Gimnasta con síndrome de Down se convierte en súper modelo

La historia de Chelsea animará a otras personas a seguir su ejemplo y a trabajar muy duro para conseguir sus sueños

Chelsea Werner, de Danville, California, nació con síndrome de Down. Es el defecto cromosómico más común que afecta el desarrollo fisiológico e intelectual.

Werner comenzó a practicar gimnasia a los 4 años. Esta era una manera de fortalecer sus músculos. Con los años y la práctica, resultó ser una gimnasta impresionante e incluso ganó cuatro campeonatos olímpicos.

We Speak es una agencia internacional de moda que anima a las personas a amarse a sí mismas y disfrutar de su vida tal y como son. La agencia reclutó a Chelsea como modelo.

Chelsea opina que las personas con síndrome de Down están infravaloradas y que pocas veces se ven representadas en áreas artísticas o culturales, como la moda.

Por eso, escribió un correo a Aplus.com, explicando su posición y cómo se siente. Chelsea cree que la mayoría de las personas ni siquiera somos conscientes de las capacidades de personas con síndrome de Down, como ella.

Las personas con esta condición cromosómica son capaces de superar muchos obstáculos,  como bien ha demostrado la propia Chelsea, que ganó el campeonato de Olimpiadas Especiales de Estados Unidos en gimnasia cuatro veces, y ganó el título de Campeón del Mundo dos veces.

Como ella misma dice, la gimnasia ha sido parte de su vida, le ayudó a ser disciplinada y a trabajar duro. Gracias a la gimnasia, Chelsea tiene la confianza que necesitaba en su vida.

Gracias a eso nunca se desanimó en el camino a su nuevo sueño: ser modelo. Pero cada vez que llenaba una solicitud para unirse a una agencia de moda, era rechazada. El mundo de la moda no acepta personas con síndrome de Down. Chelsea no se dio por vencida y sus padres la apoyaron durante todo el proceso. Los rechazos iniciales fueron una motivación para ella.

Finalmente, Chelsea fue descubierta en las redes sociales por los scouts de modelos de WeSpeak. Pronto se hizo popular y adquirió el respeto que se merecía.

La CEO y fundadora de We Speak, Briauna Mariah, dice que nunca dudó del futuro éxito de Chelsea en el mundo de la moda. Ella vio el potencial de Chelsea para triunfar en la industria y no dudó en acercarse a ella. Todas las personas necesitan sentirse representadas en la industria.

La gente aceptó a Chelsea y sus fans la reconocieron y admiraron a nivel mundial en las redes sociales. La joven modelo espera que su éxito inspire a otros y les ayude a aceptarse a sí mismos.

Chelsea espera que la gente vea que no tiene miedo de vivir su sueño. Su misión es inspirar a otros como ella, animándolos a ser audaces y listos para cambiar los conceptos erróneos y obsoletos relacionados con las personas con discapacidades.

Las personas con síndrome de Down merecen un trabajo y todo el respeto en este mundo. Quizás esta historia les abra los ojos y acepte su belleza única.