Grito por el clima: ‘Haremos que nos escuchen’

Cientos de jóvenes junto a sus padres y maestros acuden a Pershing Square a alzar la voz en pro del medio ambiente
Grito por el clima: ‘Haremos que nos escuchen’
‘Es momento de actuar”, “No hay un plan[et] B”, dijeron los estudiantes. / fotos: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinión

“Esperamos que los políticos en Washington [D.C.] tengan vergüenza y haremos que nos escuchen… Hemos tenido que salir a las calles y dejar la escuela un día para que sepan que no hacer nada contra el cambio climático está mal”, dijo Jesús Villalba, uno de los principales organizadores de la llamada Huelga Climática Juvenil.

La marcha se efectuó este viernes en Los Ángeles, al igual que en otras ciudades de al menos 35 estados de EEUU y en otras naciones del mundo.

Al menos unas 15,000 personas —en su mayoría jóvenes estudiantes— se ausentaron de las aulas ayer para reunirse en Pershing Square y protestar en contra de las políticas medioambientales del gobierno de Donald Trump.

Además, reclamaron acción al Congreso de EEUU y a otros gobiernos del globo para que los líderes preserven un mejor mundo para las nuevas generaciones.

“A mí me da miedo lo que está pasando en el mundo. En California antes teníamos bonito clima pero ahora se sienten veranos [cada vez] más calientes e inviernos más fríos”, dijo Karina García, una maestra de primaria del Valle de San Fernando, quien llevó a su hijo Erick, de 10 años, a la protesta.

“No quisiera que los adultos condenemos el futuro de nuestros hijos”.

“Contra la codicia corporativa debemos luchar; contaminar la tierra no es un derecho)”, “No more coal, no more oil, keep your carbon in the soil” (No más carbón, no más petróleo, mantenga su carbono en el suelo) o “Exxon Mobil, BP, Shell, take your filth and go to hell” (Exxon Mobil, BP, Shell, tomen su suciedad y váyanse al infierno) fueron algunos de los reclamos —a manera de arengas— que los manifestantes expresaron al concluir la marcha en las escalinatas de la alcaldía de Los Angeles.

Varios asistentes a la marcha en LA manifestaron su preocupación por las altas temperaturas. / fotos: Jorge Luis Macías.

Por la flora y fauna

Entre la multitud estaba el hondureño Darwin Ramos, quien según contó fue torturado y amenazado de muerte por el régimen del presidente Juan Orlando Hernández, debido a su lucha en favor del medioambiente en su natal Catacamas, Olancho.

“Ahí, gente del crimen organizado me fracturó ambos hombros; lo que sucede es que el gobierno es una narco dictadura”.

La lucha de Ramos se efectuaba para proteger la reserva de la biosfera de Río Plátano, donde se perdió el 10% de sus árboles, más de la tercera parte en los últimos tres años. Allí viven especies como jaguares, osos hormigueros guacamayos rojos y el tapir de Baird, que está en peligro de extinción.

Los jóvenes que marcharon pidieron al gobierno y a las empresas petroleras que se comprometan a un objetivo de cero emisiones de carbono para 2010 y con carteles expresaron “Tenemos solamente 11 años para revertir la catástrofe”.

A la vez, sugirieron el cambio rápido de combustibles fósiles a energías renovables.

El pequeño Erick, de 10 años de edad acudió ayer a la marcha junto a su madre, la maestra Karina García (i).

“Lo que pasa es que las grandes corporaciones actúan sin precaución solo por negocio y afectan a las comunidades más pobres e indígenas, como aconteció en el Amazonas”, preciso Paula Kahn, quien era parte de un grupo que llevaba el cartel “Nuestro Hogar Está Ardiendo”, en referencia a las altas temperaturas que se han registrado en los últimos años en el planeta.

Chad Becker, estudiante de Fullerton College y miembro de la organización Estudiantes para la Sostenibilidad Equitativa, criticó a la Administración del presidente Trump por negar el cambio climático en el mundo.

“Negar la realidad no es una política”, dijo, a lo que su amigo, Christian Castorena añadió: “La ciencia es la ciencia”.

“El ¡Agente Naranja es toxico para Estados Unidos y el mundo!”, indicaba el cartel que portaba Mia Gaines, trabajadora de un laboratorio químico de Los Angeles.

“La ciencia no la puede negar el presidente porque es la verdad y ¡la evidencia del cambio climático es abrumadora!”.

‘Tenemos una emergencia por el cima’, rezaba una de las tantas pancartas que se llevaron hasta Pershing Square.

Autoridades del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) tuvieron permiso para acudir a la manifestación y los estudiantes también, “aunque para ello deberían haber contado con el consentimiento de sus padres”, informó Landon Ramírez, otro organizador de Youth Climate Strike Los Angeles.

“Antes de que [Trump] hable sobre el cambio climático primero se tiene que educar y no creer que esto se trata de un negocio”, señaló el también estudiante de Acton Academy de Venice Beach,

“Estaremos en las calles hasta que se resuelva nuestro futuro”, agregó.