Trabajadores se lanzan contra el hospital Kaiser Permanente

No descartan irse a la huelga si la patronal les reduce sus beneficios, automatizan los empleos y los llevan a otros estados
Trabajadores se lanzan contra el hospital Kaiser Permanente
Los empleados protestaron en el inmueble de Kaiser Permanente ubicado en Sunset, LA. / (Jorge Macías)
Foto: Jorge Macías /Impremedia

Centenares de trabajadores del Centro Médico Kaiser Permanente de Los Ángeles (LAMC), y en otros 32 sitios en California, salieron a manifestarse en contra de los presuntos intentos de la patronal por reemplazar a miles de ellos llevando sus posiciones a otros estados.

Los manifestantes no descartaron la idea de declararse en huelga si no se respetan sus condiciones laborales.

“Kaiser, Kaiser, no te puedes esconder. Podemos ver tu lado codicioso”, y “Kaiser pone las ganancias por encima de los pacientes”, gritaron los manifestantes frente al edificio de LAMC, en la acera del bulevar Sunset, en Hollywood.

Para decenas de miles de trabajadores, en septiembre de 2018 venció uno de los dos contratos que agrupa a 55,000 miembros del SEIU-United Healthcare Workers West, el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, SEIU 1199 y el Sindicato Internacional de Empleados de Oficina y Profesionales (OPEIU). El único contrato que aun los ampara vence el 31 de octubre de 2019 y no se ha renovado.

Oscar Gaspar dijo temer que su puesto de trabajo desaparezca y con ello su empleo. / (Jorge Macías)

“Tenemos una petición de aumento de salario, pero queremos que nuestros copagos y beneficios no cambien; que no nos reemplacen con tecnología ni que traigan gente al trabajo que no tiene experiencia”, dijo Ilda Luna, quien forma parte de la mesa sindical de negociación.

Luna expresó que en peligro de perder sus empleos se encuentran unos 8,000 a 10,000 trabajadores de los centros médicos de Kaiser Permanente, ubicados en Woodland Hills y Baldwin Park. Supuestamente el centro de citas sería uno de los departamentos que desaparecería y se reubicaría en Georgia.

“Esos son los tres hospitales más lucrativos de Kaiser Permanente”, dijo. “En el primer trimestre de 2019 reportaron ganancias de 2,300 millones dólares, pero la realidad es que nosotros no queremos nada que no merezcamos”.

Las manifestaciones son parte de las 33 protestas planeadas en todo un mes en el estado de California. / (Jorge Macías)

Asimismo, destacó que no han descartado la posibilidad de que las manifestaciones públicas escalen a otro nivel, hasta la declaración de una probable huelga., “si las cosas no terminan como habrían de terminar”.

“Hace 21 años Kaiser estaba en mala situación económica y con nuestro trabajo ayudamos a que tuviera miles de millones en ahorros”, comentó Oscar Gaspar, empleado del centro de llamadas, y cuya posición es una de las que podrían desaparecer si se automatiza el trabajo. “Está bien que les paguen millones a los ejecutivos, pero que no se olviden de quienes hacemos el trabajo”.

Las críticas a la patronal, por parte de los empleados se centran, además, en que Kaiser “se ha alejado de sus orígenes como un proveedor de salud basado en la comunidad”.

Adriana Barragán, quien llegó con su hija y nieta, dijo que tenía miedo de que su empleo sea eliminado en California y creado en otro estado. / (Jorge Macías)

De hecho, los manifestantes informaron que el consorcio integrado de atención administrada de salud tuvo ganancias de $ 3,200 millones en el primer trimestre de 2019, además de los $ 6,500 millones que reportó en los dos años anteriores y tiene una reserva de $ 3,500 millones, más que los presupuestos de la ciudad de Los Ángeles, San Francisco, Oakland, Sacramento, San Diego y San José combinados.

Señalaron que a 36 de sus ejecutivos se les paga más de $ 1 millón al año, liderado por el director ejecutivo, Bernard Tyson, con $ 16 millones.

“Yo tengo miedo de que mi trabajo lo manden a otro estado”, dijo Adriana Barragán, de la oficina de colecciones. “También quieren desaparecer el centro de distribución de rastreo y hacer los envíos a través de UPS”.

Por su parte, María Casillas, asistente de médica con cinco años de experiencia en Kaiser Permanente LAMC declaró a La Opinión que está “preocupada” porque se reduzcan o desaparezcan sus beneficios laborales.

Estas son las instalaciones de Kaiser Permanente en la avenida Sunset, donde los empleados salieron a manifestarse. / (Jorge Macías)

“Kaiser ya no quiere pagar por nuestro seguro dental, de salud y de la visión”, dijo. “Quieren quitarnos un 20% de esos beneficios y, si lo quitan para mí y mis hijas sería muy difícil porque nuestra economía se vendría abajo”.

Ambas partes de la negociación contractual se reunirán la próxima semana en un hotel de Los Ángeles.

La postura de Kaiser Permanente

En una declaración por escrito, John Nelson, Vicepresidente de Comunicaciones, indicó que “Kaiser Permanente ha sido notificado por los líderes de SEIU-UHW de que el sindicato planea realizar manifestaciones informativas en varias de nuestras oficinas y centros médicos de California durante mayo de 2019.

Es importante que nuestros miembros y pacientes sepan que las manifestaciones informativas no son una huelga y no afectará nuestra prestación de atención u operaciones. Mientras esta unión está organizando piquetes, los médicos y empleados de Kaiser Permanente se mantendrán enfocados en el importante trabajo de brindar atención de alta calidad y asequible a nuestros miembros y mejorar la salud de las comunidades a las que servimos”.

La respuesta añade que Kaiser Permanente comenzó a negociar con la Coalición de Sindicatos de Kaiser Permanente a mediados de abril.

“Creemos que al trabajar juntos en asociación con los sindicatos que representan a nuestros empleados, continuaremos logrando los mejores resultados para nuestros miembros, pacientes y las comunidades que dependen de Kaiser Permanente para brindar atención médica de alta calidad y asequible, y ayuda para mantener a Kaiser Permanente un gran lugar para trabajar para todos. Reiteramos nuestro compromiso de negociar de buena fe y nuestro compromiso de alcanzar acuerdos justos y equitativos que brinden a nuestros empleados beneficios y salarios excelentes y competitivos en el mercado.

Del mismo modo, Nelson escribió que “nos decepciona que algunos líderes sindicales hayan optado por hacer alegatos falsos y adoptar un enfoque adverso y destructivo como parte de su estrategia de negociación”.