despreciado e insultado en público, aunque luego sus empresas los contrataran en privado.

Preguntado sobre por qué contrata a inmigrantes con visado para trabajar como mucamas, camareros, cocineros, etcétera, el presidente ha asegurado “durante la temporada” de mayor turismo en Florida, donde se encuentra su complejo de Mar-A-Lago, “es difícil encontrar trabajadores”, al igual que en Palm Beach, donde tiene otro club y “es muy, muy difícil conseguir ayuda”.

Así, en 2016 y 2017, tres propiedades de Trump en Florida y en Nueva York analizadas por la web informativa Vox contrataron a 144 personas para trabajos de temporada. De ellas, sólo uno era estadounidense. Se aprovechó así del visado H-2B, que permite contratar a trabajadores extranjeros si no hay estadounidenses disponibles que puedan o quieran hacer esas labores.

Sin embargo, una investigación de la web informativa BuzzFeed News publicada este viernes muestra que entre 2014 y mediados de 2018, tres propiedades del presidente (incluida Mar-A-Lago) contrataron a más de 375 extranjeros traídos al país con este visado. Pero sí hubo estadounidenses que intentaron acceder a esos empleos, en concreto 58 personas que presentaron aplicaciones. Todas menos una fueron rechazadas.

Los motivos aducidos ante el Departamento de Trabajo fueron que los candidatos “no estaban interesados” o “no cumplían los requisitos mínimos de experiencia”, o que no respondieron a las llamadas de las empresas.

Sin embargo, la investigación periodística concluyó que estas empresas prefieren contratar a extranjeros porque son menos propensos a abandonar el empleo y a quejarse por el bajo salario, los horarios o la dureza de las tareas físicas. Además, suelen vivir en los mismos complejos donde trabajan, lo que estira su jornada laboral.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos