Le pide matrimonio cada día durante un mes, pero ella ni se entera

La petición de matrimonio de esta pareja fue de lo más divertida

En estos días, cada vez es más difícil encontrar una forma original de proponer matrimonio.

Lo más típico es hacer partícipe a las mascotas, a amigos y familiares. También es común usar pétalos de rosa y globos. Hay quien opta por algo mucho más discreto, pero en cualquier caso, parece que en este terreno todo está inventado.

Eso creía el protagonista de esta historia, que decidió dejar su propuesta en mano del al azar. El muchacho le pidió a su novia matrimonio de diversas formas, pero siempre cuando ella estaba durmiendo, por lo que si despertaba sería una sorpresa y si no…pues habría que seguir intentándolo.

Edi Okoro, de 30 años, de Herefordshire, Inglaterra, compró un anillo de diamantes para su novia Cally Read a principios de este año, pero no quería apresurar el proceso de formularle la gran pregunta.

Quiso hacer algo mucho más original: tomó fotos de Cally en varios lugares con el anillo cerca. Era una especie de juego/propuesta arriesgada, ya que ella podría haberle pillado en cualquier momento, algo que tampoco hubiera estado mal y que era parte del objetivo final. Se trataba de que pedirle matrimonio.

En un post de Facebook, Edi habló sobre su decisión de divertirse un poco con la propuesta de matrimonio, de hacerlo divertido:

“Aquellos que han pasado por esto (y aquellos que pronto lo harán), saben que se trata de hacer la gran pregunta de una manera que les defina como persona y pareja.

Algunos planean un flash mob, una cena elegante, o incluso arreglan un cartel con la petición. Yo no puedo hacer esto porque “Edi no planea” … Soy un improvisador nato, muy espontáneo”.

El hombre de 30 años sospechaba que su novia sabría que algo estaba sucediendo si intentaba planear una propuesta elaborada, así que en lugar de eso llevó el anillo con él y le tomó fotos furtivamente, mientras su novia permanecía ajena a todo.

“La idea era tomar tantas fotos, en escenarios más atrevidos, hasta que encontrara el momento perfecto para proponerle matrimonio, o hasta que me pillara con el anillo y haciendo la foto. ¡En ese momento le pediría matrimonio!

El álbum de fotos de Facebook, titulado “Cómo le propuse matrimonio a Cally”, está repleto de fotos de Edi colocando el anillo en divertidas situaciones.

Después de aproximadamente un mes de propuestas furtivas, Edi finalmente hizo la pregunta de verdad.

Todavía tiene que compartir la historia de cómo se llevó a cabo la propuesta real. Simplemente explicó que nunca que le pilló en el proceso de la petición.

Afortunadamente, ante la gran pregunta de si quería casarse con él, Cally dijo que sí y Edi compartió otra foto, esta vez con Cally mostrando su anillo de diamantes siendo consciente de que estaba ahí.

Ella dijo sí.