¿Quién es la millonaria posible cómplice de Jeffrey Epstein, amigo de Trump, en escándalo de sexo con menores?

Aparentemente la británica Ghislaine Maxwell "preparaba" a las víctimas del harem
¿Quién es la millonaria posible cómplice de Jeffrey Epstein, amigo de Trump, en escándalo de sexo con menores?
Maxwell y el magnate Rupert Murdoch en NYC, 2010
Foto: @JohnDoe78359022

Jeffrey Epstein, magnate detenido desde el 6 de julio en Nueva York en un escándalo de trata y sexo con menores, pudo haber contado con la ayuda de su ex novia y mejor amiga Ghislaine Maxwell.

Para alguno, esta socialité británica de 57 años preparó a varias menores para que tuvieran sexo con Epstein, según el diario Miami Herald.

Maxwell supuestamente llegó a Estados Unidos huyendo, para que la prensa del corazón británica no estuviera pendiente de ella tras la muerte en condiciones desconocidas de su padre, el magnate Robert Maxwell, en 1991.

Una vez en el país, la mujer se convirtió en la mejor amiga de Epstein. Fueron novios en 1992 y desde entonces quedaron en excelentes relaciones, acotó Deutsche Welle.

A la revista Vanity Fair, él le declaró que la británica organizaba “gran parte de su vida”. Según Virginia Roberts y otras mujeres que han señalado ser víctimas de Epstein, ello también incluía conseguir muchachas para el harem del millonario.

Roberts explicó al Miami Herald cómo cuando trabajaba en un spa en Mar-a-Lago (Florida) recibió una oferta para ser la masajista de Jeffrey Epstein. Al aceptarla, fue a una “formación laboral” en la que aprendió, entre otras cosas a dar placer oral a un hombre. “La propia Ghislaine fue quien me instruyó. Sorprende que una mujer permita algo así. Y no sólo es que lo permitiera, sino que me llevó a hacerlo”.

Roberts dijo que fue sometida a constantes abusos desde que tenía 15 años hasta que cumplió 19. Asegura que el Príncipe Andrés de Inglaterra fue uno de los que abusó de ella.

Maxwell niega de forma contundente las acusaciones y aseguró en un comunicado ser víctima de “mentiras y afirmaciones difamatorias”.

Roberts asegura que cinco años después de haber salido del círculo sexual de Epstein, Maxwell la contactó por teléfono para pedirle que nunca contara lo sucedido y ella lo cumplió durante mucho tiempo: “Era joven, tenía miedo y esta gente tenía poder”, explica hoy.

Pero años después sí interpuso una denuncia contra Maxwell. El tema quedó cerrado después de ésta abonara una cantidad de dinero desconocida a Roberts.

Epstein y Maxwell también alcanzaron un acuerdo de compensación con Sarah Ransome, a quien habrían prometido pagarle sus estudios si satisfacía sexualmente a Epstein y sus amigos.

Observadores suponen que el próximo procedimiento judicial contra Epstein podría abrir casos contras personas de su entorno, con Maxwell en primera fila.

Fotografías de Maxwell con diversas personalidades han circulado por años en la prensa, incluyendo su presencia en primera fila en la boda de Chelsea Clinton en 2010.

El ex presidente Bill Clinton fue uno de los primeros en distanciarse de Epstein a través de un comunicado, luego de su detención el 6 de julio en el aeropuerto Teterboro (NJ), al regresar de París en un vuelo privado.

También ha salido a flote la vieja amistad del acusado con Donald Trump. El escándalo de abuso sexual de menores ya causó la renuncia del Secretario del Trabajo, Alex Acosta, el único latino en el gabinete, debido a que fue él quien, siendo fiscal en Miami, negoció el acuerdo de culpabilidad en 2008 que mantuvo a Epstein libre hasta ahora.

En medio del escándalo, trascendió que NYPD también falló en supervisar la libertad condicional de Epstein.