¿Perdiste algo en el tren o autobús de Metro? Recuerda que puedes recuperarlo

Cientos de viajeros olvidan sus bicicletas, celulares, mochilas y otros objetos a diario; recuerda que lo que no se reclama va a subasta

¿Perdiste algo en el tren o autobús de Metro? Recuerda que puedes recuperarlo
Eduardo Santos y Linda Huerta son quienes almenan las bicicletas que son olvidadas en el transporte público. / foto: Jorge Luis Macías
Foto: La Opinión

¿Alguna vez se te perdió la cartera, una mochila, monedero o bolsa cuando viajaste en un autobús o tren de Metro?

Hay personas que olvidan bicicletas, sillas de ruedas y hasta la dentadura postiza. Quizás tú extraviaste los lenes, el celular, un paraguas o un bastón.

Si tu respuesta es afirmativa, hay solución para recuperar lo perdido: llenar y completar una solicitud de Metro por Internet.

Contenedores repletos de celulares de todo tipo y marca; mochilas repletas de útiles escolares e innumerables objetos de valor extraviados, son clasificados a diario por Brian LeDeay, agente de servicio al cliente de Metro Lost & Found.

Él se encarga de clasificar en anaqueles miles de pertenencias que fueron extraviadas por sus dueños, en la bodega ubicada en el 3571 de la Avenida Pasadena, Los Ángeles, CA 90065, frente a la estación de la Línea Dorada Heritage Square.

Cada artículo tiene una etiqueta de control donde se especifican datos que el propietario puede proporcionar al momento de efectuar un reclamo, y que se coteja de manera minuciosa para verificar que, en efecto, quien reclama sea el legítimo dueño.

“Recibimos un promedio de 100 celulares por mes”, dijo LeDeay a La Opinión. “Algunas veces los reclaman, otras no”. Los aparatos de todas las marcas y colores se encuentran en contenedores de plástico.

El equipo en la ubicación de Heritage Square —que abre de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.— recibe centenares de artículos cada año. De ellos, se reclama un poco más del 20%.

“Por ley, tenemos que guardar todos los artículos perdidos durante 90 días”, dijo Kenneth Edmonson, gerente de TAP Communications de Metro, quien señaló que los artículos más comunes que la gente olvida en el autobús o tren y posteriormente reclama son las llaves, billeteras, carteras y celulares.

Sin embargo, en la bodega hay numerosos objetos voluminosos como tablas de surf, andadores, muletas, sillas de ruedas, paraguas, bastones y una amplia variedad de mochilas escolares, entre otros.

No obstante, Edmonson indica no tener idea del valor total de todo lo almacenado.

“Hace algunos años alguien dejó olvidada la prótesis de una pierna”, comentó entre sonrisas, José Ubaldo, gerente de Comunicaciones de Metro.

“Hasta ahora, esa es la cosa más inusual que se le ha olvidado a alguien”.

Los viajeros dejan olvidadas mochilas, libros, paraguas y muchos otros objetos que se almacenan en anaqueles. / fotos: Jorge Luis Macías.
Billeteras y celulares son lo más buscado por los pasajeros; los artículos son guardados por 90 días.
José Ubaldo, gerente de Comunicaciones de Metro, frente a la oficina de objetos perdidos en Pasadena. / foto: Jorge Luis Macías.

Logra recuperar su celular y su cartera

Entre el ajetreo y el bullicio del transporte público, es inevitable que alguno de los usuarios de Metro que lleve prisa por llegar al trabajo o a una cita, baje rápido del autobús o tren y se le olvide algo.

Eso le sucedió a Dominique Thomas, un conserje afroamericano que trabaja en el estadio de futbol Banc of California.

“A finales de mayo viajé en el tren de la Línea Azul de Metro, de Los Ángeles a Long Beach; iba a ver a mi prometida; la había invitado al cine”, contó.

Thomas olvidó su cartera y su celular en un asiento del tren, aunque para su buena suerte traía dinero en efectivo en el bolsillo del pantalón para pagar las palomitas y los refrescos.

“No sé qué hubiera pasado si ella hubiera tenido que pagar”, dijo sonriente. “¡Quizás hubiera cortado nuestra relación en ese mismo instante!”, mencionó a modo de broma.

Durante su visita a las oficinas de objetos perdidos y encontrados de Metro, Dominique salió con una sonrisa de oreja a oreja.

“Imagino que un buen samaritano encontró la cartera, le sacó los 55 dólares que tenía, pero la entregó a la estación”, dijo hombre. “De Metro me enviaron una carta y 15 días más tarde se arregló el asunto”.

Luz Saldívar, chofer de un autobús de Metro que se dirigía a la estación Artesia expresó que en 22 años que tiene al volante la gente ha olvidado “de todo”.

Ella, al concluir su turno, revisa la unidad y cualquier objeto extraviado por un usuario lo reporta y lo entrega a sus superiores.

“Yo siempre cargo mi bolsa al hombro y no la suelto para nada”, comentó su pasajera Martha Guadalquivir, originaria de Durango, México.

Para Araceli Espinoza, de 18 años y su novio Moisés Díaz, de 20, su patineta es la cosa más sagrada que cuidan al abordar la Línea Dorada del Metro, pero sobre todo cuando descienden a menudo en la parada del bulevar Atlantic, en el Este de Los Ángeles.

“Cuando no tengo mi patineta conmigo siento que falta algo importante de mi vida”, dijo Moisés, quien reside en Boyle Heights y estudia en el Colegio del Este de Los Ángeles (ELAC). “Mi patineta y mi novia son mis mejores tesoros”.

 

Centenares de bicicletas no son reclamadas

Aparte de los celulares y mochilas escolares, las bicicletas parecen ser las que más se extravían o que sus dueños olvidan desmontar de la parte frontal de los autobuses en las 25 divisiones de Metro.

De hecho, durante una visita relámpago a la Plaza Patsouras —en las inmediaciones de Union Station y la terminal ferroviaria de Metrolink— al menos unas 512 bicicletas eran almacenadas y resguardadas por Eduardo Santos y Linda Huerta.

“Aquí hay bicicletas que cuestan poco dinero y otras que tienen un valor de $500 a $1000”, mencionó Linda. “Recibimos 200 bicicletas en promedio por mes”.

Una encuesta realizada entre los pasajeros de Metro reveló que más del 70% de los encuestados se habían olvidado de desmontar su bicicleta de la parte delantera de los autobuses.

“Por ley, los artículos recuperados se conservan durante 90 días antes de que se envíen a la subasta”, dijo Kenneth Edmonson. Las subastas se realizan en Inland Empire, dos veces por mes y parte del dinero recaudado se entrega a la casa de remate y otra porción va al fondo general de la Fundación Metro.

Con la picardía que lo caracteriza, el yucateco Miguel Arroyo, de 62 años, dijo a La Opinión que lo que más le ha “dolido” haber perdido en sus constantes viajes en autobús no fue la cartera con $10 que cree le fue robada por alguien que se la extrajo en un autobús.

“¡Una vez me descuidé; me quedé dormido y me robaron un paquete de seis cervezas que traía en una mochila! ¡No pude reclamarle a nadie!”.

¿Qué hacer y cómo reclamar objetos perdidos?

Si pierdes un artículo en un autobús o en algún tren de Metro, anota:

  • El número del autobús o tren en el que viajabas; así como el número de ruta.
  • Nombre y fecha de la estación que subiste y bajaste.
  • Fecha, hora del día y dirección de viaje.
  • Luego deberás describir el artículo que perdiste al detalle. Hay un formulario en línea para que registres esta información y recibas un número de consulta.
  • Para buscar lo que dejaste, debes visitar físicamente la oficina de de objetos perdidos.
  • Está abierta de lunes a sábado de 9 a.m. a 5 p.m., con una hora de cierre para el almuerzo entre la 1 p.m. y 2 p.m. Una vez allí, un miembro del equipo de objetos perdidos usará la información que proporcionaste para encontrar una coincidencia en el sistema.La oficina de Metro Lost and Found, está ubicada en la 3571 Pasadena Ave., Los Ángeles, CA 90031. También puedes encontrar información en su pagina web en:
    bit.ly/329FodY