Exboxeadora de LA quiere salvar de la calle a los niños de México

Dice que a través del deporte, los menores pueden desarrollar una mentalidad de campeones
Exboxeadora de LA quiere salvar de la calle a los niños de México
Liliana Magaña es fundadora de Forming Life Champions. / foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Cuando después de ganar varios campeonatos de boxeo en los Estados Unidos, Lili Magaña, viajó a Ixtlán de los Hervores, el pueblo donde nacieron sus padres en México, y quedó impactada al ver a tantos niños trabajar y pedir limosna en las calles, se prometió a sí misma hacer algo para salvar a cuanto menor pudiera.

Este año, Lili cumplió su promesa y creó la Fundación “Forming Life Champions” para establecer centros deportivos no solo en la tierra de sus padres sino de ser posible en todo México

Visualizo estos centros como un lugar donde los niños puedan ir a hacer deporte y contar con instructores que los estrenen, pero también tutores que los ayuden con sus tareas escolares”, explica esta joven exboxeadora de Los Ángeles.

Hija de padres inmigrantes de Michoacán, México, Lili Magaña nació en la ciudad de Bell Gardens, al sureste de Los Ángeles. A los 13 años, su familia se mudó a la ciudad de Commerce en el condado de Los Ángeles, donde actualmente vive y trabaja.

La exboxeadora Liliana Magaña entrena a un grupo de niños en el gimnasio de boxeo de la ciudad de Commerce. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

La semillita de crear una fundación comenzó cuando de niña, se involucró de manera indirecta en el boxeo

“Mi papá quería que mi hermanito boxeara. Cuando lo inscribió a clases de boxeo, me apunté porque él era muy penoso, y como yo era mayor, quería apoyarlo”, recuerda.

Pero a diferencia de su hermano a quien el boxeo no le encantó y mejor se fue a jugar fútbol americano, Lili quedó maravillada con el deporte del cuadrilátero. 

“Me gustó mucho porque tienes que ser responsable por ti mismo, y trabajas en equipo con el entrenador”, dice.

Además aprendió a ser fuerte; y adquirió una mentalidad que le enseñó a ir más allá del físico.                

“Mi entrenador fue Roberto Luna. Es una persona muy positiva, creyó mucho en mi. Él tenía la filosofía de de formar campeones de la vida. Decía que su meta en el gimnasio, no era ganar campeonatos en el ring sino formar personas que lucharan por sus sueños y no se dieran por vencidos. Eso quería para nosotros y nos pedía que lo hiciéramos por alguien más cuando creciéramos”.

Liliana Magana, que fundó Forming Life Champions, ha ganado varios campeonatos nacionales. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Aunque el boxeo tiende a ser dominado por varones, Lili platica que su entrenador nunca las trató diferentes por ser mujeres.

“Siempre fue parejo en el entrenamiento y nunca quiso que por ser mujeres, no quedáramos atrás. Alguna vez yo quise excusarme en eso, pero él me llamó aparte y me explicó que ser mujer no era excusa para no hacer algo. Eso se me quedó muy grabado”, asevera.

De la mano de su entrenador Roberto Luna y con el apoyo de sus padres Jorge Magaña y Yolanda Magdaleno Magaña, en el año 2000 ganó el Campeonato Nacional para mujeres de los Guantes de Oro en las 132 libras

“Gané también el Junior Olympics durante tres años, y el Junior Golden Globes en Amateur”, dice. 

En la actualidad, Lili trabaja para el Departamento de Recreación de la Ciudad de Commerce y es estrenadora de boxeo para niños en el mismo gimnasio donde creció y se hizo campeona. Es graduada de la carrera de Administración de Negocios.

“Estoy contenta de trabajar con los niños. El boxeo es un arte y me gusta enseñárselo a los menores porque ocupa mucha disciplina. Tienes que entrenar, desarrollar una condición, comer bien y dar el peso”, cuenta.

Liliana Magaña dice que el boxeo enseña a los menores a ser campeones en la vida. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Platica que el boxeo es como la vida misma. 

“Cuando te subes al cuadrilátero, te enfrentas a quien sea tu oponente. A veces, te va mal o bien; o te pueden tumbar. Uno tiene que aprender a pararse y seguir adelante”, dice.

Lili creció escuchando a sus padres hablar a Ixtlán e los Hervores, localizado a poco más de 20 kilómetros de Zamora, Michoacán.

“De niña, mi mamá me contaba sobre sus deseos de estudiar y no poder por la falta de recursos y programas. Ella es una persona muy inteligente. Si se le hubiera dado la oportunidad, hubiera sobresalido en sus estudios”, dice.

A su papá siempre le gustaron las carreras y el fútbol. “Se ponía las calcetas como guantes y  boxeaba con sus hermanos. Mi papá y mis tíos tienen mucho talento para el deporte. Si alguien los hubiera apoyado, habrían destacado en el deporte porque son buenos atletas”, narra.

Así que cuando a los 16 años, regresó a visitar el pueblo, se asombró mucho de ver que las cosas no habían cambiado. 

Liliana Magana dice que decidió crear la Fundación Forming Life Champions en México porque los niños allá no tienen los apoyos como los que existen en Estados Unidos. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

“La vida que mis padres me habían contado, era una realidad. Mi padre y yo fuimos un día a la ciudad de Zamora y me dio 500 pesos para gastar. Miré a niños buscando comida en el basurero, pidiendo limosna, boleando zapatos, limpiando vidrios, cantando, trabajando, haciendo lo que pudieran para comer ese día. Eso me tocó mucho mi corazón, porque nunca había visto en Los Ángeles a niños en la calle”, expone.

Lili repartió los 500 pesos entre todos los niños que pudo. 

“Me quedé triste. Sabía que los 500 pesos no iban a ser suficientes. Tal vez, esos niños ese día iba a comer. No sabía si iban a hacerlo al otro día. Me prometí cuando creciera que iba a intentar salvar a cuantos niños yo pudiera”, señala.

A través de su Fundación Forming Life Champions, la exboxeadora quiere abrir centros deportivos para sembrar en los niños la semilla de campeones.

“Queremos enseñarles a luchar por sus sueños a través del deporte”, comenta.

Liliana Magana es captada entrenando en el boxeo a los niños de la ciudad de Commerce. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Al principio, la idea de crear la fundación la asustó un poco porque no tenía contactos en México, pero en Facebook encontró a César Enoc Tamayo Herrera quien tenía una página, en la que decía que su misión era formar campeones en la vida. “Esa es también mi meta. Yo crecí con eso”, recuerda.

De inmediato, sin conocerlo, lo contactó vía correo electrónico. 

“Me llamo Lili Magaña. Trabajo para la ciudad de Commerce. Esto quiero hacer. ¿Me puedes ayudar? En cuanto lo leyó, me escribió. Cuenta conmigo para lo que quieras. Juntos lo hacemos. Yo también quiero salvar niños”, recuerda que le respondió César Enoc quien terminó por convertirse en vicepresidente de la fundación.     

César Enoc vive en Ixtlán de los Hervores.

El primer evento que llevaron a cabo en el pueblo fue un Día de Box. “Salió muy bien. Vinieron más de 100 niños no solo del pueblo sino de las rancherías”, precisa Lili.

El 19 de julio en el restaurante Steven Steak de 7 de la tarde a 11 de la noche, habrá una subasta silenciosa de artesanías michoacanas para recaudar fondos y empezar a darle forma a la Fundación Forming Life Champions. “Están todos invitados”, precisa.

Liliana Magaña, creadora de la Fundación Forming Life Champions invita a la subasta silenciosa el 19 de julio en Commerce para recaudar fondos.  (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Si quieres hacer donativos puedes escribir a: forminglifechampions.gmail.com. 

“Mi enfoque es Michoacán, pero mi meta es hacerlo por todo México. No quiero poner límites a mi proyecto”, sostiene.

A Lili la motiva mucho ver el talento y las ganas que tienen los niños. “Son tan respetuosos y agradecidos. En verdad ocupan mucho apoyo”, sostiene. 

Y como no sentirse entusiasmada. “No puedes evitarlo al ver que los ojos de un niño, se les llenan de lágrimas al recibir una caja de colores”, dice. 

Si quieres saber más de “Forming Life Champions”, visita: www.forminglifechampions.org