Misa de las Culturas reúne a cerca de 40 grupos étnicos en la Catedral de LA

Con misa y festejo, Los Ángeles celebra a sus comunidades

La imagen de la Virgen de Guadalupe es venerada por decenas de fieles. / foto: Jorge Luis Macías.
La imagen de la Virgen de Guadalupe es venerada por decenas de fieles. / foto: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinión

Con el tema “Yo soy la sierva del Señor”, en referencia a la virgen María, el arzobispo José H. Gómez, de la Arquidiócesis de Los Ángeles, celebró este sábado la décimo quinta misa anual de las culturas, donde participaron alrededor de 40 comunidades étnicas de esta metrópoli.

“Celebramos una comunión de identidad y comunidad; nosotros tenemos que ser instrumentos de unidad. Esa es nuestra visión católica”, indicó ante centenares de feligreses.

“Cada año espero esta misa porque es como una reunión familiar, con todos nuestros hermanos y hermanas de todas las nacionalidades y etnias que se unen como familia de Dios para adorar y dar gracias a nuestro Padre celestial”.

Fieles católicos de origen polaco de la Parroquia Nuestra Señora del Monte llegaron al evento.

 

Feligreses vietnamitas de la iglesia San Antonio, en el sur de San Gabriel participaron en la misa.

 

Dos mujeres católicas portan el estandarte de la Virgen María, patrona de Belice. / foto: Jorge Luis Macías.

La tradicional celebración litúrgica en la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles es una fiesta de oración, canto y expresión cultural de la riqueza del pueblo católico.

“No importa el lenguaje ni el color de la piel, somos uno mismo en el cuerpo de Cristo”, dijo Damiano Kigoye, miembro de la comunidad católica de Uganda.

“La soberanía de Dios y el amor de Cristo nos une a todos en la fe”.

Para María Guadalupe Aguilar, presidenta del Ministerio Étnico de la Arquidiócesis de Los Ángeles, ser “Sierva del Señor” representa “la disposición para hacer lo que Dios me envía a hacer”.

“Servir a la Iglesia y estar en comunión con nuestro Arzobispo y ayudarlo en su trabajo, no solo los latinos sino todo el mundo caminando juntos, como ahora que enfrentamos el problema de que quieren quitar en California el compromiso sagrado del secreto de la confesión”.

En efecto, en el estado se presentó el proyecto de ley SB 360. De aprobarse, obligaría a los sacerdotes a denunciar ante las autoridades a ciertos individuos luego de recibir información, a través del sacramento de la confesión, sobre pederastia.

La procesión de más de 40 comunidades de católicos destacó el estandarte de la Virgen de Guadalupe, venerada en México y presentada por el grupo Danza Guadalupana de Oxnard, dirigida por el zacatecano Florentino Cabrera.

“Mi padre y sus siete hijos comenzamos esta celebración de devoción a la cruz y a la Santísima Trinidad”, expresó el originario de Calera, Zacatecas, previo a la danza litúrgica de matachines frente a la imagen de la Morenita del Tepeyac.

El grupo Danza Guadalupana de Oxnard tuvo el honor de bailar para la Virgen de Guadalupe. / fotos: Jorge Luis Macías.

Una fiesta de fe

Otras comunidades portaron imágenes de la virgen de Fátima (Portugal), Czestochowa (Polonia), Luján (Argentina), la virgen del Rosario (Guatemala), de Nuestra Señora Reina de Nigeria o de la virgen de La Vang, venerada por los inmigrantes vietnamitas.

Con casi cinco millones de católicos provenientes de unos 70 países, en la arquidiócesis de Los Ángeles se celebra la eucaristía en aproximadamente 42 idiomas.

“Polonia es uno de los países de Europa central donde sigue fuerte la religión católica y pedimos a Dios por la intercesión de nuestro santo, Juan Pablo II, que el resto del mundo siga sus enseñanzas”, comentó Isabella Kovannsky Manalak a La Opinión.

“El mundo va en una dirección contraria al amor y nosotros tenemos el compromiso de llevar la palabra del evangelio a las naciones”.

Entre las nacionalidades que estuvieron representadas en la misa se encontraban: filipinos, vietnamitas, lituanos, japoneses, indonesios, chinos, nicaragüenses, hondureños, salvadoreños, costarricenses, mexicanos, italianos, beliceños, persas, franceses, Igbo-Nigerianos, coreanos, croatas, afroamericanos, portugueses y polacos, quienes vistieron atuendos típicos de sus naciones.

A la iglesia no la tocan

Aún cuando el presidente Donald Trump desistió en su amenaza de lanzar redadas masivas de inmigrantes este fin de semana, el arzobispo José H. Gómez dijo a La Opinión que la iglesia “no se toca” por parte de las autoridades del Servicio de Inmigración y Aduanas(ICE).

“Debemos tener presente siempre mucha confianza en Dios, con Dios todo lo podemos”, aseguró. “En la arquidiócesis, pedimos a todos los párrocos que compartieran con los fieles cuál sería la manera de actuar cuando se dé una [redada]”.

El arzobispo de Los Ángeles José H. Gómez en su entrada al templo. / fotos: Jorge Luis Macías.

¿Cómo mantener la calma, a pesar de que el presidente retrocedió en su amenaza?

“Debemos tener mucha confianza en Dios… Con Dios todo lo podemos”.

El prelado dijo que la misión de la iglesia católica por ser universal es la que Jesús dio para ir a todo el mundo y predicar el evangelio, lo cual quiere decir “que todos somos parte de la familia de Dios en la tierra; a veces hay divisiones y situaciones que las personas y grupos se separen, pero nuestra misión es que todos estemos unidos”.

Trump, que ha hecho de los inmigrantes su tema de ataque favorito, en aras de su campaña de reelección, anunció este sábado que postergaría por dos semanas las redadas, a la espera de que el Congreso encuentre una solución a la crisis humanitaria que se vive en la frontera con México, ante la llegada de decenas de miles de inmigrantes, en su mayoría centroamericanos.