USCIS admite lo peor sobre la pregunta del Censo sobre ciudadanía

Supuestamente, la información del Censo no se comparte con otras agencias o servicios federales, pero...

El director interino de USCIS, Ken Cuccinelli.
El director interino de USCIS, Ken Cuccinelli.
Foto: Jesús García / El Diario

El presidente Donald Trump aseguró este viernes que baraja varias alternativas para incluir una pregunta sobre el estatus migratorio en el Censo de 2020, pese a que la Corte Suprema ha rechazado hasta el momento su justificación para hacerlo. Entre ellas, firmar una orden ejecutiva.

El Departamento de Justicia explicó ante un tribunal federal ayer también que seguirá buscando la forma de justificar su decisión para satisfacer así los requisitos impuestos por la decisión de la Corte Suprema.

Hasta ahora, el Departamento de Comercio (de quien depende el Censo) había indicado que la inclusión de esta pregunta tenía por objeto facilitar el cumplimiento de la Ley de Derechos de Voto, que protege a las minorías.

Ken Cuccinelli, director en funciones del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (dependiente del Departamento de Seguridad Nacional), ha abrió la posibilidad de otra interpretación, al relacionar la pregunta con la deportación de migrantes indocumentados.

“Francamente”, ha asegurado en la cadena Fox News, “como parte del debate en marcha sobre cómo hacer frente financiera y legalmente a la carga de quienes están aquí ilegalmente”, “es un asunto relevante”.

Supuestamente, la información del Censo no se comparte con otras agencias o servicios federales. Pero el Partido Demócrata y organizaciones de derechos civiles ya habían denunciado precisamente que preguntar sobre el estatus migratorio podría asustar a las familias migrantes, incluso a aquellas que se encuentran legalmente en el país.

Eso podría distorsionar la información del Censo, de la que depende, entre otros asuntos clave, la distribución de escaños en la Cámara de Representantes o el reparto de fondos federales. El propio Censo reconoció que esto podía ocurrir.

(Editado por Bruno G. Gallo)