Avanza construcción del segundo muro entre Tijuana y San Diego

Esperan tener lista la valla metálica de más de nueve metros de altura para enero del 2020
Avanza construcción del segundo muro entre Tijuana y San Diego
Fabián Carbajal señala el final de la valla metálica en el área de San Diego. (Aurelia Ventura/ La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

A lo largo de 14 de las 46 millas de la frontera con México en el área de San Diego, desde las playas de Tijuana hasta las montañas de Otay, avanza la instalación de una segunda muralla de barrotes de acero de más de 9 metros de alto.

Es el controversial muro que divide Tijuana de San Diego impulsado con ardor por el presidente Trump para contener el flujo migratorio en la frontera sur.

De acuerdo al Departamento de Seguridad de la Nación, la administración Trump espera construir 450 millas de muro en lugares estratégicos de toda la frontera con México para finales del 2020.

El portavoz de la Patrulla Fronteriza Fabián Carbajal muestra el final de las 14 millas de muro fronterizo en San Diego. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Aunque los demócratas se han opuesto a financiarle el muro al presidente, un fallo reciente de la Corte Suprema ha permitido a la administración Trump comenzar a construir un nuevo muro con fondos del Pentágono a través de la declaración de emergencia del presidente.

La Opinión tuvo acceso a un recorrido con la Patrulla Fronteriza para ver los trabajos de instalación del segundo muro.

Cuadrillas de trabajadores de la construcción se observan instalando los gigantescos barrotes rellenos de cemento que conforman el muro. Al lado, el tráfico no cesa en las carreteras de la ciudad de Tijuana; y al fondo se pueden ver las playas. Algunas casas en Tijuana rozan con sus patios el primer muro.

Agentes de la Patrulla Fronteriza custodian que no haya cruces a un lado del muro secundario que es instalado en el área de San Diego. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

La nueva muralla corre paralela al primer muro que fue financiado por el presidente Obama, dice Fabián Carbajal, portavoz de la Patrulla Fronteriza en el área de San Diego para los medios en español. Precisa que el segundo muro deberá quedar listo para enero del año 2020.

 “Nosotros somos responsables de la seguridad en 60 millas que comprende la frontera en el área de Tijuana. 46 de esas millas tienen un tipo de muro primario y 14 millas donde hay mucha proximidad a las comunidades y a las carreteras es donde se construye el segundo muro”, precisa.

A diferencia del primer muro que tiene una altura de 18 pies, el segundo muro que se edifica, será aún más alto con 30 pies, y una superficie anti-adherente en la parte superior que impide que las personas que intenten subir se puedan asir.

“Si alguien logra brincar el primer muro, el segundo muro será imposible que lo puedan saltar. Así que quedarán atrapados”, explica Carbajal.

Doble muro para evitar la inmigración indocumentada a los Estados Unidos, y el cruce de drogas, dice la Patrulla Fronteriza. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Hay áreas donde todavía se observa el primer muro construido con cortinas de acero traído de la Guerra de Vietnam, y que era muy fácil de evadir.

No toda la frontera con México en el área que colinda con San Diego quedará amurallada. “En el área de montañas y cañones hay partes donde regresa el muro y luego desaparece. Ahí se trabaja muy diferente”, explica Carbajal.

Es precisamente en esa área donde no hay muro que la gente aprovecha para introducirse a los Estados Unidos. pero es también la más riesgosa porque es pura montaña. “Los inmigrantes tienen que caminar por días”, dice el oficial Carbajal.

La milla 14 donde termina el segundo muro de Trump se encuentra en el desolado y empobrecido barrio de Tijuana conocido como Nido de Las Águilas. Algunas casas quedan a menos de 100 pies de donde termina el muro.

Cuadrillas de trabajadores instalan el segundo muro. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Con muro o sin muro, día y noche un oficial de la Patrulla Fronteriza montado en su camioneta todo terreno vigila el área. 

“Aquí se ha entregado mucha gente de las caravanas centroamericanas que viene huyendo de las crisis humanitarias de sus países porque es más rápido que esperar su turno en las listas de espera. Pero también es aprovechada por los carteles para pasar drogas o por terroristas. Nunca sabemos quien puede intentar cruzar”, dice el portavoz de la Patrulla Fronteriza.

Carbajal, nacido en San Diego, hijo de padres inmigrantes mexicanos, ex Marine y ex combatiente de Irak, lleva 14 años trabajando para la Patrulla Fronteriza.

“Comencé a los 21 años, después de regresar de Irak y perder a muchos de mis amigos. La gente no se da cuenta que no solo arrestamos personas sino que ayudamos a gente que es abandonada por los coyotes que solo quieren hacer dinero. Nosotros salvamos vidas y también corremos muchos riesgos”, subraya.

Alrededor de 1,900 agentes trabajan para la Patrulla Fronteriza en San Diego. “La mayoría son hispanos”, precisa.

Un agente de la Patrulla Fronteriza observa a través de sus binoculares que no haya cruces de inmigrantes. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Cifras históricas

Carbajal revela que en toda la historia de la patrulla fronteriza, este es el primer año fiscal que más familias centroamericanas han sido arrestadas en su intento por entrar al país.

“Normalmente son adultos hombres mexicanos, los que representan el mayor número de arrestados cada año, pero este ciclo fiscal cambió”, dice. “Por día, arrestan un promedio de 165 inmigrantes ya sea por tierra y mar”, expone.

Y precisa que en un tiempo, arrestaron a muchos niños que venían en grupo sin sus familias.

“Lo más duro fue cuando me tocó ver a un niño de cinco años que venía solo con un grupo. Traía el número de teléfono de un tío que vivía en Florida”, recuerda.

En esa época solía traer siempre en la cajuela de su camioneta, muchos juguetes, muñecas, carros para darle a los niños. “Me gustaba verlos sonreír. Los niños no vienen por su decisión. Caminan desde Centroamérica y enfrentan muchos peligros”, anota.

En lo que va del año fiscal 2019 han arrestado 51,821 personas en la zona de San Diego, y han muerto en su intento por cruzar siete inmigrantes indocumentados. Además descubrieron un túnel para cruzar la frontera.

En 2018, arrestaron a 38,591 inmigrantes. Murieron cuatro inmigrantes; en 2017 se detuvieron a 26,086 y cuatro inmigrantes murieron.

La cifra de arrestos más grande fue en el año 2008 con 162,390; pero el año con más muertes de inmigrantes fue en 2006 con 36 personas indocumentadas fallecidas en el intento por cruzar a Estados Unidos.

Por la vía marítima se han arrestado 513 personas este año fiscal, y han muerto tres inmigrantes.

Cada vez va a ser más difícil y peligroso cruzar la frontera sur. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

Sueños rotos

Yolanda Varona, una madre que fue deportada y separada de sus hijos, directora de la organización Madres Soñadoras Internacional en Tijuana, dice que cuando maneja o camina cerca del muro, se siente muy incómoda y quiere pasar rápido.

“Cada vez se vuelve más difícil cruzar para el éxodo migrante que viene en busca de salvar sus vidas. El muro de Trump va a provocar que más sueños se rompan porque no van a dejar pasar a los indocumentados y solicitantes de asilo. Tijuana se está quedando con el problema, y hay mucho rechazo por parte de gente que no quiere a los inmigrantes”, dice.

“La construcción del nuevo muro me hace sentir deprimida y triste al pensar que más gente puede morir”, observa.

El muro divide las familias, pero no acaba el amor entre ellas, dicen inmigrantes deportados. (Aurelia Ventura/ La Opinión)

Un muro nos divide

Esther Morales Guzmán, una inmigrante de Oaxaca quien tras ser deportada nueve veces, decidió quedarse en Tijuana y abrir su propio negocio de tamales La Antiguita en el centro de esa ciudad fronteriza, dice que cuando ve el avance de la construcción del muro, suelta un suspiro muy hondo.

“En Los Ángeles, se quedó mi única hija. Ella ya tiene 26 años y se acaba de graduar de doctora en Psicología. Un muro nos separa”, dice.

El muro, reconoce, le causa mucho sentimiento. “Por mi familia que se quedó en Los Ángeles y no puedo estar con ellos en las fechas festivas. Pero mi hija viene a verme hasta Tijuana. Lo único que puedo decir es que el muro no puede con el amor”, asevera.

Lamenta que un muro más alto, vaya a provocar más muertes de inmigrantes, más lesiones, más golpeados, asaltados y secuestrados.

Para el portavoz de la Patrulla Fronteriza, Carbajal, el segundo muro va a ayudar a detener terroristas y el paso de más drogas. Este año han decomisado 3,508.58 libras de heroína; 2,908.47 libras de metanfetaminas; 1,220.38 libras de cocaína y 2,451 libras de marihuana.