¡Milagro! Rescatan a un niño de dos años tras tres días solo al intemperie, ¿sin agua ni comida? (VIDEO)

El misterio de cómo el pequeño sobrevivió 67 horas aún no se ha resuelto. El médico que lo atendió cuestiona que hubiera estado completamente solo
¡Milagro! Rescatan a un niño de dos años tras tres días solo al intemperie, ¿sin agua ni comida? (VIDEO)
Encontraron a Kenneth en un colina, a 500 metros de su casa.
Foto: Twitter

Kenneth Neil Howard, de 2 años,salió el domingo por la tarde a jugar al jardín de su casa en el condado de Magoffin, Kentucky. Cuando su padre salió a buscarlo, el pequeño ya no estaba.

Padre y madre empezaron a buscar al bebé por los alrededores de la casa, por el jardín y por el frondoso bosque que rodea el lugar. Al fracasar en su intento, la pareja llamó a la policía pensando en un posible secuestro.

El operativo de la policía cubría media milla (800 metros) a la redonda desde la casa de Kenneth. Pero el despliegue durante tres días de la cuadrilla de agentes, los caballos, los drones, los sabuesos, los todoterrenos y los helicópteros no fueron suficiente para dar con el niño. El rasteo pie a pie del equipo resultó infructuoso.

Brent Handshoe, el jefe del Departamento de Bomberos del Sur de Magoffin, dijo a la televisora WYMT que “no quería darme por vencido”. “Cada vez que sentía que me estaba helando -afirmó Handshoy-, me venía a la cabeza la imagen del bebé y me venían las lágrimas a los ojos”.

Dada la edad de Kenneth, y a pesar de que habían transcurrido tres días, las autoridades no creían posible que el pequeño hubiera recorrido una gran distancia. Aún así, el equipo de rescate aumentó el radio de búsqueda desde la casa de la familia.

En una entrevista -también a la cadena WYMT- el padre de Kenneth, dijo entre lágrimas que no podía dormir ni comer por la angustia que le suponía la desapariación de su hijo. “Solo quiero que que vuelva a casa sano y salvo” – dijo el hombre, que ofreció una recompensa de 5,000 dólares a quien diera información sobre el paradero del pequeño Howard.

Durante una reunión organizativa de una división del Departamento de Bomberos de Prestonsburg, uno de los miembros del equipo advirtió un ruido. Tras hacerse el silencio -dijo Michael Brown, jefe de la unidad, al programa Good Morning Americatodos escucharon el llanto de un bebé. En ese momento, empezaron a gritar el nombre del niño y él, “de a ratos nos regalaba un llanto, que nosotros intentábamos descubrir de dónde venía” – añadió Brown.

“Le escuchamos tres o cuatro veces más, nos dividimos y dos miembros del equipo subieron la colina y lo encontraron. Estaba sentado en la parte superior de un pequeño llano”, zanjó el oficial.

Kenneth estaba a 500 metros de su casa, cerca de unas antiguas minas. El menor presentaba síntomas de deshidratación pero los bomberos no se explicaban cómo habría podido sobrevivir tanto tiempo al frío y al hambre.

En el hospital Cabell Huntington (Virginia Occidental), al que fue trasladado Kenneth, uno de los médicos que lo atendió dijo que el niño había comido galletas con forma de animales y había bebido un jugo de manzana. El doctor no especificó cuándo el menor había ingerido los alimentos pero sí confirmó que estaba estable y que su vida no corría peligro.