Qué se sabe hasta ahora del atacante del Festival del Ajo en California

El material que presuntamente leyó el pistolero forma parte de una técnica de reclutamiento que los nacionalistas blancos utilizan para atraer a personas vulnerables

Antes de que el pasado domingo un joven de 19 años abriera fuego y matara a tres personas en un festival de comida en el norte de California, hizo referencia en Instagram a un libro del siglo XIX que es popular entre los supremacistas blancos en sitios web extremistas.

Este lunes aún se desconocían los motivos por los cuales Santino William Legan, abatido a tiros por la policía, asesinó a dos niños y a un joven veinteañero en el Festival del Ajo de Gilroy.

El mismo día del ataque, Legan hizo una publicación en su red social que hacía referencia a un manifiesto profascista. Según informa NBC News, el libro forma parte de una colección de literatura nacionalista blanca que ha sido pirateada y distribuida de forma gratuita en sitios web de extrema derecha.

El manifiesto aboga por el combate, la violencia y la muerte en líneas raciales, y está lleno de retórica antisemita. Es un recurso básico entre los neonazis y los supremacistas blancos en sitios extremistas como 4chan, donde se han publicado cientos de veces enlaces a la versión PDF del libro en los últimos años, incluso el mes pasado.

El material forma parte de una técnica de reclutamiento de un año de duración que los nacionalistas blancos utilizan para atraer a personas vulnerables a sus mensajes en foros frecuentemente llenos de adolescentes.

Recientemente, otros atacantes también han publicado propaganda racista y nacionalista en las redes sociales justo antes de ejecutar ataques violentos. Es el caso del nacionalista blanco que perpetró el tiroteo en la mezquita de Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo, matando a 51 personas. También el hombre que atacó el pasado abril la sinagoga Poway en San Diego.

Este domingo, el atacante también se quejó en la red social de la sobrepoblación de las ciudades y de la pavimentación de espacios abiertos para dar cabida a “hordas” de latinos y blancos de Silicon Valley.

En su última publicación del domingo, Legan envió una fotografía desde el Festival del Ajo de Gilroy. Minutos después, comenzó a disparar contra la multitud con un fusil tipo AK-47, matando a un niño de 6 años, a una niña de 13 y un hombre de unos 20 años.

Bajo la imagen, escribió: “Ayyy, es hora del festival del ajo” y “vengan a emborracharse con (artículos) extremadamente caros”. La cuenta de Instagram de Legan, que ya fue borrada, señalaba que tenía sangre italiana e iraní.

Las publicaciones son parte de los primeros detalles sobre Legan desde que las autoridades informaron de que aparentemente disparó indiscriminadamente, provocando que el público de la feria corriera en todas direcciones o se escondiera debajo de las mesas.

Los policías que patrullaban el evento respondieron en menos de un minuto y abatieron a Legan después de que este les apuntara con su arma.

El atacante adquirió legalmente el fusil de asalto semiautomático este mes en Nevada, su último domicilio conocido. No habría podido comprarlo en California, que prohíbe la venta de armas a menores de 21 años. En Nevada la edad límite es de 18.

Cientos de personas salieron el lunes por la noche en una vigilia a la luz de las velas frente al Ayuntamiento de Gilroy para conmemorar a los muertos y heridos. “No podemos dejar que el bastardo que hizo esto nos derribe”, declaró el alcalde Roland Velasco.

Legan se crió a menos de un kilómetro y medio (una milla) del parque en el que la ciudad conocida como la “Capital Mundial del Ajo” ha realizado durante cuatro décadas su festival de tres días, atrayendo a más de 100.000 personas con eventos musicales, puestos de comida y clases de cocina.

Las autoridades buscan pistas, también en las redes sociales, para determinar qué llevó al hijo de una prominente familia local a perpetrar esta masacre. Su padre fue corredor y entrenador; uno de sus hermanos fue un laureado boxeador a nivel juvenil, y su abuelo había sido funcionario en el condado de Santa Clara.

La policía dijo que no sabían si las víctimas habían sido predeterminadas, pero a estas alturas de la investigación parece que el atacante disparó de forma indiscriminada. Otras 15 personas resultaron heridas.

Los agentes inspeccionaron el vehículo de Legan y la residencia de su familia, y salieron de la vivienda con bolsas. También revisaron un apartamento del norte de Nevada en el que creen que Legan estuvo viviendo este último mes. No se ha desvelado lo que encontraron.

Big Mikes Gun and Ammo, que supuestamente es una tienda de armas que vende por internet, ubicada en Fallon, Nevada, informó en su página de Facebook que Legan pidió el fusil y que “no mostró motivos para preocuparse” cuando se reunió con el propietario de la tienda.

En California, la policía está capacitada para responder ante estas situaciones. Pero, aunque están preparados para lo peor, nunca pensaron utilizar sus habilidades en Gilroy, una ciudad con alrededor de 50.000 habitantes ubicada 128 kilómetros (80 millas) al sureste de San Francisco.

La ciudad tenía agentes de seguridad en el festival. Los visitantes tenían que pasar por detectores de metal y permitir que se revisaran sus pertenencias.

Pero Legan no usó la entrada. Saltó por una cerca que bordeaba un estacionamiento adyacente a un arroyo, dijo el jefe de policía de Gilroy Scot Smithee. Algunos testigos reportaron un segundo sospechoso, y las autoridades tratan de determinar si el atacante tuvo ayuda.


Identifican a las víctimas del tiroteo en California. Dos niños entre los fallecidos

Autor de tiroteo en California publicó mensaje racista y contra “mestizos” poco antes del ataque

Niño de 6 años entre las 4 víctimas y 15 heridos del tiroteo en el festival del ajo de California

Amplían ley que multa a personas por dormir en sus carros en Los Ángeles