Angelinos sacan cientos de libras de basura de las playas de LA

Miembros de la comunidad donan horas de su fin de semana para lanzarse al rescate del mar
Angelinos sacan cientos de libras de basura de las playas de LA
El buzo Ian Wells saca sobre una tabla de surf una red de pescar enredada con algas y desperdicios. / fotos: Jorge Luis Macías.
Foto: La Opinión

Miles de voluntarios y defensores del medio ambiente, de los océanos y de la vida marítima fueron desplegados este sábado a lo largo de la costa oeste para sanear por trigésimo año consecutivo las playas, al remover centenares de libras de basura que los seres humanos lanzan y que acaban en el mar.

En el día de limpieza, cerca de 40 buzos de Scuba LA extrajeron de la playa de Santa Mónica decenas de desperdicios del fondo del mar, entre ellos encontraron tijeras, navajas, lentes de sol, redes de pescador, bolsas de plástico, envolturas de comida chatarra y al menos tres patines eléctricos.

Al final de la tarea, los 13,800 voluntarios recogieron 29,600 libras de basura.

“Hay que comenzar por uno mismo para cambiar las cosas”, manifestó la buceadora Charlotte Mausoll, después de haber sacado del mar, junto con Ian Wells, una pesada patinetaa. “Nosotros hemos hecho esto porque lo que amamos, lo protegemos”.

Los esfuerzos de limpieza también se efectuaron en la playa de Redondo Beach, Marina del Rey, Malibú y Carrillo State Beach, entre otros puntos, a lo largo de la Autopista de la Costa del Pacífico.

Tres décadas de labor

“Treinta años después que iniciamos estos esfuerzos, sigue el problema”, dijo Shelley Luce, directora ejecutiva de Heal The Bay, a La Opinión. “Una de las razones es que el desperdicio de las bolsas de plástico ha crecido”.

Con tristeza en el rostro, Shelley y su hija Thalia Brooks, de 12 años de edad, fueron testigos de una botella de plástico que contenía cabezas de varios peces y que fue arrojada al mar por alguna persona inconsciente.

Varias cabezas de pescado fueron encontradas dentro de una botella plástica flotando en la costa angelina.

La movilización de voluntarios en más de 70 sitios de playa en todo el condado de Los Ángeles ocurrió apenas dos días después de que los legisladores de California decidieron no discutir los proyectos de ley AB 54 —de reciclaje de contenedores de bebidas— y la AB 1080 —que busca reducir los empaques contaminantes. Se presume que fue debido a la presión de grandes compañías recicladoras y recolectoras de basura.

“Fue decepcionante que no hayan votado, pero traeremos el asunto de nuevo el año próximo”, aseveró Luce.

De hecho, Heal The Bay, junto con la coalición Clean Seas (Mares Limpios) fueron los mayores impulsores de las políticas de reducción de residuos.

Al menos tres patinetas eléctricas fueron sacadas del océano.

Jóvenes buscan el cambio

Los voluntarios, Daniel Rosales, Francisco Corral, Karina Panduro, Agustín Cedillo y Jasmín Navarro —integrantes del Ministerio Fe y Ecología de la Arquidiócesis de Los Ángeles— dijeron que en la encíclica Laudato Si, el Papa Francisco hizo un llamado a la humanidad para proteger la “casa común” de todos, que es el planeta Tierra, mediante actividades recreativas en favor del medio ambiente, bosques, ríos y mares.

“Una de las cosas que debemos hacer también es reforestar”, dijo Francisco Corral. “Eso lo llevo yo en la sangre porque nací en Durango [México] y vivía cerca de un bosque”.

Por su parte, Jasmín agregó: “Yo antes tomaba mucha agua de botellas de plástico; ahora lo hago en un recipiente reciclable”.

Cerca de 40 buzos participaron de la limpieza de la playa en Santa Mónica.
Andy Santizo muestra la basura que halló debajo del muelle del lugar.

En la arena, a un lado de la playa y por debajo del muelle decenas de grupos de voluntarios cargaron en mano una cubeta o bolsas de plástico para recolectar cualquier tipo de basura, como lo hicieron el grupo de las hermanas Mónica y Maricela Verdugo, además de Laura Burnett y Maribel Esquivel.

“Debemos proteger todo el planeta, por el bien de nuestros hijos”, dijo Maricela Verdugo, una técnica de conductores de un laboratorio en Los Ángeles, mientras que Laura Burnett señaló que una actividad sencilla que debería poner en práctica cada persona es “recoger la basura, aunque no sea tuya”.

En California, otras iniciativas de ley que mitigarían la contaminación incluyen la AB 792, del asambleísta Phil Ting (D-San Francisco), que incluye el requisito de que las botellas de plástico estén hechas de 50% de materiales reciclados para 2030 o la AB 1162 del asambleísta Ash Kalra (D-San José) que prohibiría los champús, acondicionadores y lociones en plásticos pequeños que se distribuyen en los hoteles.

Entre los desperdicios hubo hasta tijeras y navajas.
En total se colectaron casi 30,000 libras de basura.

“Yo le impondría multas de 1,000 dólares a cada persona que sorprendiera tirando basura en las playas o que la deje olvidada”, consideró Oscar Palomino, un residente de la ciudad de Ontario, quien llevó a su hijo Jonathan a disfrutar de las olas del mar.

“La gente es perezosa; llega a un punto donde no le importa hacer nada, hasta que no le afecte”, opinó Torino Jackson, estudiante de Cal State LA.

“Necesitamos educarnos y dejar de pensar solamente en nosotros mismos”.