Viajó a Chicago a visitar a su novia pero algo en su celular lo convirtió en sospechoso. No podrá volver a EEUU

Antes de ser deportado, el joven británico Isaac Roblett estuvo 24 horas detenido en "el peor lugar" que ha visto en su vida
Viajó a Chicago a visitar a su novia pero algo en su celular lo convirtió en sospechoso. No podrá volver a EEUU
Isaac aseguró haber "ahorrado mucho" para venir a ver a su novia.
Foto: Instagram Isaac Roblett

Un simple mensaje en su celular fue suficiente para que “La Migra” negara la entrada al país al británico Isaac Roblett. A su llegada al aeropuerto de Chicago, donde lo esperaba su novia, los agentes federales detuvieron al joven de 24 años a pesar de que había volado con la documentación de turista requerida.

Roblett tenía en vigor su ESTA, un documento que permite a ciudadanos de algunos países permanecer de turimo en Estados Unidos hasta tres meses y sin visa. Cuando en Inmigración le preguntaron cómo iba a pagar su estancia en el país, el británico contestó: “Trabajo en Reino Unido, he ahorrado mucho dinero para venir y ver a mi novia. Vamos a hacer un viaje por carretera y he ahorrado lo suficiente” -dijo el muchacho al medio Triangle News.

Isaac conoció a su novia Camila Iglesia, 23, a través de Tinder cuando ella estudiaba teatro en una escuela de Kent, Reino Unido. Pero, tras el curso, Iglesia, residente en Miami, volvió a Estados Unidos y se fue a estudiar a Chicago.

Sin embargo, los oficiales no se creyeron las palabras del hombre. Por ello, le confiscaron su teléfono y se lo llevaron a un cuarto de control. Fue ahí donde leyeron los mensajes que Roblett intercambiaba con su pareja y que fueron suficientes para que los agentes ordenaran su deportación y le prohibieran volver a entrar al país:

“En lo que respecta a Malta, no voy a viajar sin ti. Son literalmente dos días. No quiero volver a irme de viaje sin ti. En cuanto a los mensajes de buenas noches, también me gustaría. Por eso me molestó tus buenas noches, porque también me gustaría lo mismo de ti”, decía el mensaje que Roblett le había escrito hacía un mes a Camila Iglesia a través la aplicación de Whatsapp.

“En cuanto a romper, no sé que te he hecho para que pienses así, y creo que te olvidas de que en un mes me mudaré para estar contigo. Creo que te olvidas muchas cosas. Nunca te ignoraría intencionadamente y no quiero romper. Perdona si te hice sentir así”, terminaba el mensaje.

Y esa era la prueba que “la Migra” esperaba. Según el propio Roblett, los agentes dijeron que “esa era una prueba suficiente para no dejarme entrar”.

Tras el interrogatorio, tampoco dejaron que Isaac viera a Camila, que estuvo 15 horas esperando en el aeropuerto. Los oficiales trasladaron al joven a una celda estrecha con cuatro personas más. El joven aseguró a los medios que aquello “fue lo peor que has visto en tu vida. El baño era, literalmente, un agujero en el suelo”. En las 24 horas en las que estuvo preso, Isaac no pudo ducharse ni comer.

Al día siguiente, los agentes federales acompañaron a un Roblett esposado hasta su asiento del avión. El joven tiene ahora prohibida la entrada a Estados Unidos, a pesar de que ya había viajado al país en dos ocasiones anteriores.

En un comunicado, la Oficina de Relaciones Exteriores y del Commonwealth dijeron que sus expertos están estudiando lo ocurrido. De momento, Roblett ha contado su historia a la prensa para que todos el mundo sepan que el sistema migratorio estadounidense revisa los teléfonos de los turistas.