Con gran fervor, miles de mexicanos en Los Ángeles dieron el grito de ¡Viva México!

Mientras los mexicanos ondeaban sus banderas tricolores, la cónsul Marcela Celorio evocaba los nombres de los héroes que libraron a la patria del yugo español hace 209 años.

La cónsul Marcela Celorio fue la encargada de dar El Grito en Los Ángeles en el 2019. (Archivo)
La cónsul Marcela Celorio fue la encargada de dar El Grito en Los Ángeles en el 2019. (Archivo)
Foto: Impremedia

“Mexicanos, ¡Viva nuestra Independencia!, ¡Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad!, Viva Hidalgo! ¡Viva Morelos! ¡Viva Allende!¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!, ¡Viva Leona Vicario!!¡Vivan los Mexicoamericanos! ¡Vivan los angelinos! ¡Vivan los migrantes!, ¡Viva México!, ¡Viva México!, ¡Viva México!

Esos fueron los gritos de júbilo y patriotismo que dio la Cónsul General de México en Los Ángeles, Marcela Celorio Mancera, durante el solemne acto del tradicional “Grito de Independencia” de la nación azteca, anoche en las escalinatas del ayuntamiento de la urbe angelina.

La diplomática mexicana sonrió complacida cuando sus miles de compatriotas respondieron ¡Viva México!, que para muchos representa orgullo por la tierra donde nacieron y que recuerdan con nostalgia por haber emigrado a Estados Unidos, aun cuando muchos de ellos no puedan regresar a visitar a los suyos, como consecuencia de su situación migratoria.

Fueron miles de personas las que llegaron al centro de LA a dar El Grito. (Jorge Macías)

“Yo veo a un México mejor con el nuevo presidente, Andrés Manuel López Obrador”, festejó Adrián Celestino, originario de la ciudad de México, mientras que su esposa Alma Álvarez, de Sinaloa, expresó que el México de la actualidad “es muy inteligente, y ya no se deja engañar por los políticos de antaño”.

La independencia de México fue un proceso político y social que se desarrolló de 1810 hasta el 27 de septiembre de 1821 cuando México se proclamó como nación independiente, gracias al heroico gesto que iniciaron el cura Miguel Hidalgo y Costilla y sus feligreses del pueblo de Dolores, en el estado de Guanajuato.

Y anoche, en la urbe angelina, los mexicanos celebraron el 80 aniversario de la ceremonia donde refrendan cada año su patriotismo, del cual fueron testigos la cónsul Celorio, el alcalde Garcetti, la concejal Nury Martínez y sus homólogos Mónica Rodríguez, Gil Cedillo y José Huizar.

La presencia familiar fue una constante en el evento en LA.

“Yo pienso que México está cambiando para bien”., dijo después del Grito, Davis Olivo, quien cargo en hombros a su hijo Isaac, y fue acompañado por su esposa Erika.

En medio del ambiente festivo donde prevaleció el civismo, centenares de mexicanos cantaron los temas más famosos de “Los Tigres del Norte, quienes abrieron el show con el tradicional “México Lindo y Querido”

Un poco de historia

José Duarte, presidente del Comité Mexicano Cívico Patriótico informó que la ceremonia de “El Grito” tiene 86 años de historia en Los Ángeles, pero 80 años desde que por primera vez escuchó en las escalinatas del Ayuntamiento de Los Ángeles.

“El Comité fue fundado en 1931 y dos años después se escuchó el primer Grito de Dolores [nombre del pueblo, en el estado de Guanajuato, donde el cura Miguel Hidalgo y Costilla inicio la Guerra de Independencia para liberar a México del yugo de España]; en ese tiempo se invitó al señor Regino Hernández Llergo, un baluarte del periodismo en la fundación de La Opinión, a quien le pidió ayuda para promover el evento”, recordó Duarte.

El orgullo mexicano fue expresado en diferentes formas; algunos lo hicieron con su sombrero. (Jorge Macías)

Aquel “Grito de Dolores” se efectuó en el Shrine Auditorium, y a la gente se le instaba a cooperar para sufragar los gastos de organización y seleccionaron a la reina de belleza de las fiestas patrias. La coronación estaba a cargo del actor, director, sacerdote y cantante de ópera, José Mojica. Acudieron en dicha ocasión la actriz y cantante Virginia Fábregas -la diva del teatro mexicano y el actor duranguense Ramón Novarro.

En los años posteriores la ceremonia del Grito incluía  una velada literaria-musical, donde participaba el coro Opera House de Los Ángeles.

En 1934, el Grito regresó a Lincoln Park y cinco años después, siendo presidente el doctor Reynaldo Carrión, se llevó la fiesta por primera vez en la historia a las escalinatas del palacio municipal angelino.

El entretenimiento en el escenario estuvo lleno de música, baile y tradición.

El Grito también se ha trasladado a otros lugares, como en 2010, cuando se dio en el Staples Center, en el marco del bicentenario de la Independencia de México.

Para Duarte, a pesar del orgullo de celebrar la mexicanidad, el festejo en el 80 aniversario consecutivo del acto es motivo de crítica.

“Tanto ayer como hoy, no hay casi ningún indicativo del progreso de México; no se ha manifestado en las clases más bajas, que siguen siendo oprimidas por los burgueses”, declaró. “Los salarios no son acordes con el México real, pero la cuestión es que después de muchos años siguen los pleitos entre quienes tienen y los que quieren el poder”.