Wanda Vázquez y Jenniffer González juntas pero no revueltas

La comisionada residente en Washington aseguró a su salida de la reunión que no se abordó el tema de una negociación para que ella ocupe la Gobernación del país

La gobernadora invitó a la comisionada residente a un encuentro en La Fortaleza.
La gobernadora invitó a la comisionada residente a un encuentro en La Fortaleza.
Foto: (GFR Media)

PUERTO RICO  –  Cerca de las 7 p.m. de ayer inició una reunión entre la primera ejecutiva Wanda Vázquez y la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, a quien el caucus del Partido Nuevo Progresista (PNP) impulsa para ser quien asuma el cargo de la secretaría de estado para, finalmente, tomar las riendas del país en la gobernanza.

Sin embargo, el tema de una posible renuncia no se mencionó en la reunión que fue convocada por la gobernadora y que se llevó a cabo en La Fortaleza, donde momentos antes Vázquez Garced se había encontrado para conversar con los presidentes legislativos Thomas Rivera Schatz y Carlos “Johnny” Méndez. Ambos funcionarios estuvieron reunidos cerca de una hora con la gobernadora y salieron del lugar sin emitir comentarios a la prensa.

“Desconozco el contenido (de la reunión). Ella me citó y vengo a cumplir con esa obligación”, dijo González al bajarse del auto oficial a la entrada del Palacio de Santa Catalina.

Posteriormente, 45 minutos después del encuentro, la comisionada residente dijo que la reunión fue “cordial” y reconoció el hecho de que Vázquez Garced la citara, algo que Pedro Pierluisi no hizo en su fugaz paso por La Fortaleza.

González dijo que el tema de una posible renuncia no se abarcó, tampoco la posibilidad de que la comisionada ocupe la posición de secretaria de Estado.

“(La gobernadora) no hizo ningún tipo de ofrecimiento y yo no hice planteamientos en ese sentido”, dijo.


En términos generales los temas de conversación fueron dirigidos a los fondos federales, la credibilidad del gobierno en el Congreso y la recuperación económica de la Isla.

A preguntas de la prensa, dijo que no tenía animosidades hacia la gobernadora a quien felicitó y le deseó éxito en sus gestiones. Rechazó, además que cualquier tipo de conversación culmine en alguna imposición para que la gobernadora renuncie a su cargo y le dé paso a cualquier oportunidad para ocupar la silla de la primera ejecutiva.

“El que me conoce sabe que trabajo en equipo y fuera de líneas partidistas… por eso más de 100 mil personas fuera del PNP votaron por mi y es algo que agradezco”, expresó.

Dijo que su preocupación es que todas las gestiones realizadas para la recuperación económica de Puerto Rico se sigan atrasando y que reine la burocracia en el desembolso de fondos y la reestructuración de viviendas. “Yo quiero un gobierno de acción y no de papeles”, agregó.

Reiteró – como lo hizo en varias instancias del día- que su disposición es trabajar para el pueblo de Puerto Rico, que su interés “jamás” fue ocupar la silla de la gobernación y que esa idea surgió de forma inesperada por los líderes de su partido.

“Fui electa y tengo puesto en Washington… jamás estuve buscando ni pedí ser considerada para nada. Recibí petición de los líderes de los dos cuerpos legislativos, de alcaldes, de senadores y de representantes para que estuviera disponible para ser secretaria de estado y gobernadora. En se sentido no la veía venir…”, dijo quien en un inicio pensó que se trataba de “una broma”.

Sostuvo que tras pensarlo y sopesar lo que la propuesta conlleva puso su disponibilidad a la petición del caucus del PNP.

“Puse mi disponibilidad pero esto no es algo que yo pueda resolver… esta decisión la puede manejar la gobernadora con cuerpos legislativos. Yo no tengo ese poder político”, añadió.

(Por Bárbara J. Figueroa Rosa)