México facilitará cruce de donativos desde EEUU

La medida es un esfuerzo por ayudar a los inmigrantes en los albergues que esperan su cita para el asilo en la frontera
México facilitará cruce de donativos desde EEUU
En Tijuana hay por lo menos 10,000 inmigrantes en lista de espera para la audiencia de sus casos; los refugios se encargan de ayudarles lo más que se puede. / fotos: Manuel Ocaño.
Foto: La Opinión

El gobierno de México planea facilitar el cruce de donativos desde Estados Unidos a los albergues o refugios de migrantes en la frontera, como forma de apoyo después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cancelara el presupuesto para las organizaciones que los administran.

El “super delegado”, el representante de todo el gobierno federal (en el estado de Baja California), Alejandro Ruíz Uribe, confirmó a La Opinión que “hay un trámite que se hace” ante el servicio de aduanas en la frontera para agilizar el paso de donaciones para los albergues.

El plan se pondrá en marcha cuando el gobernador electo, Jaime Bonilla, asuma el cargo el 1 de noviembre.

La próxima semana el gobierno de México inaugurará en Tijuana un refugio oficial con capacidad para 5,000 migrantes, principalmente de países centroamericanos y africanos.

El ‘super delegado’, Alejandro Ruíz Uribe, es representante del gobierno federal (en el estado de Baja California).

La inauguración estará a cargo de la Secretaria del Trabajo; no obstante las autoridades mantienen en secreto la ubicación y el día de apertura, para prevenir manifestaciones de oposición que ya se han registrado en Mexicali y Tijuana.

Hasta el momento, en Tijuana hay por lo menos 10,000 migrantes en lista de espera para pasar a San Diego, California, a sus audiencias ante cortes de migración —esto es el doble de la capacidad del albergue.

Ruíz Uribe informó que desde hace meses, cuando el gobierno de Estados Unidos envía a México —a través de la frontera— a migrantes extranjeros a esperar audiencias y resoluciones, el gobierno mexicano les otorga documentos y permisos para trabajar.

Como resultado, “muchos migrantes ahora trabajan en industrias en Tijuana y pagan renta compartida entre ellos, por eso no todos irían al albergue”, indicó Ruíz Uribe.

Pero mientras toda la ayuda oficial será para migrantes extranjeros, el gobierno de México canceló el apoyo a los mexicanos que son deportados y a las familias mexicanas que también llegan a la frontera la frontera en busca de asilo al huir de la violencia en sus lugares de origen.

“Los mexicanos, como quiera que sea, están en su país y tienen familia y conocidos”, explicó Ruiz Uribe.

Esta imagen capta la repartición de donativos en el albergue Ágape, ubicado en Tijuana (México).

Dinero que fue asignado a los albergues

Antes de que el presidente López Obrador cancelara el apoyo a los albergues de migrantes, el gobierno de México otorgaba una ayuda limitada a las organizaciones.

En 2018 fueron 300 millones de pesos —poco más de 16 millones de dólares—para los refugios en todo el país.

A la red de albergues en Baja California correspondieron 23 millones de pesos —menos de un millón y cuarto de dólares— a pesar de que esta era el destino de la mayoría de las caravanas migrantes.

Incluso fue uno de los años con presupuesto más generoso. En 2016 todos los albergues en el estado en conjunto compartieron solo siete millones de pesos; es decir 376,000 dólares.

“Sin la ayuda de organizaciones caritativas estadounidenses, para los albergues sería imposible ayudar a los migrantes, dado que el gobierno de México retiró el presupuesto, que aunque era poco, ayudaba”, dijo un administrador de refugio.

Entre las cosas que reciben los migrantes, que esperan en México por su cita de asilo, figuran zapatos y ropa.

Pero Ruíz Uribe explicó que, sin aportar ningún efectivo, el gobierno sí puede apoyar a los refugios.

El próximo gobierno estatal hará una gestión para que a los refugios se les de una dispensa para los pagos de consumo eléctrico y de agua potable, además de permitir que el flujo de donativos sea más ágil.

En el último año, sin ninguna ayuda del gobierno de México, los albergues han tenido un incremento en donaciones internacionales.