James Comey rompió reglas de privacidad al filtrar documentos del FBI relacionados con Trump

Aunque el DOJ descarta que haya dado a conocer información clasificada
James Comey rompió reglas de privacidad al filtrar documentos del FBI relacionados con Trump
El ex director del FBI, James Comey.
Foto: EFE/MICHAEL REYNOLDS

El ex director del FBI, James Comey, violó las políticas de la agencia cuando retuvo y filtró notas que tomó para documentar reuniones con el presidente Donald Trump a principios de 2017, según un reporte del inspector general del Departamento de Justicia (DOJ) publicado este jueves.

Se indica que el ex funcionario estableció “un ejemplo peligroso” para los miembros del FBI al no asumir su responsabilidad de salvaguardar la información de un proceso abierto,

“El ex director Comey no cumplió con esta responsabilidad. Por no salvaguardar la información confidencial obtenida durante el curso de su empleo en el FBI, y al usarlo para crear presión pública para la acción oficial”, indican las conclusiones del documento. “Comey estableció un ejemplo peligroso para los más de 35,000 empleados actuales del FBI, y los miles más de ex empleados… que de tienen acceso o conocimiento de información no pública“.

La oficina del inspector general remitió los hallazgos al DOJ para un posible enjuiciamiento a principios de este verano, pero según el reporte, los fiscales declinaron perseguir.

El informe incluso hace referencia a comentarios de Comey ante el Congreso, en su audiencia del 20 de marzo de 2017, al revelar que indicó al presidente Trump que un funcionario daña la credibilidad del FBI y las investigaciones si “las personas corren y dicen a la prensa”.

Hay varios memorandos que se citan y ofrecen ejemplos claros de los primeros intentos de Trump de interrumpir una investigación federal en su círculo íntimo y fueron en un catalizador para la investigación del fiscal especial Robert Mueller.

Comey declaró en una audiencia en el Senado que había enviado documentos a un amigo, el profesor de la facultad de derecho de la Universidad de Columbia, Daniel Richman, y le ordenó que compartiera la sustancia con un periodista.

En uno de los memorandos más importantes, el que Comey le pidió a Richman que detallara a un periodista, Comey describió una reunión que tuvo con el mandatario en la Oficina Oval, donde el presidente sugirió que interrumpiera la investigación federal sobre el entonces asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, por su relación con los rusos.

“Comey escribe en el Memo 4, escrito en su computadora portátil personal… una reunión individual con el presidente Trump”, indica la línea de tiempo ofrecida por la oficina del inspector, que agrega: “Trump declaró que esperaba que Comey pudiera ‘ver (su) camino despejado… hasta dejarlo ir a (Michael) Flynn”.

Se explica que en ese momento, Flynn era parte de una investigación no pública del FBI, pero Comey no marca el Memo 4 como clasificado, coloca una copia impresa firmada en su caja fuerte personal en casa y le da un segundo impresión firmada a su jefe de personal para la oficina del Buró. En junio de 2017, las autoridades revelan que ese documento no contiene información clasificada.

Comey defiende sus acciones

El ex director del FBI descartó disculparse públicamente, citando el reporte de la oficina del inspector general, sobre que no se encontró que no dio a conocer “información clasificada en los memos entregados a los medios”.

“No necesito ofrecer una disculpa pública de aquellos que me difamaron, pero un rápido mensaje de ‘lo siento por mentir sobre ti’ sería bueno”, expresó en Twitter.

Incluso lanzó un mensaje a aquellos que lo acusan de ser un “mentiroso y filtrador”, incluido al presidente Trump.

“Ppregúntense por qué todavía confían en las personas que les dieron información mala durante tanto tiempo, incluido el presidente”, dijo.