Brutal paliza a azafata de línea aérea

Las víctimas de la agresión declaran estar hartas de sentirse objetos sexuales y de estar indefensas ante situaciones de este tipo
Brutal paliza a azafata de línea aérea
Pareja de chicas agredidas en un autobús de Londres.
Foto: Facebook Geymonat

Una azafata de la línea aérea Ryanair y su pareja sufrieron una brutal agresión en un autobús de Londres por parte de un grupo de desconocidos.

La pareja, después de tomar una cerverza en

Melania Geymonat, de 28 años, y su pareja subieron a un autobús nocturno para regresar a su casa en el centro de Londres, después de haber tomado una cerveza en pub. Estaba siendo una noche normal, hasta que un grupo de hombres se les acercó y comenzó a insultarlas. Después comenzaron a golpearlas y les robaron sus pertenencias.

La joven, de origen uruguayo, decidió hacer su historia pública y en redes sociales compartió una imagen a modo de denuncia de la agresión. Aprovechó para contar con detalle lo que les sucedió.

“Debimos besarnos o abrazamos y unos hombres se sentaron detrás de nosotras. Eran al menos cuatro, todos jóvenes. Uno hablaba español y los otros tenían acento británico. Empezaron a llamarnos lesbianas, hacían alusión a posiciones sexuales y pedían que nos besáramos para su deleite como si fuéramos un espectáculo y ellos la tribuna a entretener. En el piso de arriba sólo estábamos ellos y nosotras”, explica en su perfil de Facebook.

Geymonat pensó que podría calmar la situación. “Creí que podía mediar y que la situación pasaría como un desagradable momento que usualmente debemos soportar como mujeres y homosexuales. Pensé que se calmarían”, continúa relatando.

Pero no fue así. Su pareja intentó entonces otra estrategia: hacerse la enferma para que las dejaran en paz. Tampoco sirvió. “Siguieron acosándonos, nos tiraban monedas cada vez más entusiasmados”.

Lo siguiente que recuerda Geymonat es ver cómo estaban golpeando a su novia. “La vi llena de sangre e intenté sacarla de en medio. Pero me partieron la nariz y ya sólo pude ver mi propia sangre. No sé si perdí el conocimiento. Lo siguiente que recuerdo fue ver el bus, que ya estaba parado, lleno de sangre y a la policía tomándonos declaración”.

Los agentes están investigando las cámaras de seguridad para tratar de localizar a los agresores.

La paliza que recibió le ha dejado a la joven varias heridas en el rostro, mientras que su pareja se recupera de una leve fractura en la mandíbula.