Decenas de miles de personas celebran la mexicanidad en Los Ángeles

Las altas temperaturas no fueron un obstáculo para disfrutar del aniversario 73 del Desfile de la Independencia de México realizado en el este de la ciudad

Decenas de miles de personas celebran la mexicanidad en Los Ángeles
Miles de niños disfrutaron y aprendieron sobre la lucha que le dio vida al país en el que nacieron sus padres. (Jorge Macías)
Foto: Impremedia

La letra del himno nacional mexicano que compuso en 1854 el potosino Francisco González Bocanegra y que musicalizó el director de orquesta y director de óperas, el español Jaime Nunó resonó en todo lo alto durante el festejo del tradicional Desfile de Independencia de México y festival anual en el Este de Los Ángeles.

“Mexicanos al grito de guerra, el acero aprestad y el bridón. Y retiemble en sus centros la tierra, al sonoro rugir del cañón…” entonaron decenas de ellos durante el acto protocolario. “Ciña ¡oh patria! tus sienes de oliva, de la paz el arcángel divino, que en el cielo tu eterno destino, por el dedo de Dios se escribió…”.

El domingo, miles de mexicanos, angelinos y mexicoamericanos desafiaron temperaturas superiores a los 80 grados, apostados en sillas armables en las aceras del bulevar Cesar Chávez para presenciar la edición 73 del tradicional desfile cívico y patriótico.

En esta ocasión el lema del desfile celebró “2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas – Encuentro de Dos Mundos”. (Jorge Macías)

“Ser mexicano significa todo”, dijo brevemente el peleador de 29 años, después la supervisora del condado, Hilda Solís y la cónsul general de México en Los Ángeles, Marcela Celorio Macera le colocaron la banda como Gran Mariscal del desfile.

Andrés Ruiz Ponce -su verdadero nombre- fue custodiado por un grupo de ayudantes que impidieron al público que se acercara e incluso empujaron físicamente a varias personas.

“Son unos payasos; ni que fuera Mike Tyson o Evander Holyfield”, dijo Juan Carlos Martínez, un fanático del boxeo que quiso saludar al púgil. “A ver si cuando se los noqueen muy pronto se les quita lo prepotente”.

La presencia y participación infantil y juvenil fue una constante durante todo el desfile. (Jorge Macías)

El desfile en el Este de Los Ángeles -que dio comienzo en la esquina de la calle Mednik y el bulevar César Chávez- es uno de los más coloridos en el sur de California, con música de mariachi, banda, danzantes y grupos folclóricos que representan a la mayoría de los estados de la República Mexicana.

“Ser mexicana significa imágenes de toda una carga histórica, cultural, de dignidad, generosidad, creatividad y trabajo”, dijo la embajadora Celorio, quien lideró al personal del consulado en la portación de un enorme lábaro patrio. “Ser mexicana es familia, compromiso, libertad…todo lo que nos une”.

Preparados con contenedores para botellas de agua y refrescos y mucha comida, los mexicanos disfrutaron el desfile más longevo y grande en su género en este país.

Los estereotipos del bigote amplio y un gran sombrero no se hicieron esperar durante el evento. (Jorge Macías)

“Yo vengo a ver el desfile desde 1958, cuando se hacía entre la calle Lorena y la Primera, y terminaba en el parque Belvedere y lo que más me gusta son los bailables”, expresó Aurora Fonseca, una mujer mexicoamericana de 84 años de edad, nacida en Mazatlán, Sinaloa, y quien estuvo acompañada de su esposo, José Fonseco, de la misma edad y oriundo de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Únicos para saber celebrar y hacer válido su dicho de que “Como México no hay dos”, Irma Franquez y su esposo Héctor no se aguantaron las ganas de bailar al ritmo del famoso Jarabe Nayarita, cuando pasaron frente a ellos sus paisanos.

“Es que Nayarit es la tierra de Dios”, dijo una eufórica Irma Franquez, quien emigró a Estados Unidos de San José de Gracia, municipio de Acaponeta, Nayarit.

El Consulado de México en Los Ángeles también tuvo su representación durante el evento que conmemoraba el 209 aniversario de la Independencia de México. (Jorge Macías)

Este año, los dirigentes del Comité Cívico Patriótico Mexicano dedicaron la celebración al “2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas – 1519 Encuentro de Dos Mundos”, con la llegada del conquistador Hernán Cortes, en el nombre del rey de España, Carlos I.

“Hoy, más que nunca, ser mexicano significa sentir en el alma plena a México completo dentro de mí”, describió José Duarte, presidente del Comité Cívico Patriótico. “Hoy hemos vuelto a demostrar que estamos unidos y que juntos podemos combatir esa separación que quiere este presidente [Donald Trump]”.

El ingeniero Luis E. Velasco Velázquez, invitado   especial de la Fundación Mundo Maya, expresó su satisfacción porque el gobernador de su natal Chiapas, Rutilio Cruz Escandón, a través de la Comisión de Pueblos y Comunidades Indígenas se han designado talleres educativos para el rescate y fomento de las 12 lenguas indígenas que allí se hablan: Jacalteca, Tzotziles, Tojolabal, Teco, Tzeltzales, Lacandón, Zoque, Mam, Cho’les, Chuj, Kanjobal, y Mototzintleca.

La cónsul de México en Los Ángeles Marcela Celorio (d) aparece con el Gran Mariscal Andrés Ruiz y la supervisora Hilda Solis. (Jorge Macías)

De hecho, 7.3 millones de mexicanos de un total de 129.2 millones hablan alguna lengua indígena entre 11 familias lingüísticas de las que desprenden 68 lenguas y 364 variantes. El Tzeltal, Maya, Náhuatl, Mixteco y Tzotzil son las lenguas maternas que más se hablan en el país vecino.

“En época de la Cuarta Transformación, con el presidente Andrés Manuel López Obrador y nuestro gobernador, los chiapanecos ya tenemos una mayor participación en la vida cultural, educativa, de salud y de trabajo”, indicó Velázquez, primer científico de Chiapas y quien lidera el proyecto MARS 2020 de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA con el diseño mecánico del vehículo Rover que viajara al planeta Marte en 2020.

Este año, también el país invitado especial fue Japón, en un gesto de los organizadores por unificar las comunidades mexicana y japonesa de Los Ángeles, además de resaltar el intercambio comercial entre ambas naciones, que data de más de cuatro siglos, pero lazos diplomáticos formales desde hace 130 años.

¡Viva México!”, gritó el cónsul general de Japón en Los Ángeles, Akira Muto.

Eric Garcetti, alcalde de Los Ángeles, llegó al desfile con su hija Maya. (Jorge Macías)

De igual manera, la supervisora del condado, Hilda Solís dijo ¡Viva México y Estados Unidos!, aunque enfatizó “hoy estamos orgullosos de ser mexicanos, americanos y personas de cualquier color; tenemos que celebrar y no tener miedo a este hombre [Donald Trump] saliendo a registrarse para votar y participando en el censo…eso hace que logremos el poder y el liderazgo de los latinos y las latinas”.

Con ella coincidieron el concejal Gil Cedillo y el exsenador estatal demócrata, Kevin de León.

“Tenemos que luchar a diario para proteger la dignidad humana de nuestra gente y la unidad es lo más importante”, precisó Cedillo.

“Aparte de celebrar nuestra gastronomía y cultura, la presencia de nuestra gente en la cuna de nuestra mexicanidad en este país nos debe motivar a rebasar obstáculos y rechazar políticas aberrantes”, dijo De León. “Al final, nuestra gente solamente llega aquí a chambear; no hay que adoptar la postura de víctimas, sino triunfar, seguir empujando fuerte y apoyar a quienes defienden los valores de la clase trabajadora”.