Arrestan a ex guardia por ayudar a suicidarse a su esposa enferma de cáncer

Afirmó que ella había perdido hasta su capacidad de producir lágrimas
Arrestan a ex guardia por ayudar a suicidarse a su esposa enferma de cáncer
Kevin Conners
Foto: Connecticut State Police

Kevin G. Conners (65), un teniente retirado del Departamento de Corrección del Connecticut, fue arrestado por homicidio cuando se presentó en la policía de Westbrook.

Dijo que ayudó a que su esposa Lori (63), quien estaba sufriendo una muerte dolorosa y prolongada, se disparara. La pareja estuvo casada por 42 años.

Conners fue acusado de homicidio en segundo grado por ayudar en un suicidio. Su esposa había escrito más de 15 notas expresando su amor a su familia, su profunda convicción religiosa, y su desesperación.

Lori había intentado suicidarse una vez antes, sola, y temía que la internaran en una institución psiquiátrica, informó el diario Hartford Courant.

La noche en que murió, ella estaba acostada en la cama, debilitada. Conners dijo a la policía que accedió a ayudar porque su esposa temía no poder sostener el arma con firmeza y que su intento de suicidio fracasara otra vez.

Afirmó que ayudó a su esposa a estabilizar el arma mientras ella apretaba el gatillo. La pareja había esperado que la policía llegara a la conclusión de que Lori había actuado por su cuenta. Pero la evidencia sugiere lo contrario y Conners admitió su papel.

A Lori le habían diagnosticado el invierno anterior cáncer de ovario que se diseminó a su hígado, colon y otras partes de su abdomen. Sus médicos le dijeron a la policía que la interacción de sus tratamientos contra el cáncer con la enfermedad de Lyme resultó en dolor continuo.

Su esposo afirmó que ella había perdido su capacidad de producir lágrimas.

La legislatura estatal se ha enfrentado regularmente en los últimos años con la complejidad de una ley que permitiría a ciertos pacientes con enfermedades terminales obtener la ayuda de un médico para terminar con sus vidas, pero la pregunta nunca se ha sometido a votación.

El ex gobernador Dannel P. Malloy se opuso a la llamada legislación de ayuda a la muerte, pero el gobernador Ned Lamont dijo que apoyaría tal medida.

Los partidarios del proyecto argumentan que Connecticut debería unirse a los otros estados -Oregon, California, Colorado, Vermont, Hawaii, Washington y Nueva Jersey- que permiten la ayuda a la muerte en condiciones altamente reguladas.

Los críticos del proyecto de ley incluyen a la Iglesia Católica y algunos prominentes defensores de los derechos de los discapacitados, que temen que pudiera ser utilizada para atacar a personas vulnerables.

Busque ayuda