La banda de “Las Pelonas” estaría detrás del secuestro y asesinato de Norberto Ronquillo

Las autoridades investigan fallas en los protocolos de los agentes antisecuestros
La banda de “Las Pelonas” estaría detrás del secuestro y asesinato de Norberto Ronquillo
Dan el último adiós a Norberto Ronquillo
Foto: Twitter

MÉXICO – Las autoridades de la Ciudad de México investigan la posible implicación de la banda de “Las Pelonas” en el secuestro y asesinato de Norberto Ronquillo, joven universitario hallado muerto en un paraje al sur de la Ciudad de México.

Indican que “Las Pelonas” operan desde el 2015 en la Ciudad de México y la banda está dedicada al secuestro de alumnos de preparatoria y universidad.

Aunque hasta le momento no se ha dado más detalles al respecto.

La fiscalía de la Ciudad de México reconoció que hubo deficiencias en el caso del secuestro de Norberto Ronquillo.

Indicó que pese a que la familia de Norberto Ronquillo solicitó a la Procuraduría de Justicia no intervenir y después acudió a ratificar la denuncia por el secuestro del estudiante, las autoridades tuvieron deficiencias en la atención que brindaron.

Expertos en temas de seguridad coincidieron en que el personal de la PGJ no se ganó la confianza de los parientes de la víctima, quien fue plagiada la noche del 4 de junio pasado, al salir de la Universidad del Pedregal, y su cuerpo fue encontrado el domingo en un paraje de Xochimilco.

“Una cosa es que pidas no intervención y otra que no les hagan caso. Si ya te dieron aviso, ¿qué tenemos qué hacer?, tenemos que orientarte, aquí hay un negociador, se hace así, contéstale, gana tiempo”, opinó Max Morales, abogado especialista en casos de secuestro.

Otro error fue el de los policías preventivos, quienes al encontrar el vehículo del estudiante contaminaron la escena, e incluso lo condujeron hasta casa de los tíos de la víctima.

“Es un descuido imperdonable lo que hicieron los policías de contaminar una escena del crimen y no haber obtenido las huellas digitales”, señaló Isabel Miranda de Wallace, presidenta de la asociación civil Alto al Secuestro.

Ambos especialistas coincidieron en que otra de las deficiencias del caso fue entregar el rescate al momento.

“Nadie les dijo que debían formar un comité de crisis, eso es una de las cosas que se aconseja cuando alguien es secuestrado y aquí permitieron que alguien en cuestión de minutos, decidiera que iba a pagar el rescate”, agregó la activista.

Los especialistas señalaron que estos son errores que no deben de tener las autoridades capitalinas, pues existe un protocolo.

“No se están siguiendo en la Ciudad de México los protocolos contra el delito de secuestro, tampoco se están usando los indicadores para medir la efectividad, tampoco los están siguiendo y tenemos una Unidad Antisecuestros con falta de capacidad humana y tecnológica para dar resultados”, abundó Wallace.

Isabel Miranda, quien en 2005 padeció el secuestro y homicidio de su hijo, lamentó que, en el caso de Ronquillo, no existan detenidos pese al sistema de videocámaras con las que cuenta el C5 y el hallazgo del cuerpo se diera por una denuncia vecinal.

“Vivimos en una Ciudad llena de cámaras y ya era para que tuviéramos ahorita detenido a alguien, cuando menos, y no tenemos a alguien detenido, espero que pronto den resultados”, concluyó.