Gastar dinero te hace mejor persona, según un estudio, pero atención, te sorprenderá en qué debes gastarlo

Además de aumentar la gratitud, el consumo de ocio también puede aumentar la probabilidad de que las personas cooperen y muestren bondad entre ellas

Se ha hablado sobre los beneficios para la salud de practicar la gratitud. Valorar lo que se tiene y dar las gracias por ello puede mejorar el estado de ánimo. Y tratar mejor a los demás mejora la salud física, también mantiene el estrés y el miedo a raya.

Si necesitas unos tips extra para poner en práctica esta filosofía, aquí va un pequeño truco para experimentar más felicidad y plenitud en tu vida: gastar más dinero en experiencias y menos en objetos materiales.

“Piensa en cómo te sientes cuando llegas a casa después de comprar algo nuevo”, comenzó a explicar en un comunicado de prensa Thomas Gilovich, Ph.D., profesor de psicología en la Universidad de Cornell y coautor de un nuevo estudio sobre la gratitud. “Se puede decir ese nuevo sofá es genial, pero es menos probable que se diga que se está agradecido por tenerlo. Sin embargo, cuando vuelves a casa de unas vacaciones nos sentimos afortunados y agradecidos por las experiencias vividas”, dijo el profesor en el comunicado.

La gente dice cosas positivas sobre los objetos que compran, pero generalmente no expresan gratitud por ellas, o no lo expresan tan a menudo como lo hacen por las experiencias vividas.

El nuevo estudio de Gilovich muestra que las personas no solo expresan más gratitud por los eventos y experiencias que sobre los objetos; También encontró que este tipo de gratitud resulta en un comportamiento más generoso hacia los demás.

Para examinar estos patrones, Gilovich y sus colegas observaron 1,200 opiniones de clientes en línea: la mitad de ellos realizaron compras de actividades de ocio (como comidas en restaurante, entradas para espectáculos o vacaciones) y el otro grupo realizó compras de objetos materiales, como muebles joyas y ropa. No se sorprendieron al descubrir que eran más propensos a mostrar gratitud las personas del primer grupo que del segundo.

“Las personas tienden a sentirse más inspiradas a comentar sobre sus sentimientos de gratitud cuando reflexionan sobre los viajes que realizaron, los lugares que visitaron o las comidas que probaron que cuando reflexionaron sobre los aparatos, los muebles o la ropa que compraron”, escribieron los autores del estudio en la revista Emotion.

El primer autor, Jesse Walker, un estudiante graduado de psicología en Cornell, afirma que las compras experienciales pueden generar más significado porque no activan tantas comparaciones sociales como lo hacen las posesiones materiales. En otras palabras, las experiencias pueden fomentar una apreciación de las propias circunstancias, en lugar de sentimientos de fallar o tratar de estar a la altura de otra persona.

Los investigadores también realizaron varios experimentos con estudiantes universitarios o adultos reclutados de una base de datos en línea. En un experimento, se pidió a 297 participantes que pensaran en una compra reciente de más de $100 dólares, ya sea experiencial o material. Cuando se les preguntó qué tan agradecidos estaban por esa compra en una escala de 1 a 9, el grupo experiencial informó puntuaciones más altas (un promedio de 7.36) que el grupo de posesiones materiales (promedio 6.91).

En un experimento similar, los participantes también dijeron que el dinero gastado en ocio los hizo más felices que el dinero que gastaron en algo material. Sentían que habían gastado mejor el dinero.

Empoderamiento femenino

Finalmente, los investigadores realizaron dos ejercicios para determinar cómo la gratitud o satisfacción relacionada con la compra podría afectar el comportamiento de las personas hacia los demás. En ambos casos, se pidió a los participantes que reflexionaran durante unos minutos sobre una compra significativa, ya fuera experiencial o material. Unos minutos más tarde, se les dio una tarea, aparentemente no relacionada, de dividir $10 dólares entre ellos y un destinatario anónimo.

Aquellos a quienes se les había encomendado recordar una experiencia o evento fueron más caritativos, regalaron de $1 a $2 dólares más, en promedio, que el grupo que había hecho compras materiales.

El coautor del estudio, Amit Kumar, Ph.D., investigador de la Universidad de Chicago, afirma que este vínculo entre gratitud y comportamiento altruista “sugiere que los beneficios del consumo experiencial se aplican no solo a los consumidores de esas compras, sino también a otros en su entorno”.

Lo bueno es que estos hallazgos pueden aplicarse a personas que desean estar más agradecidas en su vida cotidiana, dice Gilovich, pero también pueden tener implicaciones para las comunidades y los gobiernos.

“Si la política pública alentara a las personas a consumir experiencias en lugar de gastar dinero en cosas, aumentaría su gratitud y felicidad y también las haría ser más generosas”, explica.

Si deseas estar más feliz y sentirte más vital, intenta pasar tiempo con la familia y hacer actividades al aire libre, en vez de comprar regalos. Puedes tener en cuenta los consejos de los investigadores para cumplir tus objetivos.

Todo lo que uno tiene que hacer es gastar un poco menos en bienes materiales y un poco más en experiencias “, se explica en el  artículo.