La guerra en México que enfrenta AMLO: descuartizados o con el tiro de gracia

El presidente habla poco del narcotráfico, pero los cárteles enfrentan sus batallas
La guerra en México que enfrenta AMLO: descuartizados o con el tiro de gracia
AMLO afirma que se "terminó" la guerra contra el narco.
Foto: Getty Images / EFE

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador afirma que la “guerra contra el narco” no funciona, además de que su Gobierno ahora asegura que los cárteles de la droga no están involucrados en el robo de combustible, un hecho conocido como huachicoleo.

Sin embargo, en los territorios donde el mandatario mexicano ha ordenado intensificar la lucha contra el robo de hidrocarburos de Pemex se han desatados cruentas batallas que han derivado en la aparición de cuerpos descuartizados o con el tiro de gracias… o ambos en el peor de los casos.

Un reporte del portal La Silla Rota destaca los hechos en comunidades de Hidalgo, una de las endidades donde el problema del huachicol creció desde las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, hasta salirse de control con el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

En Hidalgo, colindante con el Estado de México, se reporta el hallazgo de restos humanos en bolsas, descuarizados, como en Tepeji del Río, pero también casos en Tezontepec, Tlaxcoapan y Atotonilco de Tula.

En el primer trimestre de 2019, en la región también aumentaron los homicidios dolosos, así como la extorsión, narcomenudeo y robo, en comparación con el mismo periodo de 2018, según el registro histórico de incidencia delictiva.

El Gobierno federal había indicado que Los Zetas eran los principales involucrador en el robo de huachicol, pero ahora afirma que son grupos locales.

La guerra que el presidente López Obrador niega también se desarrolla en Guanajuato, donde está el llamado “Triángulo del Huachicol”, territorio dominado por el Cártel de la Rosa de Lima, liderado por José Antonio Yepez Ortíz, alias “El Marro”, pero que también pelea el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

Los cárteles tiene varios propósitos con el robo de combustible: lo venden a gasolineras, lo utilizan para sus propios autos y fabrican drogas, como metanfetaminas.

En Guanajuato y sus alrededores, los enfrentamientos armados continúan.