Trump oculta información de cómo decidió incluir pregunta de ciudadanía en Censo 2020

El presidente aplica el privilegio ejecutivo ante presión del Congreso
Trump oculta información de cómo decidió incluir pregunta de ciudadanía en Censo 2020
El presidente defiende el derecho de preguntar estatus migratorio de una persona.
Foto: NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images

El presidente Donald Trump invocó el privilegio ejecutivo para impedir que el Congreso obtenga los documentos sobre cómo su Administración agregó una pregunta de ciudadanía al Censo 2020.

Esto ocurre a poco tiempo de que el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes votara una moción para recomendar que dos secretarios del gabinete sean acusados ​​de desacato al Congreso sobre el asunto.

En una carta dirigida al presidente del Comité, el representante Elijah Cummings de Maryland, el Departamento de Justicia dijo que el presidente Trump había decidido invocar sus poderes de secrecía, porque Cummings había decidido avanzar con la votación.

“En lugar de permitir al Departamento completar la producción de documentos, usted ha decidido seguir adelante con la votación prematura de desacato”, indica la carta firmada Stephen Boyd, asistente del Fiscal General.

La carta fue enviada justo cuando Cummings convocaba al panel para considerar una recomendación de desacato para el fiscal general, William Barr, y el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

Aunque Cummings suspendió la votación en el Comité durante varias horas para permitir que los legisladores revisaran la decisión del presidente Trump, dejó en claro que no tenía la intención de dar marcha atrás.

Este conflicto con el mandatario se suma a otros que el Congreso tiene abiertos, incluidas indagatorias por posible obstrucción de la justicia.

“Debemos proteger la integridad del censo, y defenderemos la autoridad del Congreso en virtud de la Constitución para llevar a cabo una supervisión significativa”, dijo Cummings, quien cuestionó: “¿Qué se está ocultando?”

El debate sobre el Censo 2020 creció cuando el secretario Ross, quien organiza el conteo ciudadano, integró la pregunta sobre ciudadanía, la cual estaría dirigida a inmigrantes, quienes evitarían participar para no revelar su estatus, incluso si es legal, lo que impactaría –según los críticos– particularmente a la comunidad hispana.

Según un informe publicado por Urban Institute afectaría a los hispanos y negros, principalmente a los primeros y en total se estima que no se contaría a unos cuatro millones de personas.

“La precisión general del conteo nacional de población en 2020 puede variar desde un conteo bajo de 0.27 por ciento en el escenario de bajo riesgo hasta un conteo de 1.22 por ciento en el escenario de alto riesgo”, indica el reporte. “Aunque estos porcentajes puedan parecer pequeños, considerando la población general de los EEUU, eso representaría entre 900,000 y más de 4 millones de personas sin contar”.

Enfocado como grupo social, las personas identificadas más afectadas serían hispanos a nivel nacional cuyo impacto podría ser del 3.68 como mínimo.

Durante una reunión con el presidente de Polonia, Andrzej Duda, el presidente Trump defendió la decisión de aplicar la necesidad de incluir la pregunta de ciudadanía en el censo de 2020, al considerar que se tiene el derecho “a preguntar si alguien es ciudadano de los Estados Unidos”.

En una reunión del Comité de Supervisión en el Capitolio, los demócratas exigieron ver cómo se tomó la decisión de incluir las pregunta, al considerar que agregada “mágicamente”.