Heredera de Seagram’s aportó $14.3 millones para defensa de acusados por esclavas sexuales en Nueva York

La dama millonaria está a la espera de ser sentenciada, tras declararse culpable en abril
Heredera de Seagram’s aportó $14.3 millones para defensa de acusados por esclavas sexuales en Nueva York
Clare Bronfman saliendo de la corte en julio 2018
Foto: captura cbs news

Clare Bronfman, heredera del imperio licorero Seagram’s, aportó más de $14 millones de dólares para financiar la defensa de los acusados, incluyendo ella misma, el líder Keith Raniere y la actriz Allison Mack, en el caso de la secta sexual Nxivm, señalada de tráfico y esclavitud en las afueras de Albany, capital de Nueva York.

Todos los acusados, excepto Raniere (58), se han declarado culpables y están a la espera de la sentencia, en libertad bajo fianza.

Richard Guerci, testigo de la fiscalía y experto del IRS, declaró ayer que Bronfman había depositado más de $14.3 millones de dólares en un fideicomiso irrevocable para cubrir facturas legales para ella y otros acusados, informó New York Post.

La semana pasada, el fiscal Mark Lesko dijo al tribunal que la suma no se había depositado de una vez, sino en seis o siete pagos, sin detallar las cantidades.

Bronfman (40) era considerada la directora de operaciones de la organización Nxvim, junto con su fundador, Raniere, y Mack, actriz de la serie de televisión “Smallville”.

La heredera neoyorquina se declaró culpable en abril de conspiración para ocultar y albergar a un extranjero ilegal con fines de lucro, entre otros cargos.

Guerci reveló que el fideicomiso tuvo otro donante además de Bronfman: Jack Levy, también antiguo miembro de alto rango de Nxivm, donó $1,030 dólares.

Raniere ha negado todos los cargos presentados contra él. Está acusado de dirigir un grupo secreto de esclavas que fueron maltratadas, expuestas a torturas, hambre y tener sexo sólo con él.

Según los fiscales, en 2015 Raniere formó una sociedad secreta dentro de Nxivm llamada “DOS”, acrónimo en latín para “Amo de las compañeras obedientes”, donde él era el único hombre y líder. La secta operaba con los rangos de “maestros” y “esclavas”.

Todo salió a la luz cuando una “esclava” desertó en 2017 y la historia fue reseñada por The New York Times. Raniere huyó del país poco después de esa publicación.

Hoy es el único de los acusados que se mantiene detenido, tras ser arrestado en México y deportado a Nueva York en marzo de 2018. Enfrenta un mínimo de 15 años de prisión y un máximo de cadena perpetua.