Cómo sanar una uña encarnada

Este molesto problema puede complicarse en algo mayor que podría poner en riesgo tu salud
Cómo sanar una uña encarnada
Lo mejor es ponerse en manos de un podólogo.
Foto: Shutterstock

Una uña encarnada, llamada médicamente onicocriptosis o unguis incarnatus, es una afección dolorosa del dedo del pie. Ocurre cuando una de las puntas o de los bordes afilados de la uña se clava en la piel al final o al costado del dedo del pie.

Las uñas encarnadas son frecuentes en adultos y adolescentes, pero menos comunes en niños y bebés. También son más comunes en hombres que en mujeres, principalmente en jóvenes de entre 20 y 30 años.

Cualquier uña puede encarnarse, pero la condición generalmente se encuentra en el dedo gordo del pie.

¿Qué pasa si se deja una uña encarnada sin tratar? ¿Se puede curar? Si no se trata, una uña encarnada puede progresar a una infección o incluso a un absceso que podría requerir tratamiento quirúrgico. La consulta a un podólogo (pedicuro) o a un traumatólogo es necesaria para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuado a tiempo.

¿Cuáles son las causas comunes una uña encarnada?

  • Los zapatos ajustados o los tacones altos hacen que los dedos de los pies se compriman y presionen para que la uña crezca de manera anormal.
  • El corte inadecuado de las uñas de los pies puede hacer que las esquinas de la uña se claven en la piel. Las uñas deben estar rectas, no redondeadas.
  • Los trastornos como las infecciones fúngicas (hongos) de la uña pueden hacer que se desarrolle una uña engrosada o ensanchada.
  • Traumatismos. Ya sea una lesión aguda cerca de la uña o cualquier golpe que haga que la uña se dañe repetidamente (como jugar fútbol) también puede causar una uña encarnada.
  • Herencia. Algunas familias tienen tendencia a desarrollar onicocriptosis porque sus uñas son más redondeadas que otras o el hueso subyacente puede estar más “hacia arriba”, lo que aumenta la posibilidad de desarrollar uñas encarnadas.

¿Cuáles son los síntomas y signos de las uñas encarnadas?

Una uña encarnada es un trastorno común que afecta con mayor frecuencia los bordes exteriores de la uña del dedo gordo (hallux) con mayor frecuencia. Sin embargo, la uña de cualquier dedo del pie puede encarnarse. Los signos y síntomas más comunes son dolor, enrojecimiento e hinchazón en los márgenes de una uña del pie.

  • Enrojecimiento. Al principio, en el curso de una uña encarnada, el extremo del dedo del pie se enrojece y duele con una leve hinchazón. No hay pus ni drenaje. Puede sentir calor al tacto, pero no tendrá fiebre.
  • Panadizo. Más tarde, crecerá más piel y tejido alrededor de la punta afilada de la uña. Puede aparecer pus amarillenta. Esta es la respuesta del cuerpo al roce de una uña que irrita la piel y no es necesariamente una infección. Se lo conoce como “panadizo” o paroniquia.
  • Infección. A veces se desarrolla una infección (cuando la pus se pone verde). En este caso, la hinchazón empeorará y puede haber drenaje (pus) de color blanco o amarillo del área. Un área de la piel de color más claro puede estar rodeada de piel roja. Se puede desarrollar fiebre, aunque esto es inusual.

“En general, la uña encarnada suele tener un origen más complejo que el que se atribuye normalmente, que lo relaciona simplemente con un mal corte de uñas”, señala la podóloga María Elisa Guerrero (MN 3348), exjefe de trabajos prácticos de Onicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. La experta explica que si bien en la mayoría de los casos si bien el mal corte de uñas termina provocando una onicocriptosis, este mal corte de uñas se realiza por dos causas:

1. La estética.

2. La presencia de onicofosis, que técnicamente son bandas queratínicas adheridas a la pared del surco de la uña que generan dolor y que suele confundirse con la conocida uña encarnada. A veces también puede ser provocado por un heloma o comúnmente denominado callo.