Esfuerzo DACA: joven inmigrante se gradúa como doctora en educación

Iliana Pérez agrega su nombre a solo el 4% de profesionales con doctorado en educación que son latinos en Estados Unidos
Esfuerzo DACA: joven inmigrante se gradúa como doctora en educación
Iliana Pérez, beneficiaria de DACA obtiene su doctorado en educación en la Universidad Claremont gracias a una beca de la propia institución. (Foto suministrada).
Foto: Foto suministrada / Foto suministrada

Iliana Guadalupe Pérez, una joven que llegó indocumentada a los ocho años a los Estados Unidos, alcanzó su sueño esta primavera al graduarse como doctora en educación por la Universidad de Posgrado Claremont (Claremont Graduate University).

Lo consiguió con el apoyo de una beca especial que la universidad otorgó a cuatro jóvenes indocumentadas, entre ellas Iliana hace siete años.

Después de todo, ¡sí se pudo! Con un doctorado se me abren más oportunidades aquí y en cualquier parte del mundo”, afirma muy contenta Iliana, beneficiara de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Convertida en la doctora Pérez a sus 31 años de edad, iliana trabaja como directora de investigación y emprendimiento para Immigrants Rising, una organización con sede en San Francisco que apoya a los jóvenes indocumentados para que se vuelvan emprendedores.

Su dedicación y esfuerzo llevaron a Iliana Guadalupe Pérez a graduarse como doctora en educación por la Universidad de Posgrado Claremont. (foto suministrada)

La joven llegó a los Estados Unidos en 1995 de la mano de sus padres Sixto y Guadalupe Pérez, y su hermano menor Luis. Vinieron a vivir a la ciudad de Turlock en el Valle Central.

Esta mexicana originaria del estado de  Hidalgo, en el centro de México, sabía que quería estudiar, pero también que no sería fácil.

“Estudié matemáticas en Fresno State University cuando todavía no pasaban el DACA ni había apoyo financiero”, recuerda. Sin embargo, su dedicación y buenas calificaciones la mantenían siempre entre los estudiantes más sobresalientes, lo que la hizo ganar una beca privada universitaria que otorga la familia Smittcamp, fundadora del Smittcamp Family Honors College, y que se entrega a estudiantes que califican sin importar su estatus migratorio. La beca cubrió las colegiaturas universitarias.

No tener documentos nunca fue algo que a Iliana la hiciera dudar sobre si debía ir a la universidad y hacer estudios de posgrado.

Iliana Guadalupe Pérez consigue graduarse como doctora en educación. (foto suministrada).

“Parte de la razón para ir a la universidad y sacar una licenciatura, una maestría y un doctorado, fue que me di cuenta que entre más educación, estaría más preparada por si una reforma migratoria se aprobaba”, dice. Además si no podía trabajar para un empleo establecido, siempre tendría la opción de ganarse la vida como contratista, de manera independiente.

Cuando se graduó de matemáticas, Iliana solicitó su ingreso a la Universidad de Posgrado Claremont para estudiar una maestría en economía, y más tarde el doctorado en educación. Consiguió ser exentada del pago de colegiaturas y otros gastos educativos por 60,000 dólares anuales a través de la beca 21st Century Civil Rights Fellowship.

Por primera vez en su historia, la Universidad privada Claremont, ubicada en la ciudad que lleva el mismo nombre, entre 2011 y 2012, becó a cuatro estudiantes indocumentadas latinas para cursar el posgrado. Junto con Iliana, fueron becadas para estudios de posgrado Nancy Guarneros, Jessica Valenzuela y Gloria Montiel.

Iliana se considera muy afortunada por las becas que recibió para su educación, pero eso, reconoce, la obligaba a hacer un esfuerzo doble para no hacer quedar mal a la gente que la apoyaba.

“Fue una de las primeras a quienes le dieron esta beca. No podía desaprovecharla”, dice.

Iliana Guadalupe Pérez al lado de sus orgullosos padres Sixto y Guadalupe Pérez. (foto suministrada)

Aunque no siempre la tuvo fácil. “Toqué bastantes puertas financieras. Hice muchas solicitudes, pero por no tener papeles no se me abrían”, recuerda.

Desde que Iliana vivía en México, sus padres le inculcaron el amor al estudio. “Aunque mi mamá es muy estricta, siempre estuvo ahí echándome porras. Ella y mi papá me apoyaron lo más que pudieron. Ahora están súper contentos”, cuenta.

La doctora Pérez dice que a pesar de que el DACA ya no existe, los jóvenes indocumentados en California tienen muchos apoyos para ir a la universidad. “Casi está completamente pagada. Yo les digo que aprovechen las leyes que existen para prepararse, porque con una educación se abren más oportunidades en cualquier país”.

La joven profesional agrega que justamente su trabajo en la organización Immigrants Rising, tienen que ver con motivar y dar herramientas a los muchachos para ser emprendedores y ganarse la vida aún sin tener un permiso de trabajo. “Es más fácil cuando tienes una carrera universitaria o una licencia profesional”.

Iliana Guadalupe Pérez, junto a su hermano menor Luis Pérez, graduado de Fresno State University. (Foto suministrada).

En lo personal, dice que con el doctorado, sus ingresos son más altos comparados cuando solo tenía la universidad.

Y confía que uno de sus sueños, es enseñar matemáticas y economía a nivel del colegio comunitario.

“Siento que es muy importante que haya mujeres e inmigrantes enseñando en los colegios y universidades”, expresa.

Iliana es la primera de toda su familia en obtener un doctorado. Su hermano menor también es beneficiario de DACA y estudió diseño gráfico en Fresno State University.

Lamenta que la Universidad de Claremont haya cerrado la beca para que los estudiantes indocumentados y DACA puedan hacer un posgrado sin costo alguno. “Sin ese apoyo es muy difícil, ya que no podemos recibir préstamos para pagar la colegiatura”, indica.

Iliana sostiene que su mayor anhelo es abrir puertas para que más jóvenes indocumentados tengan la oportunidad de educarse y hacer estudios de posgrado.

Iliana Guadalupe Pérez al lado de sus profesores William Pérez y Lucrecia Santibañez de la Universidad de Posgrado de Claremont. (foto suministrada)

Claremont Graduate University se convirtió en 2012 en la primera universidad privada del país en dar becas a estudiantes indocumentados para el doctorado. El profesor William Pérez, un investigador estudioso en el tema de las personas sin papeles, fue quien promovió las becas de doctorado para cuatro estudiantes indocumentadas. Así se beneficiaron Iliana Guadalupe Pérez, Itzel Montiel, Jessica Valenzuela y Nancy Guarneros.

Las becas fueron dadas entre 2011 y 2012, antes de que se anunciara la iniciativa de DACA. Las cuatro estudiantes se convirtieron en beneficiarias del DACA una vez que entró en vigor dicho alivio migratorio.

Según un reporte de 2015 del grupo Excelencia en Educación con sede en Washington, solo el 5% de los que obtuvieron el doctorado en 2011-12 eran latinos; en tanto que el 4% de los maestros en educación superior son latinos, pero la mayoría no son de tiempo completo.