Serena Williams tuvo una fiesta mexicana tras perder en la final del US Open

"Estaba de buen humor" y comió y bebió margaritas el domingo hasta la madrugada del lunes
Serena Williams tuvo una fiesta mexicana tras perder en la final del US Open
Serena Williams esperaba ganar su 7mo US Open
Foto: EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

¿Qué hace un deportista famoso tras ser derrotado en la final de un evento que era favorito para ganar? Muchos llorarían, tendrían ataques de histeria y, sobre todo, no querrían ver a nadie.

Pero no fue el caso de Serena Williams. Tras caer vencida por la joven canadiense Bianca Andreescu (19) en el US Open el sábado, al día siguiente la legendaria tenista de 37 años se fue con un grupo a cenar a un restaurante mexicano en Midtown West, Manhattan.

Williams, su esposo Alexis Ohanian, su hermana y colega Venus y 12 más de sus seres queridos más cercanos, cerraron el último piso del restaurante mexicano “Vida Verde” el domingo por la noche.

Williams y sus invitados llegaron a las 9 p.m. y ordenaron de todo en el menú del restaurante, le dijo una fuente a Page Six, del matutino New York Post.

Emparejaron su fiesta con las famosas margaritas del lugar y festejaron hasta las 2 a.m., con postre incluido.

“Serena estaba de buen humor”, afirmó la fuente no identificada. No está claro si el salón había sido alquilado previamente para celebrar el esperado triunfo de Williams, que hubiese sido su 7mo US Open.

La duquesa Meghan Markle, amiga cercana de Williams, que voló a Nueva York para ver el partido, no se unió a la fiesta.