Se escuchan las voces de los inmigrantes en el muro de Tijuana

Nuevo mural interactivo cuenta historias de dreamers y madres deportadas
Se escuchan las voces de los inmigrantes en el muro de Tijuana
En el mural aparece la historia de Tania Mendoza, inmigrante deportada de LA. (Ocaño)
Foto: Manuel Ocaño

En la playa donde Tijuana converge con el Pacífico y con California, ahora hay un nuevo mural que literalmente cuenta historias de dreamers y de madres deportadas, un proyecto que se inspiró en el cruce indocumentado de un matrimonio de angelinos.

“Esta idea surgió porque un día vine aquí con mi papá en el 2016 y él me platicó que por aquí mismo había cruzado para ir a Los Ángeles cuando todavía no había muro”, indicó a La Opinión la autora del proyecto, Lizbeth de la Cruz Santana.

“Mi mamá también cruzó, pero por otro lado; a mí me importó hacer el mural aquí porque por aquí cruzaba el 95 por ciento de todos los trabajadores indocumentados”, dijo Lizbeth, estudiante de postgrado de la Universidad de California en Davis (UCD).

El mural tiene los bustos de dos madres deportadas: Montserrat Galván, deportada de Carolina del Norte, y Tania Mendoza quien fue despatriada de Los Ángeles. Ambas viven en Tijuana.

Lizbeth de la Cruz Santana es estudiante de postgrado de la Universidad de California en Davis. (Ocaño)

La obra también incluye a Karla Estrada, pionera del movimiento que condujo al decreto de DACA, y a Jairo Lozano, ambos dreamers, hijos de migrantes que cruzaron por la playas de Tijuana a California.

De la Cruz Santana dirigió la elaboración del mural como parte de su tesis de doctorado en español sobre proyectos de narrativa interactiva en UCD.

El mural, una tradición de expresión social mexicana, es parte de la iniciativa Humanizando la Deportación, que dirige el maestro Robert Irwin en UCD.

Lizbeth de la Cruz explicó que “no quise que las historias de migración se perdieran en nada, al ver los rostros de personas pintadas sobre el muro”.

Así que hizo que el mural contara sus historias. Al pie de cada busto hay un código similar al que conecta a la aplicación Whatsapp.

Las personas abren la aplicación de cámara fotográfica en el celular, escanean ese código, y automáticamente se abre en el móvil un video en YouTube en el que cada uno de los dreamers y mamás deportadas cuenta su historia.

La valla de hierro fue construida en Tijuana-San Diego en la era de Bill Clinton.

Esto cuenta el mural sobre Tania Mendoza, quien llegó a Los Ángeles a los tres años de edad y, por un error de un abogado de sus padres, una corte ordenó su deportación desde que ella era una niña.

La orden vino a cumplirse con su deportación en el 2010 a la edad de 24 años de edad, cuando era madre soltera. Su hija se quedó con su padre biológico en Los Ángeles.

Montserrat Galván Godoy fue víctima de un abuso conyugal que finalmente la llevó a su deportación. Sus dos hijas se quedaron con su padre biológico en Carolina del Norte.

Esta valla entre Tijuana-San Diego es lo que divide a las familias que se reunen en el lugar diariamente. (Ocaño)

Lizbeth de la Cruz, dijo que ambas madres son sus amigas cercanas desde el 2016 que comenzó a regresar a Tijuana para un curso en el Colegio de la Frontera Norte (Colef).

El muralista Mauro Carrera, residente de Fresno, dirigió la elaboración del mural en el que participaron miembros de Veteranos Unidos Deportados. Tanto De la Cruz como Carrera son hijos de migrantes que regularizaron su condición migratoria durante la amnistía de 1986.

“Soy muralista y me enfoco en proyectos comunitarios de contenido sociopolítico, así que este proyecto es ideal para mí”, dijo Carrera.