Joven activista venezolana obtiene asilo político en EEUU

Son miles y miles los venezolanos que han salido y buscado refugio en diferentes partes del mundo

Joven activista venezolana obtiene asilo político en EEUU
05/02/19/LOS ANGELES/Venezuelan immigrant Marines Nava celebrates being granted asylum. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Marines Nava llegó a la Corte de Migración de Adelanto, súper nerviosa, sentía que el corazón se le iba a salir, pero cuando 45 minutos después de la audiencia, el juez le autorizó el asilo político, agarró fuertemente la mano de su abogado y se soltó llorando de la alegría.

“Me puse súper contenta. Aunque a la vez estoy triste porque durante el tiempo que estuve encerrada en Adelanto, mi abuela materna falleció y no me dijeron nada hasta que salí”, dice.

Marines de 27 años fue liberada del Centro de Detención de Adelanto hace una semana, el 24 de abril. El mismo día que el juez le autorizó el asilo.

“Cuando el juez me concedió el asilo, me dijo que era para evitar que mi vida fuera puesta en peligro si regresaba a Venezuela”, comenta.

Marines Nava consiguió el asilo después de pasar cinco meses en el Centro de Detención de Adelanto. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Marines salió de su país el 10 de octubre por el lado de Colombia. El 30 de octubre fue detenida por los agentes de migración cuando intentó cruzar la frontera sur de Estados Unidos en San Isidro.

“Yo traté de entrar con una mica falsa”, recuerda. Fue arrestada como consecuencia y mantenida siete días en las celdas para inmigrantes conocidas como “hieleras” por sus temperaturas congelantes.

“De ahí me llevaron a un centro de detención en Arizona por seis días, y luego a Adelanto donde estuve cinco meses”, puntualiza.

Al salir se reunió con su novio Rafael Mavares, también venezolano quien lleva viviendo en Los Ángeles un par de años. También tiene un tío que salió huyendo de Venezuela.

Cuenta que durante los meses que pasó en Adelanto, vivió muchos momentos de depresión y miedo. “A pesar de la discriminación que se vive ahí y de que la comida es pésima, yo sabía que no podía volver a Venezuela. Tenía mucho miedo que me fueran a deportar. Pero me daba mucho ánimo ver la fortaleza de las madres que tienen hijos y están ahí encerradas”, dice.

Sus abogados en migración Alex Gálvez y Alex Armendáriz felicitan a Marines Nava por ganar el asilo. (Aurelia Ventura/La Opinion)

En su país, Marines estudió para contadora pública, y a partir de 2014 se hizo activista en contra del gobierno venezolano.

“En nuestro país se vive una situación muy fea. No se respetan los derechos humanos. La dictadura no acepta las opiniones diferentes. No hay condiciones para expresarse y llevar una vida digna”, dice.

Agrega que durante las manifestaciones, los Colectivos o paramilitares llegan a dispersarlos y a matar. “Uno se siente con mucha impotencia, rabia y reprimido”, externa.

Marines dice que cuando empezó a recibir amenazas de extorsión en el mini súper que ella y una amiga tenían juntas, y se dieron cuenta que no tenían otra opción más que cerrar el negocio, decidió salir de Venezuela. Su novio y su tío ya estaban en Estados Unidos, y eso le dio fuerzas.

“Tuve que dejar a mi mamá. Eso me dolió mucho en la situación que se encuentra el país. A veces pasan días sin electricidad”, platica.

Al preguntarle sobre un nuevo informe del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) que responsabiliza a Estados Unidos de la muerte de más de 40,000 personas en Venezuela, y la reducción de alimentos y medicinas, Marines y su novio Rafael le restaron credibilidad al informe. Señalaron que son estudios auspiciados por el gobierno del presidente Maduro.

Marines Nava muestra la carta en la que le aprueban el asilo. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Es su arma de defensa. Las tierras que han expropiado las tienen paradas. Nada sirve. No invierten”, se quejaron.

Y agregaron que ellos aprueban la intervención de Estados Unidos ya que consideran que Venezuela ya está invadida por rusos, chinos y cubanos. “Los militares de alto rango son cubanos. El gobierno de Maduro no va a soltar las armas si no es la fuerza”, considera Rafael.

Señala que la realidad es que Venezuela está llena de carencias y no hay democracia. “Los niños ya no quieren ir a clases porque los maestros no van. En las manifestaciones a favor de Maduro se ve mucha gente porque los trabajadores públicos son obligados a asistir”, subraya.

Una vez en libertad, Marines dice que todo lo que anhela es tener un mejor futuro. “Quiero aprender inglés, revalidar mis estudios y ponerme a trabajar para ayudar a mi madre”.

El CEPR (*) pidió aclarar que ellos no reciben o la instituticón ha recibido dinero del gobierno de Venezuela para producir reportes de investigación a su favor. Consideraron que tales señalamientos son falsos y llevan la intención clara de difamar.

“Hemos establecido en nuestra página y, públicamente en múltiples ocasiones, que no recibimos ni hemos recibido financiamiento del gobierno de Venezuela o de cualquier gobierno extranjero. La información sobre nuestro financiamiento está disponible en nuestra página web y en documentos tributarios públicos”, indicaron.

El Centro de Investigación de Economía y Política, fue fundado en 1999 para promover la democracia en los temas sociales y económicos que afectan las vidas de las personas. Es un instituto de investigación estadounidense fundado por los investigadores y economistas Dean Baker y Mark Weisbrot.

A un paso de la residencia

El abogado en migración Alex Gálvez quien junto con el abogado en migración Alex Armendáriz llevaron el caso de Marines, afirma que en un año, ella podrá solicitar la residencia; y en tres años, la ciudadanía.

“Lo más quiero es poder traer a mi madre conmigo. Solo somos ella y yo, y mi abuela que ya falleció”, precisa la joven refugiada.

Gálvez explica que el caso de Marines fue difícil porque cuando la tuvieron bajo detención, los agentes de migración la hicieron firmar la orden de deportación.

Cuando hay una deportación, es muy difícil conseguir el asilo político. Pero al final, logramos vencer esa barrera, y ganar el asilo en base a la posición política de Marines”, detalla.

Ella duró cinco meses bajo detención porque no calificaba para el pago de una fianza, que le permitiera salir libre, y pelear su caso fuera, aclara el litigante.

Marines Nava y su novio Rafael Mavares urgieron al gobierno de EEUU aprobar el TPS para los venezolanos. (Aurelia Ventura/La Opinion)

TPS para los venezolanos

Rafael Mavares afirma que los venezolanos que han dejado Venezuela por persecución política o por las condiciones que se viven por su país, están esperando que el gobierno de Estados Unidos apruebe el Estatus de Protección Temporal (TPS) para ellos.“Esperamos más apoyo del gobierno de Estados Unidos para quienes nos hemos visto obligados a salir”, enfatiza.

En enero, el congresista republicano Mario Díaz-Balart y el congresista demócrata Darren Soto presentaron el Acta del TPS para Venezuela 2019, una propuesta legislativa que permitiría a los venezolanos que viven en Estados Unidos y que han huido de la represión y una economía colapsada en su país, calificar para ser protegidos por el TPS y obtener un permiso de trabajo.

El congresista Soto dijo que si hay un país que merece que la Casa Blanca le apruebe el TPS, debe ser Venezuela porque esto fortalecería las sanciones que ya se han puesto a ese país.

Un reporte revelado en noviembre del año pasado, por parte de la agencia de refugiados UNHCR, puso en evidencia que el número de refugiados e inmigrantes de Venezuela a nivel mundial ha alcanzado los tres millones.

 

* Para leer el reporte completo del CEPR puede visitar el enlace: Economic Sanctions as Collective Punishment: The Case of Venezuela