¡Qué sed… Más hielo por favor!

Vendedores de aguas frescas, paletas, frutas y más incrementan sus ingresos durante la intensa ola de calor
¡Qué sed… Más hielo por favor!
Las aguas frescas de pepino, limón, piña y/o guayaba son las favoritas para grandes y chicos en esta temporada. / foto: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinión

Guillermo Castillo Magallón, gerente de “La Cocina Restaurant” en el mercadito del Este de Los Ángeles, dice que la venta de fruta en contenedores de plástico y aguas frescas ha aumentado por la ola de calor que azota distintas regiones del Sur de California, con temperaturas que oscilan entre los 80 y 115 grados Fahrenheit.

“Las ventas son bajas por la mañana, pero como va transcurriendo el día, la gente busca refugiarse en la sombra y aparte pide sus aguas frescas o fruta”, dijo este hombre.

“Aparte, he notado que en la última semana disminuyó la clientela en un 40% y eso se debe a que [la gente] tiene miedo de salir por el reporte de redadas de inmigración”.

El comerciante mexicano expresó que, quizás debido al anuncio de arrestos, el negocio ha experimentado una reducción de ingresos de casi 4,000 dólares por semana.

Guillermo Castillo, gerente de ‘La Cocina Restaurant’ le vende frutas a un cliente para calmar la sed. / foto: Jorge Luis Macías.
Jocelyn Romero, Saraí y su hermana Heidy Ceja (d) se refrescan en el Mercadito del Este de LA con agua de kiwi. / foto: Jorge Luis Macías.

“Mi primo Felipe Magallón es quien tiene que encarar esos problemas a la hora de los pagos a nuestros empleados”, dijo.

Todo lo contrario, sucede en la tienda “Julia’s Antojitos” donde se vende toda clase de frituras, mangueadas, helados, raspados de fresa, vainilla y chicle, o aguas frescas de al menos siete sabores distintos, incluyendo pepino con limón, maracuyá, piña, guayaba y más.

“Las vitroleras las llenamos dos o tres veces al día y cada una rinde entre 10 a 15 vasos grandes de agua”, dijo Julia Romero, originaria de Puebla.

Cada vaso con agua tiene un costo de $3.00, de modo que las ganancias oscilarían entre los $500 y $700 diarios.

“En tiempo de calor sí vale la pena, pero no se crea que todo va bien”, advierte Julia. “La gente ya no sale por miedo a inmigración”.

Helados y raspados

En dicho lugar del mercadito del Este de Los Ángeles hicieron una parada Jocelyn Romero, Saraí y su hermana Heidy Ceja, quienes mitigaron el calor con un agua de kiwi.

“No me gusta el calor porque sudo mucho”, dijo Jocelyn, mientras que Heidy señaló que no está acostumbrada a las altas temperaturas, porque vive en el estado Washington.

En la paletería “La Michoacana” de la ciudad de Montebello, Gloria Viramontes llevó a sus nietos Leo y Eva a disfrutar de un helado.

“A mí encanta el calor porque sufro de artritis”, dijo la mujer, oriunda de Durango. “Pero mis nietecitos tenían sed y qué mejor que comprarles una paleta”.

Gloria Viramontes llevó a sus nietos Leo y Eva a la tienda para comprarles helados. / fotos: Jorge Luis Macías.

La administradora del negocio, Diana Urías —hija de padres emigrantes de Guadalajara, Jalisco— dio a conocer que el negocio “va bien”, sobre todo los fines de semana, “porque es cuando la gente sale de compras”.

Y, aunque no lleva un conteo preciso de cuántas paletas, helados, raspados, biónicos o aguas frescas se venden por día como consecuencia del calor, comentó que la venta mínima sería de unas 300 paletas
diarias.

La industria del hielo

A un costado, en la tienda de conveniencia 99 Cents, la gerente Delmi Marroquín dijo que ellos venden un promedio de ocho plataformas portátiles, que contienen entre 60 y 300 bolsas de hielo cada una de 5 libras que individualmente se venden a $1.00.

“Imagínese cuantas bolsas de hielo vendemos al mes”, dijo a La Opinión. “Y lo que saque, multiplíquelo por 380 tiendas a las que nos surten hielo en todo California”.

La empresa Southern California Ice Company, conocida bajo el nombre de Arrohwhead Ice y que tiene sede en la ciudad de Torrance, opera principalmente en el negocio e industria de cubos de hielo dentro del sector de productos alimenticios y afines.

Esta organización ha operado por casi 84 años. Se estima que Southern California Ice Company genera $2.7 millones en ingresos al año, y emplea a cerca de 13 personas.

Las bolsas de hielo en la tienda de 99 Cents, son el producto más solicitado durante esta época del año.

Por su parte, Alex Castro, dependiente de una licorería, informó que las ventas mensuales del negocio por la venta de cerveza, licor, bebidas energéticas, agua y hielo se aproximan a los $45,000 mensuales.

De hecho, la compañía Macondo Ice de Walnut, California que le surte el hielo a ese negocio y otros artículos al menudeo genera $650,000 en ingresos anuales y emplea a aproximadamente 15 personas en esa ubicación.

“Yo pasaba por este lugar y decidí bajarme a comprar una bolsa de hielo para hacerle un agua de frutas a mi papá [Guadalupe Zepeda]”, expresó RocíoGutiérrez, quien vive en Los Ángeles. “Con este calorón ni se antoja estar en casa”.

Según el Servicio nacional de Meteorología (NWS) pronostica poca probabilidad de tormentas eléctricas por las tardes a través de las montañas y desiertos, principalmente en los condados de Los Ángeles y Ventura, pero un aumento de la amenaza climática de incendios, debido a probables rayos.

Ante esta situación, aparte de comprar un helado para su pequeña Carolina, la señora Jennifer Vargas manifestó que mitiga el calor de sus hijos no solamente dándoles a beber mucha agua, sino paletas de electrolitos de sabor.

“A veces, la niña se me quiere quedar dormida por el calor, pero no la dejo; al contrario, comienzo a hidratarla para que no se me vaya a enfermar”, comentó.