ICE arresta a inmigrante sin importar que fuera beneficiaria de DACA

La inmigrante colombiana se dirigía a la escuela de su hija de cinco años cuando fue capturada por ICE

Paula Hincapié-Rendón, una inmigrante colombiana que llegó al país en el 2015, vivió una auténtica pesadilla delante de su hija de cinco años: fue arrestada por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) cuando se dirigía a la escuela de la menor.

Un auto negro y sin identificación se le acercó y le pidieron que se bajara del suyo. Ella les pidió que le dijeran quiénes eran, pero no hubo respuesta hasta su cuarta intervención. “Tienes una orden de deportación y te vamos a llevar a un centro”, dijo uno de los hombres.

Esa mañana del pasado 8 de mayo, Hincapié, quien es una beneficiaria del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), no supo cómo reaccionar y solo pidió que la dejaran regresar a su hija a casa para que se quedara con sus padres.

Según reporta Chicago SunTimes, los agentes le permitieron regresar a casa, pero Hincapié no manejaba su auto de la manera habitual. Ahora iba esposada delante de su hija y era vigilada por los agentes que la siguieron.

Mi hija lloraba muy fuerte en el asiento trasero, estaba asustada, confundida”, relató.

Hincapié y sus padres habían huido de Colombia en el 2004 después de que su madre hubiera sido amenazada por guerrilleros rebeldes que querían reclutar a jóvenes en la escuela que ella dirigía, en Pereira, ante su negativa de ser cómplice.

Aunque las solicitudes de asilo de la familia fueron denegadas en el 2009 y se ordenó su deportación, su padre ha trabajado en la construcción y su madre se convirtió en ministra de una iglesia luterana de Racine, en Wisconsin.

Su estatus no había sido de gran importancia puesto que durante la era de Barack Obama el mandatario había indicado que casos como este no fueran priorizados por ICE incluso si existía una orden de remoción definitiva. Sin embargo, todo cambió con Trump: las políticas se endurecieron, las cifras de detenciones y deportaciones aumentaron notablemente y se prohibió cualquier nueva aplicación para DACA.

Una vez que Hincapié llegó a su casa, los agentes también arrestaron a su padre Carlos y posteriormente hicieron lo mismo con su madre Betty, quien iba a comenzar un doctorado en junio en la Escuela Luterana de Teología de Chicago. Los oficiales también arrestaron a un primo que se estaba quedando en la casa.

Todos fueron transportados hacia un centro de detenión de ICE. Hincapié fue liberada esa misma tarde bajo una orden de supervisión, pero los demás aún continúan presos y con una deportación a Colombia.

Siento que me utilizaron como una excusa para conseguir a mi familia. Me engañaron”, aseguró Hincapié, quien encontró su casa prácticamente saboteada tras regresar de su detención.

Se llevaron todo: televisores, anillos de matrimonio de mis padres, dinero, herramientas de mi padre. Se llevaron muchas cosas”, agregó. Una demanda policial está en curso, pero aún no hay ningún dato sobre los culpables.

Cuando su abogado Christopher Elmore preguntó en una audiencia cuál había sido el motivo del arresto, un agente le aseguró que “el oficial de arresto usó su discreción para arrestarla, y que él estaba usando su discreción para liberarla”.

Cifras publicadas por ICE en marzo revelan que el 36.5% de los inmigrantes detenidos en diciembre del 2018 no tenían antecedentes penales. Hasta este lunes, una cifra récord de 52,400 inmigrantes esperaba en las instalaciones de la agencia.

Hincapié está agradecida de no ser deportada, pero tienen miedo sobre su futuro.

“Estoy trabajando a tiempo completo ahora en Home Depot, lo cual es bueno, pero me gustaría tener a alguien que pudiera cuidar de mi hija para poder trabajar más. Estoy realmente abrumada. Esta será la primera vez que estoy sola. Siempre hemos estado juntos, como familia”, concluyó.

Por Geysell Cisneros

Dale click a la estrella de Google News y síguenos