Disminuye el número de abortos y embarazos en todo el país

Nuevo reporte detalla tendencias en el acceso a servicios de salud reproductiva
Disminuye el número de abortos y embarazos en todo el país
El reporte encontró un menor índice de abortos, asi como de embarazos.
Foto: Archivo

El índice de abortos en EEUU alcanzó en 2017 su nivel más bajo desde la decisión Roe v Wade de 1973. Dicha reducción fue resultado de que menos mujeres quedaron embarazadas y no de las prohibiciones y ataques a los servicios de salud reproductiva por parte de la Administración Trump.

Este y otros hallazgos son resultados del último reporte del Instituto Guttmacher, una organización sin fines de lucro de investigación y evaluación de políticas de salud, concentrada en avanzar los derechos sexuales y reproductivos, tanto de los estadounidenses, como a nivel global. El instituto realiza periódicamente análisis, estudios y reportes sobre el estado y acceso al cuidado de salud reproductiva.

El último reporte analiza el acceso a servicios de salud reproductiva entre 2014 y 2017.

Ningún cambio es aislado, pero lo que pudimos comprobar fue que los enormes intentos de prohibición de aborto son crueles e imponen una gran carga a las mujeres y su cuidado de salud”, indicó la doctora Liza Fuentes, científica senior de investigación del Instituto Guttmacher, en entrevista con La Opinión.

“El análisis mostró que la disminución de abortos no está relacionada con las prohibiciones del Gobierno, pero con un descenso en la cantidad de embarazos. Por otro lado, dichas restricciones y prohibiciones causan una gran carga a las mujeres que buscan dicho servicio”, describió Fuentes.

“Este informe confirma lo que sabíamos hace tiempo: aumentar el acceso a métodos anticonceptivos que sean asequibles y efectivos para las personas reduce la cantidad de abortos. El informe también revela que las leyes restrictivas estatales no son responsables de la reducción de las tasas de aborto. Esto no debería ser materia de debate”, indicó la doctora Gillian Dean, directora senior de Estándares Médicos de Planned Parenthood Federation of America.

El informe encontró que a pesar de que el número total de clínicas que ofrecen abortos aumentó levemente, existe una división cada vez mayor entre quienes pueden acceder a un aborto y quienes no.

“Nuestros nuevos hallazgos indican primero y principalmente que el aborto es una experiencia común de salud reproductiva en los EEUU. Las restricciones al aborto —conduzcan o no a menos abortos— son forzadas y crueles por naturaleza e imponen una fuerte carga emocional y financiera a quienes están buscando un aborto”, coincidió la doctora Herminia Palacio, Presidenta y CEO del Instituto Guttmacher.

“Reducir la tasa de abortos no es la meta. Las políticas deben enfocarse en apoyar la salud y derechos de los pacientes, independientemente de cómo esto afecte o no el índice de abortos”, agregó.

El cierre de clínicas impone una gran carga financiera y emocional en las mujeres.

Barreras y desigualdad

“Hay una división cada vez mayor en este país entre quién puede acceder a un aborto, y quién no, según el lugar donde viven las personas. Las personas en el medio oeste y el sur del país ya tienen que lidiar con las pesadas restricciones del aborto, y estas desigualdades están empeorando”, opinó Rachel Jones, investigadora principal de Guttmacher.

El reporte encontró que las restricciones y regulaciones dirigidas específicamente a las clínicas que ofrecen servicios de aborto, también conocidas como Leyes TRAP (Targeted Regulation of Abortion Providers) desempeñan un rol principal en la clausura de clínicas en estados como Texas y Ohio. Al causar el cierre de clínicas, las residentes deben viajar mayores distancias para obtener servicios de salud reproductiva y pedir tiempo libre en sus empleos, entre otros factores.

“Las restricciones al aborto crean barreras para todos los que intentan acceder al servicio”, explicó Jones. Cuando hablamos de las desigualdades de acceso, estamos hablando de quién puede superar esas barreras: quién puede darse el lujo de tomarse tiempo libre en el trabajo, quién puede pagar el transporte, quién puede pagar un hotel, quién puede encontrar y pagar cuidado de niños. A medida que aumenta el número de restricciones, esas desigualdades también crecen”.

“El reporte no encontró que las restricciones al aborto fueran el principal impulsor de la disminución nacional del aborto, pero las restricciones aún causan un daño tremendo. Debajo de la tendencia nacional están las luchas individuales y las cargas que los encargados de formular políticas antiaborto están creando para las personas dentro de sus estados”, indicó Elizabeth Nash, gerente senior de política estatal del instituto.

“Necesitamos políticas que garanticen que los pacientes puedan obtener y pagar la atención de la salud reproductiva desde la anticoncepción, hasta el embarazo y el aborto”, agregó.

“Si bien los métodos anticonceptivos forman parte de la atención médica básica y de prevención, el reciente ataque de la administración de Trump contra el Título X pone en jaque al acceso a los métodos anticonceptivos asequibles y a la atención de la salud reproductiva para millones de personas, en especial las de color, las de bajos ingresos y las que viven en zonas rurales o remotas“, coincidió Dean.

La Administración Trump ha impuesto nuevas barreras y desafíos al programa de salud asequible.

Aborto en cifras

  • En 2017, el índice de abortos disminuyó al mínimo registrado desde 1973. El motivo principal de dicha reducción es la menor cantidad de mujeres embarazadas y no las nuevas prohibiciones y restricciones de la Administración Trump. En 2017 la tasa de abortos fue de 14 (13.5) abortos cada 1,000 mujeres de entre 15 y 44 años de edad. Esto representa una disminución del 8% desde 2014, cuando el Instituto Guttmacher realizó su reporte anterior.
  • A nivel nacional, el índice de abortos ha ido en descenso desde 1980, en casi todos los estados del país.
  • La cantidad de nacimientos también se redujo en prácticamente todos los estados, debido a que menos mujeres quedaron embarazadas, lo que confirma que los índices de aborto no se redujeron por las restricciones y prohibiciones. De haber sido así, la tasa de nacimientos hubiese aumentado.
  • Entre 2014 y 2017 aumentó la brecha de desigualdad de acceso a servicios de salud reproductiva entre regiones y estados del país. El reporte encontró un aumento del 2% en la cantidad de clínicas que ofrecen servicios de aborto, en relación a 2014, e identificó la existencia de 808 clínicas que practican abortos a lo largo del país.
  • El número de tales clínicas aumentó un 16% en el noreste del país y un 4% en el oeste, mientras que disminuyó en el medio este, con un 6%, y en el sur del país, con un 9%.
  • Las posibilidades de acceder al servicio de aborto están cada vez más determinadas por el sitio geográfico donde vive cada mujer. En 2017, el 89% de los condados de EEUU no contaba con una clínica que ofreciera servicios de aborto, el 38% de las mujeres en edad reproductiva vive en dichos condados.

Análisis y políticas gubernamentales

El reporte analizó el segmento que va desde 2011 a 2017, periodo que coincide con un aumento de restricciones al acceso de servicios de abortos en el país. Estas son algunas de las conclusiones del análisis.

  • Entre 2011 y 2017 se pusieron en efecto casi 400 restricciones al servicio de aborto. Dichas restricciones no redujeron el índice de abortos, lo que hubiese resultado en una mayor cantidad de nacimientos.
  • Entre las causas de la disminución de embarazos el reporte citó el aumento, mejora y acceso a métodos anticonceptivos eficaces y reversibles como el DIU. El acceso a dichos métodos anticonceptivos mejoró gracias a los programas de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), también conocida como Obamacare.
  • La reducción de un 57% en el número de abortos a nivel nacional ocurrió en 18 estados que no promulgaron nuevas restricciones al servicio.
  • Por el contrario, cuatro de los estados en los que aumentó la cantidad de abortos fueron estados que sí adoptaron nuevas restricciones en contra de dichos servicios.

Para leer el reporte completo puedes visitar: https://www.guttmacher.org/