Autoridades piden calma y aseguran que Los Ángeles no trabajará con ICE

Para las 5 p.m., del domingo, CHIRLA había recibido 32 llamadas, pero ninguna de una detención específica

Llegó el domingo de redadas como se había estado manejando desde días previos al 14 de julio, fecha en que el presidente Trump había dado de plazo para empezar las detenciones de personas sin documentos, incluyendo a personas que no tuvieran nada que deber, pero que se encontraban en el momento y lugar equivocado.

El pánico era tal, que Eric Garcetti, alcalde de Los Ángeles, en compañía de Michel More, jefe de la policía, hicieron un video para redes sociales donde pedían calma a toda la comunidad y les aseguraban que el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) no colaboraría con las oficinas de migración (ICE) en los procesos de detención.

“Lo más importante es que no debe de tener miedo, su ciudad esta a su lado”, dijo el alcalde. “Usted puede estar seguro de que aquí en los Ángeles no estamos trabajando con ICE”.

En su mensaje de casi tres minutos, el funcionario recordó a los angelinos que ellos tienen derechos con documentos o sin ellos y que también tenían todo el derecho de no abrir la puerta a nadie, a menos que tuvieran una orden de detención de parte de un juez.

Garcetti recordó que las personas tienen derecho a un abogado antes de hablar con un agente o firmar cualquier documento, y le pidió a la ciudadanía que marcaran el 311 en caso de necesitar ayuda legal.

Agregó que, si era posible, las personas grabaran todo lo que estaba sucediendo a la hora de una detención ya que todo eso podía ser utilizado en su propia defensa.

Por parte del LAPD, y en la versión en español, el subjefe Al Labrada reiteró a la comunidad que los agentes de la policía no estaban trabajando con ICE.

“El departamento de policía no implementará las leyes migratorias. El LAPD no asistirá a ICE en ninguna manera”, dijo Labrada.

El subjefe, nacido en Ciudad de México, explicó que por ninguna manera los agentes aplicarán las leyes migratorias porque eso era un asunto federal.

Con abogados listos para ayudar

Por su parte, la Coalición de los Derechos Humanos de Los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA) indicó que se la pasaron todo el día monitoreando diferentes áreas del condado de L.A., con abogados listos para partir a los centros de detención en caso de ser necesario.

Para las cinco de la tarde, las oficinas de CHIRLA ya habían recibido 32 llamadas, pero ninguna sobre un arresto específico, sino era gente preguntado por sus derechos y qué hacerle en caso de que un agente de migración tocara a su puerta.

Jorge Mario Cabrera, vocero de la organización, pidió a la comunidad calma y no manejarse con temor ya que eso no detendría a los agentes de migración.

“Lo más importante es estar informado, saber sus derechos y hacerlos respetar”, indicó. “Es mejor tener un plan familiar, dinero ahorrado y un abogado disponible para que los pueda defender”.

El activista subrayó que esto de las amenazas es un juego político de Trump que ha utilizado y seguirá utilizando a su beneficio.

“No es justo para ningún pueblo vivir bajo ninguna amenaza”, expresó el Cabrera. “Y no es productivo para ninguna economía que un trabajador vaya a trabajar con la amenaza de no saber si regresará o no a su casa con su familia”.