Protestan contra redadas y muertes de inmigrantes bajo custodia

Hay temor en la comunidad por el anuncio de arrestos y deportaciones después del 4 de julio

Protestan contra redadas y muertes de inmigrantes bajo custodia
Decenas de familias de Los Ángeles escogieron el 4 de julio para protestar contra el anuncio del presidente Trump de emprender redadas masivas contra los inmigrantes. (Araceli Martínez/La Opinión).
Foto: Araceli Martínez / La Opinión

En la Placita Olvera, el mismo lugar donde en los años 30 del siglo pasado, fueron deportados hasta dos millones de mexicanos y mexicoamericanos en la época de la Gran Depresión, un numeroso grupo de angelinos, entre ellos muchos niños, pidieron al presidente Donald Trump que pare las redadas y deportaciones que planea reanudar a partir del 5 de julio.

La semana pasada, la administración Trump anunció que comenzará un operativo de redadas masivas contra inmigrantes con órdenes de deportación después del 4 de julio. Pero también protestaron contra la muerte de inmigrantes bajo custodia de Estados Unidos.

El concejal Gil Cedillo citó cifras de la organización Missing Migrants que reporta que del 1 de enero al 4 de julio, 179 inmigrantes han muerto en la frontera sur, 12 de ellos han sido niños.

“La misma voz de odio, arrogancia y bullying sin precedentes en muchas maneras, es la misma que ataca a los inmigrantes, a los musulmanes, a las mujeres, la comunidad LGBT, a todas las minorías y a los afroamericanos”, afirmó Cedillo.

Muchos menores fueron llevados por sus padres a protestar contra las políticas del presidente Trump de separar a los niños de sus familias. (Araceli Martínez/La Opinión).
Los manifestantes contra las políticas migratorias del presidente Trump llevaron todo tipo de pancartas con mensajes dedicados al presidente Trump. (Araceli Martínez/La Opinión).

Recalcó que en los 30, de la Placita Olvera, el gobierno federal y el condado enviaron a decenas de miles de personas a México, 50% de ellos, eran ciudadanos estadounidenses.

“Fue un tiempo horrible porque se llevaron a dos millones de personas a México. Hoy vemos a un hombre que quiere repetir eso cuando anuncia millones de deportaciones sin que tengamos la capacidad para hacerlo, pero lo hace con el propósito de perpetuar el odio. El FBI nos ha dicho que donde hay un discurso de odio, hay violencia. Ese odio se manifiesta en personas que les molesta que otros hablen español en público, en los centros de detención de inmigrantes y en los campos de concentración donde llevan a los niños”, recalcó.

“Las deportaciones masivas van a hacer sufrir a la economía y al tejido social”, subrayó.

Los manifestantes salieron del kiosco de la placita Olvera rumbo al Museo Japonés-americano en el barrio japonés, gritando a coro y a todo pulmón consignas tales como, “¿qué es lo queremos?… ¡legalización! ¿Cuándo? ¡Ahora!”. Pero también gritaban enardecidos, “¡abajo Donald Trump! ¡abajo!  ¡No más deportaciones! ¡La lucha sigue sigue! ¡El pueblo sigue sigue!

Muchas familias salieron a marchar para mandar un mensaje al presidente Trump de que no quieren redadas y deportaciones masivas. (Araceli Martínez/La Opinión).

Marcha pacífica

Juan José Gutiérrez, dirigente de la organización Vamos USA, dijo que la marcha del 4 de julio, relanzó el movimiento cívico de la comunidad y reafirmó el compromiso de que en los próximos 18 meses harán una gran campaña de participación cívica que tendrá muchas expresiones como marchas, registro de nuevos votantes y naturalización de personas que se pueden hacer ciudadanos. “Queremos que en noviembre de 2021 como nunca se ha hecho, vote el pueblo hispano para acabar con la reelección de Trump y sus políticas racistas contra el pueblo trabajador inmigrante”, destacó.

Gloria Saucedo, líder de la organización Hermandad Mexicana retó a Trump a ir a detenerlos. “Somos 11 millones. Si nos levantan, se van a quedar sin trabajadores. ¡No tengan miedo! ¡Todos estamos unido! Y vamos a defender a toda la comunidad”, enfatizó.

Y agregó que quieren educar a la comunidad para que se de cuenta que organizados, pueden ganar.

Reyes Alvarez Marcos, inmigrante de Puebla, México fue con su esposa y sus cuatro hijos, de 17, 13, 7  y 2 años a la marcha. “Vengo a pedirle a Trump que pare las redadas; y a la comunidad les digo que no tengan miedo. Solo hay que quedarse callado y no firmar nada”, afirmo Reyes, de oficio mecánico.

Josefina vino desde Pacoima a la marcha en la Placita Olvera. “Quisiera ver más gente, pero poco a poquito se va a unir más”, dijo. Y admitió que están muy decepcionados y tristes con el gobierno actual por tantas injusticias contra los niños migrantes en la frontera y la separación de padres.

“Ojalá estas marchas sirvan para parar esas redadas. A los inmigrantes les digo, qué luchen por el derecho de quedarse aquí”, dijo.

Muchas familias decidieron pasar el 4 de Julio, protestando contras las políticas del presidente Donald Trump que pretenden deportar a millones de inmigrantes indocumentados. (Araceli Martínez/La Opinión).

No están solos

El padre Arturo Corral de la Iglesia de Nuestra Señora Reina de Los Ángeles de la placita Olvera quien bendijo la marcha de inmigrantes, reconoció que se sintió muy motivado de caminar con ellos para que la gente no tenga miedo y sí mucho valor de luchar por sus derechos.

“Es importante que levanten la voz cuando haya injusticia, y que sepan que cuentan con el apoyo de muchos latinos que han logrado sus documentos y son solidarios con ellos para que no haya deportaciones”, afirmó.

Añadió que no ha bajado el número de feligreses en las misas. Sin embargo, teme que al oficializarse las redadas masivas pueda disminuir la asistencia. “Nuestro arzobispo José Gómez tomará cartas en el asunto sobre cómo motivar y facilitar para que la gente no sienta miedo”, comentó.

El sacerdote reveló que puede sentir el miedo en la comunidad hacia las redadas. “Pero no se asusten porque no están solos y hay gente que los apoya. Lo podemos ver en estas marchas”, subrayó.